Secciones
Síguenos en:
MENÚ DE PROMESAS, NERVIOS Y COMITIVAS

MENÚ DE PROMESAS, NERVIOS Y COMITIVAS

Los asistentes al foro La lucha por el poder , organizado por Llano 7 días y la Cámara de Comercio de Villavicencio, no solo tuvieron la oportunidad de juzgar a los siete aspirantes a la alcaldía de Villavicencio por su planteamientos sino también por sus actitudes.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
09 de septiembre 1997 , 12:00 a. m.

En cuanto al primer aspecto, se notó a unos políticos interesados en la modernización de la ciudad, con visión gerencial, participación de la comunidad y un marcado interés por superar el impacto socioeconómico que generará la cercanía a la capital del país.

Pero viendo las cosas desde otro ángulo, los candidatos se mostraron tan humanos como el más sencillo de los electores.

Ninguno de ellos pudo disimular los nervios que les produjo su primer debate electoral, desde que oficializaron su inscripción al cargo público más importante del municipio; y hubo uno que otro que vio con preocupación el hecho de tener que ser calificados por el auditorio al final de sus intervenciones.

Pocos sabían que la entrada al auditorio de la Cámara de Comercio de Villavicencio era mediante invitación personal e intransferible, luego de que los organizadores precisaran que era mejor definir representantes de diferentes sectores e ideologías políticas, con el fin de evitar viejos vicios y sectarismos.

Sin embargo, el tinte politiquero que aún conservan algunas personas permitió que, al menor descuido, se colara uno que otro lagarto con vocación de porrista, que intentó infructuosamente dirigir una pregunta específica , al candidato de su preferencia.

Tampoco faltó el político que exigió la entrada de algunos de sus seguidores, argumentando que hacían parte de su guardia de seguridad.

Pese a estos molestos detalles, fue muy buena la manera como las 256 personas invitadas acogieron la propuesta de la Casa Editorial EL TIEMPO; y escucharon con atención los diferentes planteamientos.

Como buenos colombianos, el evento se inició hacia las 3:45 de la tarde (la hora prevista era 3:00 p.m.). El primero en llegar fue Sinforoso Pineda, quien arribó a las 2:45 de la tarde; mientras que Hernando Martínez, fue el último en llegar, cuando el reloj marcaba las 3:05. Seis de los siete aspirantes no pudieron disimular su pena por desconocer la letra del himno de Villavicencio, que simularon cantar. Solo Hernando Martínez Aguilera, con una posición muy solemne, entonó completo el tema.

La diferencias también se hicieron evidentes a la hora de presentar los programas de gobierno; mientras que Hernando Martínez y Humberto Zamora prefirieron leer sus propuestas, los cinco aspirantes restantes optaron por dirigirse directamente al público, echando uno que otro sablazo.

Hechos para recordar Por ejemplo, Sinforoso Pineda dijo de manera contundente que durante su gobierno no crearía un solo puesto, diciéndole adiós a quienes tuvieran aspiraciones clientelistas.

Por su parte, Dagoberto Martínez se definió como el único candidato independiente y, por ende, sin componendas políticas.

Aunque Hernando Martínez invocó varias veces el nombre de Dios para cumplir con una alcaldía participativa, su rival César Salcedo no perdió oportunidad para hacerle entender que la ayuda no provenía de Dios sino de Juan de Dios. Para algunos, esa táctica le restó altura al espigado candidato, que insistió en la identidad regional.

El médico Agustín Gutiérrez le declaró abiertamente la lucha a la corrupción y retó al auditorio para que denuncie si ha incurrido en acciones indebidas.

Gregorio Baquero, luego de pronunciar tres frases, se despidió del auditorio. El moderador supuso que su corto repertorio obedecía a alguna estrategia en contra de mucho bla bla bla y pocas acciones, y dio por terminada su intervención, cuando ésta apenas empezaba. Humberto Zamora finalizó su intervención al mejor estilo de la campaña Reagan President , diciendo Si no soy yo quién, si no es ahora cuando . Inspiración o copialina?.

El hermoso himno de Villavicencio les jugó una mala pasada a los candidatos que manifestaron abiertamente no saberlo, como Sinforoso Pineda. Por su lado, Hernando Martínez pasó por pedante, al querer demostrar su calidad interpretativa, cuando nadie se lo estaba pidiendo.

Pero los candidatos no fueron los únicos en protagonizar los osos del foro. Al periodista Alcides Jaúregui, el moderador tuvo que recordarle una lección de segundo semestre de periodismo: que las preguntas son preguntas y no discursos.

Con todo, a juicio del gerente editor de Portafolio, Silverio Gómez, quien moderó el evento, el foro fue un éxito y las propuestas de todos los candidatos fueron serias y demostraron conocimiento sobre las necesidades de la región.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.