Secciones
Síguenos en:
BOGOTÁ Y SU FINANCIAMIENTO

BOGOTÁ Y SU FINANCIAMIENTO

La exitosa colocación de bonos del Distrito Capital por cien millones de dólares en los últimas días es una muy buena noticia para el país.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
13 de diciembre 2001 , 12:00 a. m.

La exitosa colocación de bonos del Distrito Capital por cien millones de dólares en los últimas días es una muy buena noticia para el país.

Inversionistas estadounidenses y europeos continúan creyendo en las posibilidades del país y le apuestan al futuro de Bogotá. Es interesante resaltar esta situación en medio de una economía mundial muy deteriorada, en especial por los eventos terroristas de septiembre, y, además, con una situación delicada en países del hemisferio como Argentina.

La favorable ejecución de la estrategia de endeudamiento de la ciudad en este año - donde además de los bonos externos se consiguieron créditos de la CAF por 100 millones de dólares, bonos internos y líneas Findeter por 90 millardos y un crédito sindicado por 135 millardos- demuestra que nunca hubo un déficit de caja y que Bogotá contaba con unas finanzas suficientemente sólidas que le permitían colocar un endeudamiento adicional importante cuando fuera necesario. El hecho de que la Administración Mockus haya mantenido la estrategia de emitir la deuda sólo cuando es requerida por los flujos de caja y no simplemente por la culminación de los períodos anuales, es también muestra fehaciente que no había razones de fondo para polemizar con administraciones anteriores.

La estrategia de endeudamiento seguida ha sido muy positiva, pero es necesario reconocer que tiene sus límites. Como bien lo ha anotado el Secretario de Hacienda, Israel Fainboim, el endeudamiento tiene sus límites ya sea de carácter legal- como los topes fijados por la ley 358 de 1997- o de mercado, debido al pequeño mercado interno de capitales y a la alta volatilidad de los mercados financieros internacionales. En el año que se avecina Bogotá tendrá capacidad para emitir una deuda adicional que compense las amortizaciones de capital, permitiendo apenas un incremento marginal en el saldo de la deuda.

Continuar con programas claramente benéficos para la comunidad como Transmilenio, Metrovivienda, la creación de nuevos cupos educativos o ampliar la cobertura en salud, para sólo señalar algunos temas, requerirá de recursos adicionales, cuya financiación no podrá provenir de nuevo endeudamiento. Esto nos lleva a la conclusión que la ciudad debe abordar cuanto antes el debate sobre el tema impositivo.

La frase del famoso economista- no hay almuerzo gratis todos la entendemos perfectamente. Si queremos más obras y más servicios, tenemos que estar dispuestos a pagar por ellos. La deuda de hoy se paga con los impuestos de mañana. Por ello debemos ser concientes que sólo con un mayor esfuerzo colectivo por la vía tributaria podremos lograr la continuidad y el mejoramiento de los servicios que hoy disfrutamos y que nos reportan claros beneficios en el presente y aún mayores en el futuro.

Una reforma tributaria que sea progresiva en tarifas, gradual en su aplicación a través del tiempo y que esté encaminada a mejorar la prestación de servicios, especialmente para los más pobres, traería enormes beneficios futuros a los bogotanos, compensando con creces los esfuerzos de hoy. Ojalá la discusión de este tema se aborde a la mayor prontitud. No sólo con diligencia sino con suficiente responsabilidad sobre sus implicaciones para nuestro futuro.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.