Secciones
Síguenos en:
ASESINADOS SEIS LEÑADORES

ASESINADOS SEIS LEÑADORES

En una zona rural comprendida entre el municipio de Sitionuevo y el corregimiento de Palermo, en el Magdalena, fueron asesinados ayer seis jóvenes que se ganaban la vida cortando árboles para luego vender la madera en los aserraderos de Barranquilla.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
20 de diciembre 2001 , 12:00 a. m.

En una zona rural comprendida entre el municipio de Sitionuevo y el corregimiento de Palermo, en el Magdalena, fueron asesinados ayer seis jóvenes que se ganaban la vida cortando árboles para luego vender la madera en los aserraderos de Barranquilla.

Las víctimas eran oriundas de Soledad (Atlántico), de donde habían salido a las 6:00 de la mañana de ayer a la actividad que realizaban desde hacía muchos años, dijeron familiares.

Se les identificó como Víctor Manuel Llanos Mármol, 28 años; Luis Mario Cera Camargo, 14; Harold Rosales Cera, 16; Dagoberto Rodríguez Mármol, 24; Wilmar Sandoval, 28 y Luis Rodríguez Mármol, de 28, quienes estaban maniatados y presentaban múltiples heridas a bala y con armas cortopunzantes.

Según los parientes, las seis personas abordaron en el puerto de Soledad tres canoas con las que atravesaron el río Magdalena hasta llegar a Sitionuevo.

"Ellos llegaban a las fincas y compraban determinado número de árboles de madera blanca, por lo general almendro o mango, los cortaban y luego comercializaban la madera con los aserraderos. De eso vivían", manifestó José González, familiar de una de las víctimas.

"Eso lo hacían en toda la región, también en la isla de Cabica y en el corregimiento de La Gloria, donde eran conocidos", agregó.

La masacre fue descubierta por unos pescadores que se percataron que las canoas de los jóvenes estaban a la deriva en el río Magdalena.

"Ellos conocían las canoas y les llamó la atención que estuvieran flotando por ahí sin ningún ocupante. Entonces se trasladaron a Soledad y les avisaron a los padres de Harold Rosales Cera, una de las víctimas, quienes inmediatamente llegaron a la zona, y tras recorrer varias fincas descubrieron los cuerpos de los muchachos", añadió González.

Los parientes de los masacrados dijeron que éstos eran personas honestas, que nunca habían tenido problemas en la región por su actividad de corte de madera.

Reconocieron que según los comentarios de la gente, el área donde se cometió la masacre está infestada de paramilitares.

Hasta ayer ningún grupo había reivindicado estas muertes ni las razones del múltiple homicidio.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.