Secciones
Síguenos en:
QUIÉN ENTIENDE.

QUIÉN ENTIENDE.

Seguramente si la Alcaldía de Ibagué no hubiera puesto un solo adorno navideño en las calles y avenidas de la ciudad, o hubiera colocado las mismas vallas feas del año pasado, los críticos habrían salido a decir que no era justo con la ciudad, que suficiente tenía con los huecos para que no se colocara siquiera un bombillo.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
05 de diciembre 2001 , 12:00 a. m.

Seguramente si la Alcaldía de Ibagué no hubiera puesto un solo adorno navideño en las calles y avenidas de la ciudad, o hubiera colocado las mismas vallas feas del año pasado, los críticos habrían salido a decir que no era justo con la ciudad, que suficiente tenía con los huecos para que no se colocara siquiera un bombillo.

Pero como la Alcaldía de Ibagué en esta oportunidad hizo un esfuerzo de embellecer la ciudad a la altura de otras capitales del país, entonces los mismos críticos han dicho que porqué esa plata mejor no se invirtió en tapar los huecos. Es decir, aquí bien vale la pena aplicar el adagio de palo porque bogas y palo porque no bogas.

Lo cierto es que cuando se habla de convertir a Ibagué en un destino turístico, teniendo en cuenta las grandes fortalezas que posee, un paso a tener en cuenta es el de volver atractiva a la ciudad, pero atractiva de verdad, dejando a un lado las pequeñeces. Entonces, no entendemos los motivos para que se critique a la Alcaldía por haberse atrevido a volver turísticamente atractiva la ciudad durante este fin de año y por haber contratado con los que saben y tienen experiencia para que hicieran los arreglos navideños. Lo que sí es necesario proponer es que el año entrante, de acuerdo a lo vivido en esta ocasión, gran parte de esos arreglos se hagan en Ibagué. Por lo pronto, preparémonos para disfrutar en familia de este buen regalo sin necesidad de tener que ir a Medellín o Bogotá. Los hoteleros, los propietarios de restaurantes y el comercio en general deben estar contentos. El deseo es que el resto de municipios del Departamento, a pesar de las dificultades económicas también luzcan atractivos y alegres.

Acertada la decisión que tomaron el alcalde de Ibagué Jorge Tulio Rodríguez y gobernador Guillermo Alfonso Jaramillo, al convocar a todas las fuerzas vivas para que entre todos se pueda encontrar una solución al problema de la malla vial de Ibagué. Esta solución y otras más que requiere tanto Ibagué como el Departamento, es imposible que las puedan dar solos los gobernantes de turno. Aquí se necesita de la unidad de todos y los parlamentarios son en esencia, clave en este proceso. En eso coincidieron los dos mandatarios lo mismo que los parlamentarios presentes, Luis Humberto Gómez y Guillermo Santos. Para destacar una vez más, el ejemplo de trabajo en equipo que mantienen el Gobernador y el Alcalde.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.