Secciones
Síguenos en:
HONORES PARA ZAPATA Y VALENTIERRA

HONORES PARA ZAPATA Y VALENTIERRA

William Zapata (6,08 de promedio) fue fundamental en la recuperación del América en el último tramo del campeonato. No solo fue importante en la marca, sino que ganó proyección al ataque. Se lesionó antes de la final del torneo y tuvo que ver la vuelta olímpica desde afuera, pero Zapata no es menos campeón que nadie.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
22 de diciembre 2001 , 12:00 a. m.

William Zapata (6,08 de promedio) fue fundamental en la recuperación del América en el último tramo del campeonato. No solo fue importante en la marca, sino que ganó proyección al ataque. Se lesionó antes de la final del torneo y tuvo que ver la vuelta olímpica desde afuera, pero Zapata no es menos campeón que nadie.

Arnulfo Valentierra, con 6,08, igualó en el primer lugar con Zapata. Otra vez, sus tiros libres fueron decisivos para que el Once Caldas clasificara a la Copa Libertadores por segunda vez en su historia. Llegó a la Selección Colombia y cumplió. Cuando no estuvo, el Once sintió su ausencia, como en el juego decisivo contra América.

Ruiz, la mejor dirección.

Oscar Julián Ruiz volvió a mostrar serenidad a la hora de dirigir. Aunque no estuvo en los dos partidos finales (estaba designado para la final de la Copa Mercosur entre San Lorenzo y Flamengo), Ruiz es el hombre que más inspira confianza cuando aparece una terna arbitral.

El barranquillero Wilson Ramírez merece una mención especial. Sin tener el escudo de Fifa en el pecho, Ramírez demostró que puede dirigir partidos de categoría. Merece ser juez internacional.

En cambio, el que parece haber cumplido su ciclo es Felipe Russi, quien este año siempre fue centro de la polémica. Estuvo sin pitar varios meses y cuando reapareció, en el partido Medellín-Tolima de la semifinal, volvió a equivocarse.

De la Pava consiguió su premio.

Jaime de la Pava entró, con solo 34 años, en la historia del fútbol profesional colombiano. Solo tres técnicos habían podido ganar dos campeonatos consecutivos: Adolfo Pedernera, Gabriel Ochoa Uribe (con dos equipos diferentes) y Luis Augusto García. De la Pava es el cuarto en la lista.

Fue un premio justo para un entrenador que supo salir de un momento particularmente complicado, sacar al América del puesto 12 y llevarlo a lo más alto de la tabla. Guardó la carta de renuncia en el cajón del olvido y se dedicó a trabajar. Ya había sido campeón en el 2000, con mucha más holgura que este año.

En tres años, De la Pava le dio al América dos títulos, un subcampeonato y una Copa Merconorte. Y eso que era un técnico que llegó al banco más exitoso de los últimos 20 años sin ninguna experiencia en el fútbol profesional.

En el otro extremo están todos los entrenadores que pasaron por el Atlético Bucaramanga: Gabriel Jaime Gómez, Carlos Paniagua, Jorge Luis Pinto y Darío Vélez no supieron darle al equipo un nivel decente como para quedarse en la A. El descenso era justo, pero se salvó porque el torneo del 2002 tendrá 18 equipos. A Alexis García, el nuevo técnico, le espera un trabajo muy duro.

Castillo, la revelación.

El nombre de Rafael Castillo causó mucha curiosidad cuando fue convocado para los dos últimos partidos de la Selección Colombia en la eliminatoria para el Mundial de Corea-Japón 2002. Su rendimiento dejó conformes a quienes criticaron su llamado.

Castillo ratificó con la camiseta amarilla lo que había mostrado durante toda la temporada con el Deportivo Pereira. Es rápido, hábil y tiene buen disparo. Le falta un poco de fortaleza física, pero con su físico de jinete le alcanza para acabar defensas. Marcó nueve goles en el campeonato y ayudó en gran medida a que el Pereira se quedara en la Primera A.

Pablo Jaramillo, delantero del Deportivo Pasto, es otra de las revelaciones del campeonato. Venía de figurar en la Primera B con los equipos antioqueños y respondió con goles, 11 en total. Es un buen cabeceador y tiene mucho futuro. Mención especial para Jorge Herrera (Santa Fe) y Rubén Bustos (América).

Las decepciones.

Ni los 14 goles que marcó en el torneo salvan a Víctor Hugo Aristizábal de un intrascendente paso por el Deportivo Cali. Aristizábal hizo parte, en el primer semestre, delGreen Teami que ni siquiera pudo superar la primera ronda de la Copa Libertadores.

Después de su buena actuación en la Copa América, Aristizábal estuvo a punto de no regresar. Al final lo hizo, pero su rendimiento nunca se acercó al que mostró en esos seis partidos con la Selección. Aristizábal renunció al club dos fechas antes del final.

Triste despedida. La misma que tuvo Millonarios, que este año pasó sin pena ni gloria por el campeonato. Millos fue manejado con mentalidad de equipo chico: contrató 19 jugadores, la mayoría desechados por otros clubes. Así le fue.

Nacional tuvo su peor temporada en los últimos 25 años. Contrató un técnico campeón, José Eugenio Hernández, y reforzó bien su plantel. Pero nunca encontró el nivel para pelear por la punta.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.