PARA RONDAR AL SEÑOR ALCALDE

PARA RONDAR AL SEÑOR ALCALDE

Ni el presidente Cesar Gaviria, ni los 23 gobernadores, ni uno solo de los 1.009 nuevos alcaldes, pueden desconocer que su administración será definitiva en el destino ecológico del país: en los próximos cuatro años, o se salva lo salvable o se pierde para siempre el patrimonio natural de los electores. Como otra forma de violencia, el atropello a los recursos y la degradación de la calidad de vida han tocado la puerta, el aire, el agua y la conciencia de todos los colombianos. A fuerza de la evidencia, muchos y hetereogéneos defensores de sus propiedades naturales se organizan en cerca de 6.300 grupos y fundaciones independientes, conscientes de la culpabilidad ambiental que comparten el Estado, la empresa privada y la ignorancia ecológica de los políticos.

13 de agosto 1990 , 12:00 a. m.

La entrante legislatura, por lo tanto, habrá de vérselas con un potencial electoral cada vez más fiscalizador de la gestión ambiental, y con retos concretos para sacarla de la actual dispersión: el proyecto de ley que transforma el Inderena en el Departamento de los Recursos Naturales Renovables y el Medio Ambiente (DARNAR). La necesidad de aterrizar la legislación ambiental (modelo en Colombia) en una práctica que realmente penalice a los polucionadores (también modelo de infracción e impunidad). La urgencia de empezar cuanto antes programas de educación ambiental que cambien la actitud frente a la vida. Y, sobre todo, el fortalecimiento de los municipios como espacios claves para que la retórica ecológica cristalice en obras concretas.

En el impulso de la labor municipal trabajan activamente dos de los más veteranos y efectivos militantes verdes: Los Grupos Ecológicos de la Universidad del Tolima, con veinte años de trayectoria, y el grupo Suna- Hiscaob0 ( campo verde, camino ancho en lengua muisca), que agremia desde hace diez años a diversos profesionales afiebrados por el tema. Bajo el liderazgo de los ecólogos David Díaz y Gonzalo Palomino, los grupos han diseñado un bello y didáctico Portafolio Ambiental: Guía para el Manejo del Nuevo Municipio . Con lenguaje y concejos prácticos para orientar a los alcaldes y la comunidad sobre el manejo ambiental, el portafolio será distribuido por todos los municipios del país y entregado al presidente Cesar Gaviria.

Según sus gestores, el Portafolio intenta dar luces y asesoría científica a muchos alcaldes y comunidades con buenas intenciones ecológicas, pero sin nociones sobre la forma de despegar. Por eso dice Díaz fabricamos carteleras que podrán pegarse en alcaldías y escuelas, y divulgarse entre la comunidad, con datos básicos sobre: ecología urbana, los acueductos, el papel de los maestros, la importancia de los símbolos ecológicos, la recreación y los campamentos. Y temas más específicos como la Agricultura biológica y las tecnologías alternativas y la implementación de un Jardín Botánico . (Ver reduadros).

Con el fin de vincular al párroco del pueblo, el Portafolio incluye el mensaje ecológico del Papa Juan Pablo II, quien dice a su rebaño: deseo dirigirme a mis hermanos y hermanas de la Iglesia Católica para recordarles la importante obligación de cuidar toda la creación. El signo más profundo y grave de las implicaciones morales, inherentes a la cuestión ecológica, es la falta de respeto a la vida .

En palabras de Palomino, el espíritu que los inspira no es la angustia ante la catástrofe ambiental que hemos dejado entrar, sino más bien la certeza y alegría de saber que entre todos disponemos de poder real para construir el presente sin sacrificar el futuro .

La preocupación por el medio ambiente, agregan, es la misma preocupación por la paz, la justicia y la vida. No es suficiente reforestar, recuperar microcuencas, cultivar en curva de nivel, fertilizar con estiércol o matar plagas de cultivos con extractos de Ortiga. Necesitamos cambiar nuestra actitud frente a la vida .

El Portafolio es solo el principio de un diálogo con los alcaldes y la comunidad, a quienes estos profesionales ofrecen su asesoría en inquietudes que van desde la educación y recreación ambiental hasta tecnologías de mínimo impacto ambiental en agricultura y obras públicas.

A través de la Página Ecológica de EL TIEMPO dice Díaz hacemos una invitación a los alcaldes para que formulen sus inquietudes a Suna-Hisca y los Grupos Ecológicos del Tolima, en los teléfonos 2310934 de Bogotá y 6333864 de Ibagué, respectivamente .

Como abrebocas y por considerarlos de utilidad para que cada municipio ponga manos a la obra, publicamos en esta edición las primeras propuestas del Portafolio, con sus textos originales relativos a: la construcción del nuevo municipio, ecología urbana, acueductos, agricultura biológica, educación ambiental y jardínes botánicos. Amar para defender La identidad nacional se agarra fuertemente al terruño que nos vió nacer y a partir de allí vamos estructurando el conocimiento del pueblo, el amor al municipio, y el compromiso en la defensa de su ecología. Porque no se ama lo que no se conoce y no se defiende lo que no se ama.

