Secciones
Síguenos en:
BALLESTAS:

BALLESTAS:

ahora, a juicio:

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
28 de diciembre 2001 , 12:00 a. m.

ahora, a juicio:.

Al fin, después de casi un año de escaramuzas jurídicas y diplomáticas, el guerrillero del Eln José María Ballestas, uno de los terroristas que secuestraron el Fokker de Avianca, con 46 personas a bordo, el 12 de abril de 1999, fue entregado el miércoles pasado por Venezuela a las autoridades colombianas. Se pone término, de este modo, a un largo y enojoso episodio, que afectó las relaciones entre los dos países por la renuencia inicial del gobierno venezolano a extraditarlo.

Resta ahora que la justicia colombiana cumpla con su deber de juzgarlo y castigarlo por el crimen que cometió y que tanto dolor causó a las víctimas del secuestro y a sus familiares.

Quienes siguen de cerca el proceso afirman que hay indicios de que Ballestas y sus abogados pretenden burlar de nuevo la ley, con el falaz argumento de que con su extradición se le violó el derecho al debido proceso. Solo faltaría que un juez irresponsable declarara vencidos los términos para juzgarlo, como ha ocurrido en los casos de otros terroristas, narcotraficantes o mafiosos que han logrado eludir el corto brazo de nuestra Justicia. Hay que estar alerta para que la impunidad, que por desgracia impera en nuestro país, no cubra a un sujeto como este, plenamente identificado como autor de uno de los delitos atroces que más daño y conmoción han causado en los últimos tiempos en Colombia.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.