Secciones
Síguenos en:
AUTOGOLES

AUTOGOLES

El asunto de la boletería de la Copa América no huele nada bien. Desde que circularon versiones de prensa, en el sentido de que había una olla tapada, con mucho qué mostrar, los colombianos sospechamos que mientras los jugadores de la selección anotaban goles a los demás equipos, los dirigentes se los metían a la buena fe nacional. Es decir, marcaban autogoles.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
20 de diciembre 2001 , 12:00 a. m.

El asunto de la boletería de la Copa América no huele nada bien. Desde que circularon versiones de prensa, en el sentido de que había una olla tapada, con mucho qué mostrar, los colombianos sospechamos que mientras los jugadores de la selección anotaban goles a los demás equipos, los dirigentes se los metían a la buena fe nacional. Es decir, marcaban autogoles.

Aunque se habló mucho del tema, no supimos de qué se trataba en realidad. Todos los implicados negaron sus responsabilidades y cuando anunciaron que iban a explicar el asunto, salieron con un chorro de babas. La cosa pintaba como pintan muchos de estos escándalos: Ruido y nada más. La versión del uno, la del otro, mucha confusión y después olvido.

Hace unos días, la redacción deportiva de CM&, en cabeza de Cesar Augusto Londoño, inició una serie de reportajes sobre estos hechos. Contrario a las expectativas, estamos viendo una historia bien contada, con soporte testimonial, uno de los abogados que intervino en las operaciones relacionadas con la comercialización de la Copa, y documental.

Gracias a estos reportajes ahora sabemos que se trata de un asunto muy complejo y más turbio de lo que se creía. Así mismo, pone de presente que en el fútbol están pasando cosas sospechosas, más cercanas a las páginas judiciales que a las deportivas y que de pronto los descalabros de nuestros seleccionados no son más que una de las muchas consecuencias derivadas de las conductas dudosas de los dirigentes.

Decía que contrario a las expectativas, porque cuando se trata de periodismo deportivo uno no espera un trabajo de esta naturaleza. En materia de deportes suelen pesar más la pasión y la opinión personal, que el rigor periodístico. Ya había escrito una columna sobre el particular hace algunas semanas. Los reportajes de CM& demuestran que es posible hacer buen periodismo en deportes, inclusive cuando las noticias superan el campo exclusivamente deportivo.

Es innegable la conveniencia, necesidad diría yo, de que se profundice en estos temas del fútbol. Si a las frustraciones deportivas se les suman malos manejos, corrupción y según se afirma ahora, amenazas y violencia, el asunto comienza a tener ribetes que van mucho más allá del toque toque, los goles y los traspasos de jugadores. Bien por CM& y su redacción deportiva.

Mirador33@hotmail.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.