Secciones
Síguenos en:
TRANSMILENIO, LO MEJOR DEL AÑO

TRANSMILENIO, LO MEJOR DEL AÑO

Concuerdo con los lectores de este periódico y los televidentes de Citytv en la escogencia de TransMilenio como el protagonista del año en Bogotá. Más que un político, un artista o una gestión, ese bus rojo articulado logró en un año no solo convertirse en un nuevo símbolo de la ciudad, como Monserrate o la torre Colpatria, sino también demostrar que es posible contar con un transporte urbano digno, cómodo, organizado, a precios razonables y a un costo diez veces menor que un metro.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
27 de diciembre 2001 , 12:00 a. m.

Concuerdo con los lectores de este periódico y los televidentes de Citytv en la escogencia de TransMilenio como el protagonista del año en Bogotá. Más que un político, un artista o una gestión, ese bus rojo articulado logró en un año no solo convertirse en un nuevo símbolo de la ciudad, como Monserrate o la torre Colpatria, sino también demostrar que es posible contar con un transporte urbano digno, cómodo, organizado, a precios razonables y a un costo diez veces menor que un metro.

Los 114 millones de usuarios movilizados en este primer año dan testimonio del éxito y la aceptación del sistema, así como las críticas a las tarjetas y las largas filas muestran la apropiación y pertenencia de los ciudadanos.

TransMilenio no nació del aire. Es producto de una visión de ciudad que privilegia un sistema de transporte masivo centrado más en la gente que en los carros particulares. Además, es una estrategia diseñada para superar los problemas que tradicionalmente habían aquejado al transporte capitalino: la debilidad institucional del Distrito para organizar y planificar el sistema y la atomización del servicio, que afectaba negativamente la calidad del transporte y las tarifas. La flota de 412 buses, que ruedan a 25 kilómetros por hora por 35 kilómetros de troncales, simboliza cómo una concepción de ciudad y dignidad se transforma en realidad.

Más que los vehículos y la infraestructura, los protagonistas de TransMilenio son los pasajeros. La gente es el actor principal de un sistema integrado de transporte masivo como el que la administración Peñalosa implementó en Bogotá. Por eso, troncales y estaciones se conectan con ciclorrutas, alamedas y parques lineales. Es simplemente emocionante salir de una obra social tan importante como la biblioteca pública del parque El Tunal y encontrar a unos pasos una estación del TransMilenio, que conecta con el eje ambiental de la Jiménez, por ejemplo. La integralidad entre los distintos elementos es el secreto del éxito de un concepto de transporte humanizado y accesible, que ya quieren copiar otras ciudades, como Lima y Bombay.

No obstante, aún faltan unas 23 troncales más para cubrir toda la ciudad y el ritmo de licitación decayó un poco este año, aunque el IDU ya anunció como prioridad para el 2002 la construcción de las troncales de Las Américas, Suba y Ciudad de Quito. Mientras tanto, los candidatos presidenciales parecen desconocer la realidad urbana e y las necesidades de movilidad y calidad de vida de los habitantes de la capital. Serpa anunció un programa para Bogotá a raíz de la adhesión de 34 concejales distritales. Que la Nación girara más recursos en menos tiempo para TransMilenio sería un empujón trascendental para que el sistema llegue a toda la ciudad antes del 2015. Esperemos a ver qué dice Serpa al respecto.

Un feliz año para los lectores de esta columna.

framir@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.