UN MILAGRO EN BANGLADESH

UN MILAGRO EN BANGLADESH

Bajo las peores condiciones climáticas y superando un terreno adverso, un heroico piloto logra aterrizar de emergencia su avión sobre un extenso cultivo de arroz salvando la vida de sus 89 ocupantes.

24 de diciembre 1997 , 12:00 a. m.

Lo anterior no es el argumento de una película, ni un relato de ficción, es física realidad, o más bien, un verdadero milagro.

El sorprendente hecho ocurrió la noche del lunes en Bangladesh cuando un avión de la aerolínea Biman tuvo que forzar un aterrizaje en medio de una densa niebla, terminando enterrado en un arrozal, a escasos tres kilómetros de la pista del aeropuerto de la ciudad nororiental de Sylhet.

Todos los ocupantes sobrevivieron inexplicablemente al impacto y la mayoría, entre ellos le piloto, sufrió apenas heridas leves.

Creía que estaba muriendo pero después descubrí que estaba con vida. Es un milagro , dijo emocionado Abdul Jalil, uno de los sobrevivientes, al salir del destruido avión Fokker 28. Otros pasajeros atribuyeron también la suerte de estar vivos tras semejante impacto a un hecho sobrenatural.

Según datos de las autoridades aeroportuarias de Sylhet y de testigos, unas 55 personas, del total de 89 ocupantes, resultaron heridas.

La agencia noticiosa oficial BSS informó que las autoridades dijeron que todos los ocupantes del Fokker 28 estaban con vida, aunque había heridos.

En un principio se había dicho que la aeronave se había estrellado en un lugar llamado Omargaon, cerca de Sylhet, pero después se comprobó la ubicación de la nave.

El avión es uno de los dos Fokker 28 que opera la compañía Biman.

Al amanecer ayer, los socorristas renovaron su búsqueda por si alguien permanecía atrapado en los restos del avión, pero un oficial de policía confirmó que los 85 pasajeros y cuatro tripulantes que viajaban en el aparato estaban todos a salvo.

Todos los ocupantes del avión fueron identificados como ciudadanos de Bangladesh.

Testigos dijeron que cientos de residentes de la zona se unieron a la Policía y efectivos del ejército en las tareas de rescate.

Olas de personas empezaron a llegar en cuanto salió el sol , dijo el oficial de policía.

Un funcionario del aeropuerto de Sylhet dijo a periodistas que el avión, que realizaba un vuelo nacional desde la capital Dhaka hacia Sylhet, realizó varios intentos infructuosos de aterrizar bajo condiciones de pésima visibilidad. Agregó que en el aterrizaje forzoso el avión se desintegró.

Muerte casi segura Es pura suerte que el avión no se incendió. Es por eso que los pasajeros se salvaron de una muerte casi segura , dijo el funcionario quien rehusó ser identificado.

El periodista local Iqbal Siddiqui, quien visitó el lugar del accidente, describió al aparato como inmerso en un arrozal con una de las alas rotas y dos de sus ruedas sepultadas en el lodo .

Otro periodista, Mohammad Habibur Rahman, quien visitó los hospitales de la zona, dijo que varios pasajeros sufrieron fracturas pero que la mayoría de las heridas eran leves.

Cerca de 40 de los pasajeros eran ciudadanos de Bangladesh residentes en Londres que viajaban a Sylhet para las fiestas de Navidad, pese a que son musulmanes.

Pero independientemente de a que religión se pertenezca, no cabe duda que lo que ocurrió en el país asiático se debió a una inmensa suerte o a un milagro de Navidad.

PIE DE FOTO: Para algunos el terreno pantanoso en que cayó el avión amortiguó el impacto. Sin embargo, el hecho de que se salvaran todos los ocupantes no dejó de sorprender a muchos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.