Secciones
Síguenos en:
REGLAMENTAN SALIDAS LOS FINES DE SEMANA

REGLAMENTAN SALIDAS LOS FINES DE SEMANA

La polémica por la ley de alternatividad tuvo ayer un nuevo episodio.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
24 de diciembre 1997 , 12:00 a. m.

El Ministerio de Justicia reglamentó el aparte de la ley de alternatividad que le permite a los reclusos, incluidos los detenidos del proceso 8.000, que hayan cumplido el 80 por ciento de la pena y se les hubiese negado la libertad condicional, salir a vacaciones durante 15 días continuos y cada dos semanas para visitar a sus familiares.

Así lo determinó ayer el Consejo Directivo del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario, Inpec, presidido por la ministra de Justicia Almabeatriz Rengifo López.

Sin embargo, precisó que el solicitante de estos permisos deber cumplir una serie de requisitos, entre ellos que no existan informes de inteligencia de los organismos de seguridad del Estado que no vinculen al peticionario de los mismos, con organizaciones delincuenciales.

El condenado no debe tener en su contra medida de aseguramiento vigente por procesos distintos a aquel por el cual está purgando la pena, ni que se encuentre vinculado formalmente, en calidad de sindicado, en otro proceso penal.

De esa manera, el Gobierno cerró la puerta a cualquier posibilidad de que los capos del narcotráfico u otros miembros de organizaciones delincuenciales, detenidos en los pabellones de máxima seguridad, puedan verse favorecidos con estos beneficios que otorga la recién sancionada ley de alternatividad penal.

La reglamentación cobija a los condenados por los delitos no excluidos en el artículo primero de la mencionada ley, entre ellos el homicidio culposo, el cohecho por dar y ofrecer, el prevaricato y la utilización indebida de información privilegiada.

Sobre este punto el documento del Ministerio de Justicia señala que el respectivo director del regional del Inpec deberá verificar previamente los requisitos establecidos en la mencionada ley.

Dichas condiciones son entre otras que el condenado haya observado buena conducta en el centro de reclusión, de acuerdo con la certificación que para el efecto expida el consejo de disciplina respectivo o quien haga sus veces.

El recluso debe haber cumplido al menos las cuatro quintas partes de la condena y no tener orden de captura vigente.

Tampoco debe registrar fuga ni intento de ella durante el desarrollo del proceso o la ejecución de la sentencia.

El condenado que observare mala conducta en uso del permiso citado o retardare su presentación al establecimiento carcelario sin justa causa, no podrá hacerse merecedor a este beneficio durante los seis meses siguientes o definitivamente si incurre en otro delito o contravención especial de Policía.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.