LOS OJOS DE LA ESPERANZA

LOS OJOS DE LA ESPERANZA

No se separa de Ema, su perrita amiga y guía. Tampoco deja su calculadora que habla ni computador sonoro. Con ellos, Luis Enrique Thorin vive y ahora avanza en un estudio sobre un plan estratégico de mercadeo para mejorar la producción y exportación de juguetes para perro.

08 de agosto 1990 , 12:00 a. m.

Llegó al país contratado por el Fondo de Promoción de Exportaciones (Proexpo), para llevar a cabo un estudio. Y, a la par, colaborar con el Instituto Nacional para Ciegos (Inci), en una campaña de ayuda a los invidentes.

Al respecto Thorin tiene mucho que enseñar. Es un bogotano de 27 años, residente en Estados Unidos. Viajó a ese país desde que perdió su vista, hace 9 años, en un accidente automovilístico y días antes de graduarse como bachiller.

Estuvo en coma durante un mes. Luego decidió viajar Washington con la esperanza de rehabilitarse. Un año después ya estudiaba Relaciones Internacionales en la Universidad de Boston: luego trabajó en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Washington.

Actualmente hace un postgrado en Administración con enfasis en Mercadeo Internacional, en la Universidad American, en Washington. En la facultad nadie más es ciego y en la Universidad solo hay cinco invidentes entre 12.000 alumnos .

Thorin logró que la universidad comprará el Kurtzwel, una máquina que lee libros y que contratará el servicio de lectores gratis y de personas que lo ayudan en la elaboración de trabajos. Con su computador y su calculadora que habla y una pistola para marcar libros, muebles y otros artículos, se desenvuelve. Su compañía es Ema, su perro guía.

EStos elementos son de gran ayuda y no es difícil que se traigan a Colombia siempre y cuando se tome la decisión. El computador, por ejemplo, trabaja con cualquier programa IBM con la diferencia que tiene voz. Los aparatos para leer libro vienen con más de siete idiomas. Así lo explicó en la primera conferencia que dictó en el foro del Inci realizado en el Hotel Bacatá de Bogotá, sobre los avances de Estados Unidos en el tratamiento de los limitados. Thorin, además participa en la campaña de esa entidad sobre concietización y educación a las personas que no ven y no saben cómo ayudar a los invidentes.

En Colombia se ha dado cuenta de que si un ciego va a cruzar la calle los carros no lo respetan. Tampoco respetan que lleva un perro guía y para completar las aceras están llenan de obstáculos. Tienen cadenas, barreras e impedimentos.

También tiene problemas con el transporte. Los buses y busetas no están hechos para que en ellos anden personas invidentes. Los taxistas no llevan personas con animales porque está prohibido. Nadie se da cuenta de que estos perros son guías, no hacen daño y son los ojos que a uno le faltan , dice.

Afortunadamente estos problemas tienen solución. Ya hablamos con el consejero de la Alcaldía Mayor y le explicamos nuestros propósitos. También estuvimos enotras dependencias y nos van a ayudar colocando pasos peatonales, teléfonos sonoros y demarcaciones especiales dice Thorin.

Así, con tecnología y educación se da un avance en el tratamiento de los invidentes. Las demás barreras las crea uno mismo , dice Thorin mientras sigue adelante en su trabajo en Proexpo.

En unas semanas regresará a la universidad pero habrá dejado un granito de arena, con conferencias, consejos, charlas y sugerencias, para que todos los invidentes salgan adelante... Y se puede lograr. Proexpo nunca había contratado a una persona invidente y con su trabajo se demuestra que cualquier persona ciega puede escalar posiciones siempre y cuando no se quede en la etapa de rehabilitación .

La campaña En Colombia, el 0.8 por ciento de la población es limitada visual. De los cuales el 0.5 por ciento presentan visión subnormal, es decir que con gafas o lentes no mejoran su visión del 2070. La normal es de 2020.

Pensando en sus afiliados que superan la cifra de 4.000 y en el resto de invidentes, el Inci creó una campaña nacional de educación dirigida, a las personas que ven para que puedan ayudar a quienes no tienen esta facultad.

Por medio de una cartilla que circulará en todo el país, se darán recomendaciones sobre el trato de las personas ciegas. La campaña incluye propuestas y obras para mejorar la movilización de los invidentes.

Se trata de lograr que las construcciones, por ejemplo, tengan menos obstáculos de los que tienen hoy.

Con la Empresa de Teléfonos de Bogotá se trabajará en la demarcación, con piedra de bola, de los círculos telefónicos, y en la colocación de semáforos sonoros.

La campaña se realizará a nivel nacional, en las 15 seccionales del Inci. Igualmente se estudian algunas propuestas para traer elementos novedosos que faciliten el trabajo de los invidentes.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.