Secciones
Síguenos en:
CAMPAÑAS: VUELVE Y CUENTA

CAMPAÑAS: VUELVE Y CUENTA

A seis meses de conocer el nombre del nuevo presidente de los colombianos y a menos de tres de lograr la renovación del Congreso, considero pertinente abordar el tema de la rendición de cuentas de las campañas la cual, sin lugar a dudas, será objeto de seguimiento en los próximos días.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
12 de diciembre 2001 , 12:00 a. m.

A seis meses de conocer el nombre del nuevo presidente de los colombianos y a menos de tres de lograr la renovación del Congreso, considero pertinente abordar el tema de la rendición de cuentas de las campañas la cual, sin lugar a dudas, será objeto de seguimiento en los próximos días.

Debemos recordar que, en defensa de la democracia, los colombianos destinamos 26.309 millones de pesos del Presupuesto General de la Nación a la reposición de parte de los gastos en los que incurrieron los partidos, movimientos y organizaciones políticas a los que pertenecían los distintos candidatos postulados para las elecciones de 1998. Esta para nada despreciable suma, fue distribuida así: a las organizaciones de los 3 candidatos a la presidencia con mayor votación se entregaron 13.477 millones de pesos ( Pastrana 5.632, Serpa 5.468 y Noemí 2.385 millones de pesos); a los movimientos de 199 candidatos al senado, 6.478 millones de pesos ; y, a los de 352 candidatos a la Cámara, 6.354 millones de pesos . Los candidatos al Congreso que resultaron electos recibieron $8.700 millones y los que no lo fueron, 4.132 millones de pesos.

Para obtener del Estado esta reposición de los gastos efectuados en las campañas, de acuerdo con la ley 130 de 1994, los aludidos partidos, movimientos y organizaciones políticas debieron estructurar su contabilidad y, a partir de ella, presentar ante el Consejo Nacional Electoral, CNE, los respectivos Iinformes de rendición de cuentas de ingresos y gastos de campaña .

Sin embargo, como resultado de una auditoria, se conoció que muchas de las campañas presentaron serias deficiencias tanto en su contabilidad como en la confiabilidad de los informes entregados, destacándose, entre otros, los siguientes problemas: algunas transacciones de ingresos y egresos carecían de la debida documentación y soportes; los saldos de los libros oficiales discrepaban de los valores declarados en el informe al CNE; errores aritméticos y omisiones contables de partidas de contribuciones, donaciones y gastos que sí figuraban en los informes para reposición. Pero lo más grave señala que muchas de las faltas detectadas, de acuerdo al ordenamiento legal existente, no estaban tipificadas como violaciones, situación que impidió la aplicación de sanciones y dejó en evidencia la necesidad de una reestructuración de las normas electorales en materia de rendición de cuentas.

Para evitar que estos hechos se repitan, con el riesgo de entregar indebidamente dineros del Estado que son de todos los colombianos, el CNE puede aún tomar cartas en el asunto; en el proceso de reposición de gastos electorales debe exigir la aplicación de las mismas normas y parámetros contables que operan para las entidades públicas del país.

Por estas razones considero que la contabilidad de las campañas políticas debe ser el primer examen de transparencia que los distintos candidatos presenten ante quienes los elegimos para regir los destinos del país en los próximos años.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.