La responsabilidad de la educación es compartida por padres y maestros. Para unificar sus criterios deben realizarse talleres sobre la ecología municipal para profesores y apoyar excursiones a sitios naturales de interes.

Tambien es importante elaborar el mapa ecológico del municipio con base en los materiales del Instituto Geográfico Agustín Codazzi.

Ayuda también la organización de paseos ecológicos, investigaciones, concursos monográficos y fotográficos, orientados al rescate de la historia ecológica del municipio.

Organizar caminatas, juegos, paseos, campamentos y convivencias al aire libre es clave tanto para crear conciencia como para evitar el desastre de la droga en el municipio. El campamento ecológico, consiste en el diseño y construcción de una infraestructurada para dar protección y seguridad a lo niños, sobre un sitio natural espectacular, en donde puedan pasar una o más noches. El campamento con mapas, senderos, folletos y guias bien entrenados, produce milagrosos en la mente ifantil.

El cuidado y amor por los símbolos ecológicos ayuda al viraje ambiental del municipio. Es una invitación a remover el pasado y extraer de los cuentos de los abuelos aquellos pájaros, mamíferos o árboles, ligados culturalmente a la comunidad.

El alcalde tiene el compromiso de ofrecer el camino de entrada a ese mundo nuevo y maravilloso de la naturaleza: con los esplendores del amanecer, los sonidos del silencio, los lenguajes no humanos, el viento sobre las hojas, el llamado de la selva, el canto de las quebradas, la otra cara del sol... Fronteras verdes La mayoría de los municipios tienen una frontera que corresponde a un diseño topográfico que separa diferentes paisajes ecológicos. Sus fronteras fueron bien delimitadas; sin embargo, el municipio político tiene objetivos que no coinciden con lo anterior.

Es por ello que paisajes con óptimos valores ecológicos están sometidos a la destrucción. Y los lugares que aportan mayor número de votos, tienen más benevolencia en cuanto al desarrollo económico.

Los puntos hídricos del municipio, donde nacen las quebradas y los ríos, los páramos, los bosques de montaña, los playones, pantanos y ciénagas, merecen la categoría de sagrados y su función más importante es producir agua. Estos santuarios se subvaloran en el contexto de planeación del desarrollo, y la agresión ecológica recae fácilmente sobre ellos, causando más problemas futuros que beneficios actuales. La responsabilidad del alcalde, por lo tanto, va más allá de los dos años.

La prioridad para la alcaldía es el conocimiento del municipio ecológico, el equilibrio de los programas de desarrollo, y la protección de áreas ecológicamente sagradas: esta fase de la administración implica la obligación para todo el gabinete de palpar físicamente la geografía de la cual será protagonista. El casco urbano, por su parte, es la síntesis histórica de la ignorancia pasada. Allí están en cemento, los errores, las vulnerabilidades, los riesgos, la falta de planeación y el crecimiento desordenado. El alcalde hereda todos estos errores al ganar las elecciones populares.

Es necesario establecer prioridades mediante mapas de riesgo, y comprometerse con dos de los problemas ambientales que tengan posibilidad de solución en el escaso período de dos años: el manejo de las basuras y las aguas de la alcantarilla.

Las basuras son el principal dolor de cabeza de las alcaldías colombianas. Su estudio, su consideración como recurso altamente rentable, las posibilidades de generar empleo, la descontaminación y el aspecto estético, nos permiten sugerir la prioridad del problema.

Para las basuras hay muchas soluciones integrales: el relleno sanitario, el reciclaje, la conversión de abonos y la incineración, entre otros.

Las aguas de alcantarilla, producidas por nosotros, constituyen un problema tan mal manejado, que generalmente se agrava después de la intervención del gobierno. El problema comienza en cada hogar y termina matando un río o una laguna. Además de los pozos cépticos y las plantas de tratamiento, existen soluciones fáciles que se pueden diseñar según las características de su municipio. Un día sin agua Si se acaba el agua, nos toca cambiar de sitio para vivir. Los gobiernos se preocupan por los acueductos, la bocatoma, los canales, los tanques, pero generalmente descuidan los sitios en donde nace el agua. Por eso encontramos puentes sin ríos, acueductos sin agua, bocatomas en tierra...

Es necesario determinar y diagnosticar las microcuencas que alimentan al municipio y tomar medidas para recuperar su nacimiento, proteger su vegetación, reforestar, convertirlo en parque natural, etc.

El mejoramiento y conservación de los acueductos deben ir acompañados de campañas de educación masiva para llegar a la toma de conciencia sobre la posibilidad de que el agua se acabe: se recomienda hacer periódicamente el ejercicio didáctico un día sin agua , acompañado de amplia información, hasta colocar el valor del agua en la categoría del elemento esencial sin el cual no es posible vivir.

La educación en función de la importancia del agua, debe estar acompañada del respeto por los cuerpos acuáticos, su uso racional, el evitar su derroche y contaminación, el dejar de tratarlos como la gran alcantarilla de la humanidad.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.