EL GOBIERNO DE E.U CONTRA MICROSOFT: LA GUERRA NO TERMINA

EL GOBIERNO DE E.U CONTRA MICROSOFT: LA GUERRA NO TERMINA

Los movimientos de las partes no han terminado tras la decisión del Tribunal de Primera Instancia de Estados Unidos, según la cual Microsoft no puede condicionar a los fabricantes a instalar el navegador Internet Explorer, para otorgarles las licencias del sistema operativo Windows 95.

22 de diciembre 1997 , 12:00 a. m.

Así, pues, al comenzar la semana pasada, Microsoft anunció su determinación de apelar el interdicto preliminar del Juez Thomas Penfield pues, según la empresa, el Tribunal negó la petición de desacato formulada por el Departamento de Justicia, es decir el caso debió terminar sin ninguna clase de represalia.

El gobierno pudo haber planteado un caso de cláusulas atadas, pero decidió radicar una petición para que se estableciera la orden de desacato. Es inapropiado que el Tribunal extienda el caso más allá de la petición gubernamental , dijo William Neukom, vicepresidente para asuntos legales de Microsoft.

Aunque recomienda la venta de una versión Windows 95 libre de Internet Explorer, el mandato permite a Microsoft seguir ofreciéndoles a los fabricantes el producto igual, siempre y cuando quede la opción de instalar sólo la porción que no incluye los archivos del navegante.

Por lo pronto, en una comunicación escrita Microsoft les informó a los fabricantes licenciados que pueden seguir despachando Windows 95 completo, pero si así lo quieren, pueden retirar los archivos pertenecientes a Internet Explorer. El problema es que la empresa también los alertó que de retirar los archivos de este navegante, podría incapacitarse real y efectivamente el sistema operativo.

El Departamento de Justicia, por su lado, pareció ponerse alerta tras esta declaración de Microsoft y de inmediato lanzó su artillería pesada, que incluye los fiscales de nueve Estados, quienes intentarán que la multimillonaria empresa abandone esta práctica que considera monopolística.

Así mismo, a pesar de contar con 340 asesores en su departamento antimonopolio, la institución gubernamental contrató el viernes pasado a David Boies, considerado uno de los más respetados abogados de Estados Unidos.

Boies, que tiene una gran experiencia en el sector de la informática tras defender a empresas como IBM y Westinghouse Electric, ha dicho que en este caso le cobrará al gobierno la mitad de su salario, establecido en 550 dólares (alrededor de 700 mil pesos) por hora dedicada al evento.

Por lo pronto, el Departamento ya pidió al juez Thomas Penfield Jackson que procese a Microsoft por desacato pues, dice en su comunicación, está, cínicamente, tratando de evadir un mandato de la Corte .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.