Secciones
Síguenos en:
MURIÓ EL RENOVADOR DE LA IZQUIERDA

MURIÓ EL RENOVADOR DE LA IZQUIERDA

Una conciencia alerta, un gran demócrata y un notable: Diego Montaña Cuéllar, quien falleció ayer a los 81 años en el Hospital MIlitar de Bogotá, se ganó esos apelativos en su vida política. Su muerte se produjo, dice el parte médico, tras un extenso infarto cerebral . Las exequias del dirigente se llevarán a cabo hoy en el Capitolio Nacional, donde es velado desde ayer en la tarde. Fue testigo y partícipe de la historia colombiana del siglo XX. Podía dar fe con entera lucidez de los hechos en que murió el estudiante Bravo Pérez, en 1929, como de la crisis de la izquierda tras la muerte de Carlos Pizarro y Bernardo Jaramillo, en 1990.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
28 de abril 1991 , 12:00 a. m.

La muerte sorprendió a Diego Montaña en plena actividad política, cuando lideraba el bloque de congresistas a favor de la revocatoria del mandato y acababa de colaborar en la redacción del proyecto de nueva Constitución que la Comisión Primera de la Cámara, de la que hacía parte, presentó a consideración de la Asamblea Constituyente.

Diego Montaña falleció ayer en el Hospital Militar de Bogotá luego de sufrir una serie de complicaciones cardiovasculares y cerebrales que lo mantuvieron en agonía durante una semana.

Las exequias se cumplirán hoy en el Capitolio Nacional, donde ha sido velado desde ayer, y sus restos serán cremados en el cementerio de Chapinero.

La historia de Montaña, que a pesar de su edad (81 años) se mantenía en plena actividad, se confunde con los amores, desafectos y contradicciones políticas de la historia colombiana de este siglo.

Cuando ya se encontraba en uso de buen retiro y descansaba en su finca de Paipa, en 1988, supo de la muerte de su compañero Jaime Pardo Leal y sintió de nuevo el llamado de la lucha política. Siempre un rebelde Fue un rebelde que amó la buena vida. Un octagenario de izquierda que a trompadas defendió sus ideas y tuvo como compañera de infancia la política.

Además, fue un dirigente estudiantil que aprendió a nadar en el rio Bogotá, fue suplente de Jorge Eliécer Gaitán y Alcalde Mayor por 48 horas.

Nació en Bogotá el 31 de marzo de 1910. En los albores de la pubertad, fue expulsado del Colegio de la Salle por beligerante. En esa época reemplazó con quehaceres políticos sus tareas académicas y tuvo como escenario las barras del Congreso. Allí, con los libros bajo el brazo se opuso al proyecto que quiso implantar en Colombia la pena capital. Así, mientras Guillermo Valencia exponía la norma, él intercambiaba puñetazos con los estudiantes del Colegio San Bartolomé que vociferantes lo apoyaban.

Más tarde, ese carisma de inconforme lo llevó a ser protagonista de huelgas universitarias. Durante su primer año de Derecho en la Universidad Nacional, organizó una marcha a favor de liberalizar la facultad que estaba en manos de los conservadores .

Después, a los 19 años fue miembro del Comité Ejecutivo de la Federación Nacional de Estudiantes y participó en los desórdenes del 8 de junio de 1929 contra el gobierno de Abadía Méndez. En esa contienda callejera resultó muerto Bravo Pérez. Era un pastuso que no iba en la manifestación. De inmediato, el mandatario destituyó al jefe de la Policía. Pero la suerte fue quien tuvo la culpa, porque en la manifestación un policía disparó al aire, el tiro rebotó en una pared del Centro Municipal y lo mató .

A través de su vida y en medio de sus condiciones de político siempre su rebeldía estuvo presente. Ella fue protagonista de sus 48 horas al frente de la Alcaldía de Bogotá. En ese entonces, el Presidente Alfonso López Pumarejo lo encargó del puesto y, de inmediato, organizó un movimiento para municipalizar los servicios públicos e intentó cerrar las iglesias por antihigiénicas.

Su carisma lo llevó a ser catalogado por algunos como la historia del pensamiento de izquierda durante el presente siglo y también a portar el apodo de El Ex-preso Rojo .

El mote estuvo ligado al café El Automático , a su amigo José Mar y a sus continuos ingresos a la cárcel.

Así me llamaban porque según José, de allí no salía . Además, en una ocasión tuvo como compañero de celda al poeta León de Greiff. En ese entonces el país estaba al borde de una huelga general de trabajadores y los militares entraron al café y detuvieron a los clientes.

En la acción, Diego Montaña fue considerado un pasaporte de prevención contra el paro. Pero en esa ocasión visitar una celda fue para él una satisfacción y no una rutina.

Entre rejas, el hambre lo acosó los primeros días. Pero luego, con la amistad de León de Greiff, Jorge Zalamea y Alejandro Vallejo, pudo capotear su embestida. En medio de un ambiente salpicado de poesía se hizo tan acogedor el lugar que al momento de darnos la salida, el maestro de Greiff afirmó: lástima, ahora vamos a los horrores de la libertad . Sin Dios y con ley Diego Montaña fue descrito como un hombre sin vacilaciones sobre su posición de revolucionario civil . Pero también, enemigo de los quehaceres domésticos, consentido, jovial y un poco distraído.

