BOGOTÁ, EL GRAN PROBLEMA NACIONAL

BOGOTÁ, EL GRAN PROBLEMA NACIONAL

Razón más que sobrada le asiste al alcalde electo del Distrito Capital, Enrique Peñalosa, para protestar, como lo ha hecho con oportunidad y energía, por la actitud que el Congreso de la República ha asumido contra los intereses de Bogotá, que lo son de todo el país, y en donde tiene su sede el propio Congreso. La indignada protesta del alcalde electo que compartimos y respaldamos fue motivada por la aprobación de un mico de última hora que, de manera inconsulta y arbitraria, desmonta un impuesto aprobado por el Concejo de la Capital, que autorizaba un peaje a las operadoras de telefonía local, mediante el cual se arbitrarían valiosos recursos para la ciudad. Con la torpe modificación de la Ley de Servicios Públicos el Congreso ha violado la autonomía municipal consagrada por la Constitución por lo cual creemos que la Corte Constitucional debería declarar inexequible tal modificación y ha privado a Bogotá y a los municipios de la posibilidad de solventar unos recursos que les son i

24 de diciembre 1997 , 12:00 a. m.

Además de increíble resulta en extremo preocupante que los señores miembros del Congreso aún no tengan conciencia de que Bogotá es el mayor problema finisecular de la nación. Para entenderlo basta con ver algunas estadísticas, ya añejas, del año 1994, que reposan en la Registraduría Nacional del Estado Civil. Estas nos indican que Bogotá pasaba entonces de los siete millones y medio de habitantes, con un incremento anual de doscientas diez mil almas, que, con el fenómeno de los desplazados por la violencia, podría calcularse ahora entre doscientos cincuenta y trescientos mil nuevos habitantes por año.

Si nos atenemos a las cifras de 1994, en los tres años corridos, Bogotá ha sufrido un aumento de 630 mil habitantes, sin contar los nacimientos. De modo que al concluir el año 1997 la capital de Colombia debe andar por los ocho millones doscientos mil pobladores, de los cuales, según los datos mencionados, el 64 por ciento pertenecen a distintas colonias: un millón de boyacenses, un millón de antioqueños, ochocientos mil costeños, seiscientos mil santandereanos y algo más de un millón y medio repartido en el resto de los departamentos.

Ese factor hace de Bogotá un problema nacional, pues la mayoría de sus habitantes provienen de afuera, y aunque el vivir en Bogotá los vuelve tan bogotanos como los nacidos aquí, no parecen haberse percatado de ello, comenzando por los honorables congresistas.

El drama de Bogotá es claro. Siendo el albergue de ocho millones de personas, su capacidad de servicios, su infraestructura, apenas alcanza para servir a una población de cuatro millones, de cinco a lo sumo. De ahí las constantes amenazas de racionamiento de energía, de agua, y las fallas notorias en teléfonos, transporte y alcantarillado, esto sin profundizar en la situación social que lo dijimos en pasada nota editorial es tan grave como para ponerle los pelos de punta al más flemático.

Bogotá necesita sobre todo recursos. Sin recursos para la capital sus ocho millones de habitantes van a pasar por situaciones aún más intolerables. La Nación tiene con Bogotá una obligación ineludible y una deuda inmensa. Para los próximos años la capital debe adecuar sus servicios a su población real, y debe imperiosamente crear empleos y darles a sus ciudadanos la competitividad que exige el mundo globalizado.

Actos como el que lamentamos, protagonizado por el Congreso para birlarle a Bogotá una fuente de recursos, en beneficio de unas empresas, son como lo denunció el alcalde electo un golpe a la ciudad de todos los colombianos; un golpe bajo, que ojalá el Presidente de la República se abstenga de sancionar.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.