Secciones
Síguenos en:
PARA LA GLOBALIZACIÓN, NO HAY RECESIÓN QUE VALGA

PARA LA GLOBALIZACIÓN, NO HAY RECESIÓN QUE VALGA

El último gran período de globalización acabó en 1914, cuando el asesinato del archiduque Ferdinando en Sarajevo desató la Primera Guerra Mundial. Tuvo que transcurrir más de medio siglo antes de que el comercio y la inversión internacional volvieran a tener un papel predominante en la economía global.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
31 de diciembre 2001 , 12:00 a. m.

El último gran período de globalización acabó en 1914, cuando el asesinato del archiduque Ferdinando en Sarajevo desató la Primera Guerra Mundial. Tuvo que transcurrir más de medio siglo antes de que el comercio y la inversión internacional volvieran a tener un papel predominante en la economía global.

Tras los atentados del 11 de septiembre, a algunos economistas les preocupaba que 2001 pasara a la historia como un hito más en la era de la globalización. La recesión, las inquietudes por la seguridad y el resentimiento a nivel internacional parecían alinearse contra las fuerzas que llevaron a las multinacionales a invertir en todo el mundo en busca de nuevos mercados y proveedores más baratos. No tenemos que ser una empresa global para tener éxito , dijo Ted Waitt, presidente ejecutivo de Gateway Inc., poco antes del 11 de septiembre, cuando la fabricante de computadoras anunció sus planes de abandonar sus operaciones en Asia y Europa. Hace poco, también, Morgan Stanley y Merrill Lynch dijeron que cerrarían, o reducirían, sus operaciones minoristas en Japón.

Pero estas sonadas retiradas de multinacionales estadounidenses pueden ser la excepción. Las mismas fuerzas que impulsaron la globalización durante la última década podrían estarse intensificando.

Aun cuando las compañías han recortado sus planes de investigación y nuevos lanzamientos de productos, su compromiso con la expansión internacional ha aumentado desde el 11 de septiembre, según una encuesta de PriceWater-houseCoopers entre 171 ejecutivos de multinacionales estadounidenses. Entre quienes fueron entrevistados en noviembre, un 27% tenía planes de expansión global para el próximo año, un alza frente al 19% de antes de los atentados.

Starbucks Corp. abrió más de 70 cafeterías fuera de EE.UU. entre fines de septiembre y fines de noviembre, un incremento del 8%. Howard Schultz, presidente de Starbucks, dice que algunas compañías estadounidenses se expandieron de forma arrogante en los 90 en otros países, con poco conocimiento de los mercados internacionales, pero que el atractivo de crecer fuera de EE.UU. continúa. El ejecutivo planea abrir 375 nuevos locales en el extranjero para el año fiscal que termina el 30 de septiembre. Después de los atentados dimos un paso atrás y calculamos nuestra estrategia y los mercados que perseguíamos, y decidimos que no había razón para hacer una pausa , dice Schultz. En tanto, Dell Computer ha estado acumulando cuota de mercado fuera de EE.UU. aun cuando su rival, Gateway, se está echando para atrás.

Para muchas compañías, la expansión global no se trata sólo de encontrar nuevos clientes. Con los márgenes de ganancias bajo intensa presión, muchos ejecutivos están descubriendo que están más entusiasmados que nunca con los proveedores de bajo costo en el extranjero.

Un ejemplo es Applica Inc., fabricante estadounidense de pequeños electrodomésticos como planchas de vapor y secadores de pelo. Harry Schulman, presidente ejecutivo de Applica, dice que no podría sobrevivir si no estuviera produciendo en países como China y México.

La presión de fabricar fuera de EE.UU.] se vuelve más fuerte, especialmente cuando se afronta un entorno de recesión , dice.

David Hale, economista de Zurich Financial Services, señala que los gobiernos se han movido generalmente hacia un comercio más libre desde el 11 de septiembre. China, la nación más poblada del mundo, ha entrado oficialmente a la Organización Mundial del Comercio. En Doha, Qatar, 142 países acordaron en noviembre empezar una nueva ronda de conversaciones para reducir las barreras comerciales. Y la Cámara de Representantes de EE.UU. aprobó la ampliación de la autoridad de vía rápida que podría dar a la administración mucha libertad para avanzar en su plan de establecer el Area de Libre Comercio de las Américas.

Tan pronto como la economía se recupere en la segunda mitad del próximo año, el comercio mundial volverá a las tasas de alto crecimiento de alrededor del 6% anual, dice Hale.

Para muchas compañías y trabajadores, esto significa que las presiones sobre ganancias y salarios creadas por la competencia global no desaparecerán pronto. También significa que un motor importante de crecimiento para EE.UU. y el resto del mundo no fallará, tal y como sucedía al fin de la última era de globalización, hace más de 85 años.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.