Dios no hizo parte de su vida y sinembargo, fue un ferviente seguidor de la evolución de la Iglesia Católica. Siempre admiró la figura de Juan XXIII.

A través de sus días, su causa fue el proletariado. Pero al mismo tiempo, fue amigo de jugar tenis, de los viajes y de la buena mesa. Se casó dos veces. Carlota Cuéllar fue su prima y su primera esposa. Con ella fue padre de tres hijos: Emilia, Rosario y Rafael. Después enviudó y contrajo matrimonio con una profesora con quien tuvo un hijo de nombre Juan.

Desde niño escuchó la historia del país y tuvo contacto con las ideas liberales. De esta forma, su abuelo Soilo Cuéllar fue un intermediario directo en su inclinación por la política. Era un latifundista dueño de una hacienda en Puntas de Apulo. En ese lugar pasé mis primeros años y también ví desfilar a muchos dirigentes del partido .

Su padre fue Luis Montaña, un liberal radical, médico cirujano y fundador del Hospital San José, y su madre, Fanny Cuéllar, una joven pintora y escritora.

Inició su carrera política a los 20 años. A esa edad fue elegido por primera vez al concejo de Bogotá. Llegó al recinto mucho antes de obtener el grado en leyes y apoyado por el Partido Liberal.

Más tarde, fue suplente de Gaitán en el Congreso. Allí, solucionó una convención colectiva de los trabajadores petroleros de la Tropical Oil Company y también participó en la Constitución de 1936.

Unos años después y muy cerca a los 30 años de edad, fue nombrado por Alfonso López Pumarejo como secretario de la Embajada de Colombia en Chile. Luego, hizo parte del grupo que lideró Alberto Lleras y patrocinó la segunda administración Lopista.

Durante esa época fue representante a la Cámara y también se retiró del liberalismo. Alfonso López renunció a la presidencia y me convencí que no era posible una revolución liberal. Unos meses después ingresé al Socialismo Democrático .

A través de su vida, siempre comulgó con la ideología de izquierda. Así, durante el bachillerato lo impresionó el Socialismo Revolucionario dirigido por María Cano. En ese tiempo firmé un manifiesto universitario de adhesión al Socialismo. Mi padre quiso que clarificara conceptos y me regaló Estudios Socialistas de Jean Jaurez. Pero me fasciné .

Con el tiempo fue expulsado dos veces del Partido Comunista Colombiano (PCC), y después ayudó a fundar el Movimiento Obrero Independiente y Revolucionario (MOIR), y Firmes.

La primera vez me excomulgaron por apoyar a Gaitán y no a Hernando Turbay. La otra por proponer que los dirigentes se fueran al monte a luchar con la guerrilla .

Su protagonismo encontró un nuevo grupo en el ocaso de su vida. A la edad de 78 años ingresó a la Unión Patriótica (UP) y fue elegido presidente.

Pero luego del asesinato de Bernardo Jaramillo Ossa, su amigo, se retiró de la UP, junto con Guillermo Banguero, Angelino Garzón y Julio Santana. De allí se vinculó a la Alianza Democrática M-19, al lado de Antonio Navarro Wolff. La izquierda colombiana, y el paísen general están de luto: Gobierno El Gobierno nacional lamenta profundamente el fallecimiento de Diego Montaña Cuéllar, senador de la República y miembro activo de la Alianza Democrática.

Durante toda su existencia el doctor Montaña Cuéllar hizo parte de los movimientos progresistas de la izquierda colombiana, siempre imprimiéndole a su lucha política el antidogmatismo y la capacidad creativa que lo caracterizaron.

Fundador del Partido Comunista Colombiano, Montaña Cuéllar fue protagonista del nacimiento de todos los movimientos progresistas que nacieron como disidencia de apertura frente a la ortodoxia marxista. Es así como hizo parte del Partido Socialista Democrático y el Moir y, bajo la guía intelectual del recientemente desaparecido Gerardo Molina, del movimiento Firmes.

Luego del asesinato de Jaime Pardo Leal, Montaña Cuéllar, retirado de la política para ese entonces en Paipa, regresó a la actividad con la Unión Patriótica, partido que lo distinguió con los más altos honores.

En sus últimos tiempos, haciendo parte de la Alianza Democrática, Montaña Cuéllar no cesó de buscar salidas políticas al conflicto armado. Sus acciones como miembro de la comisión de notables estuvieron siempre dirigidas a la búsqueda sincera de la paz en Colombia.

La izquierda colombiana, y el país en general están de luto.

Montaña Cuéllar, ya fuese como suplente de Gaitán, como congresista, como representante del país en las comisiones binacionales colombo-venezolanas, dejó un ejemplo que debe ser nuestra guía permanente: puso siempre el interés de la Nación por encima de sus intereses personales.

El Gobierno hace llegar a sus familiares y allegados y a toda la dirigencia de la izquierda colombiana su más profundo sentimiento de pésame y consideración. Bogotá, abril 27 de 1991.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.