Secciones
Síguenos en:
EL DIABLO SUPO POR DIABLO

EL DIABLO SUPO POR DIABLO

Camisa roja el uno, camisa azul el otro; pantalón oscuro ambos. Vociferante De la Pava, inquieto Peláez. Ambos al borde de la línea los noventa minutos. Con las manos en la cabeza De la Pava. En la nuca las de Peláez. Cauteloso Jaime de la Pava y cauteloso el América. Con vocación de gol pero ingenuo en defensa Juan José Peláez y, por supuesto, el Deportivo Independiente Medellín. Ganador De la Pava, en veremos Peláez.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
17 de diciembre 2001 , 12:00 a. m.

Camisa roja el uno, camisa azul el otro; pantalón oscuro ambos. Vociferante De la Pava, inquieto Peláez. Ambos al borde de la línea los noventa minutos. Con las manos en la cabeza De la Pava. En la nuca las de Peláez. Cauteloso Jaime de la Pava y cauteloso el América. Con vocación de gol pero ingenuo en defensa Juan José Peláez y, por supuesto, el Deportivo Independiente Medellín. Ganador De la Pava, en veremos Peláez.

El segundo tiempo de ayer, en el estadio Atanasio Girardot, resume el temperamento de estos dos equipos y la vocación de sus entrenadores. Luego de una primera parte atípica por las inmensas debilidades del Medellín en ataque y por su pasividad en defensa, extraña por lo fácil que le resultó al América llegar con Julián Vásquez, las manos de ambos entrenadores marcaron el juego en el intermedio y dejaron ver el partido que muchos esperaban en esta primera tanda de la final del fútbol colombiano.

América, que había sido rápido en el primer tiempo y esperó al Medellín en tres cuartos de cancha, sumó sus tres volantes (Hamlet Mina, Luis García e incluso David Ferreira) a la línea de cuatro que montó en defensa desde el inicio. Con siete hombres en el borde del área, esperó a un Independiente Medellín que intentó aprovechar las puntas (no lo había hecho en el primer tiempo) pero que no tuvo suerte con la mala tarde de Jair Benítez y de Ricardo Calle.

El equipo de Peláez creó cuatro oportunidades claras de gol en los primeros 15 minutos del segundo tiempo pero luego se estrelló, con insistencia, con el muro levantado por Jaime de la Pava en la media luna. América se estiró, sin una zona clara de creación, con Mauricio Romero y Edison Mafla comiéndose la cancha en contragolpes y cambios de frente rápidos que sepultaron la línea de cuatro por la que optó Peláez en el segundo tiempo. Así llegó el gol del América y así cayó el DIM.

Dos técnicos campeones del fútbol colombiano dejaron ver su estilo ayer en Medellín. Un Peláez que intentó, una y otra vez, casi hasta la terquedad, por el centro de la cancha, con juego corto y mucha asociación, pero que, salvo Montoya y Serna, no tuvo los jugadores ideales para un esquema tan cerrado como el del América.

Y un De la Pava calculador y eficiente, práctico, que aprovechó el talento de Mauricio Romero, la velocidad de Vásquez y, en definitiva, la desesperación del Medellín.

Esto dijo.

Juan José Peláez.

Entrenador de Medellín.

Andrés Orozco casi no se recupera y jugó infiltrado, como jugaron infiltrados Pánzer Carvajal y Cortés. Si usted se pone a ver los jugadores de talento de América y Medellín hay una gran diferencia. Medellín es más táctico, pero América tiene mucho talento .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.