Secciones
Síguenos en:
HAY PERIODISTAS RECALCITRANTES QUE CALUMNIAN

HAY PERIODISTAS RECALCITRANTES QUE CALUMNIAN

En la Javeriana de los sesenta la Facultad de Derecho tenía el peso que le daba su decano Gabriel Giraldo SJ., cura malaspulgas, inteligente y arbitrario que administraba una rosca a la que su implacable intuición le adjudicaba futuro prometedor. Quienes no estaban en la rosca del padre lo tildaban de dictador y se querellaban contra la falta de democracia. Pero el cura se salía con la suya, hasta producir lo que alguna vez se llamó la Javeriana al poder , con docenas de sus pupilos en las más altas instancias de la política. Luis Camilo Osorio era uno de esos alumnos con visión de futuro, estudioso como el que más, conservador y con un claro sentido de las investiduras, la majestad de las instituciones como la Presidencia, de la Justicia y del Congreso, al que llegaban las más preclaras inteligencias.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
16 de diciembre 2001 , 12:00 a. m.

En la Javeriana de los sesenta la Facultad de Derecho tenía el peso que le daba su decano Gabriel Giraldo SJ., cura malaspulgas, inteligente y arbitrario que administraba una rosca a la que su implacable intuición le adjudicaba futuro prometedor. Quienes no estaban en la rosca del padre lo tildaban de dictador y se querellaban contra la falta de democracia. Pero el cura se salía con la suya, hasta producir lo que alguna vez se llamó "la Javeriana al poder", con docenas de sus pupilos en las más altas instancias de la política. Luis Camilo Osorio era uno de esos alumnos con visión de futuro, estudioso como el que más, conservador y con un claro sentido de las investiduras, la majestad de las instituciones como la Presidencia, de la Justicia y del Congreso, al que llegaban las más preclaras inteligencias.

Sus compañeros lo recuerdan envuelto en un gran abrigo de paño, que había pertenecido al abuelo y que le daba aire clásico en medio de los jeans y las chaquetas de pana. Hoy, a sus 58 años, Osorio exhibe una respetable hoja de vida en la que, a un exitoso ejercicio profesional, une desempeño brillante en los cargos de viceministro de educación, negociador de paz de Belisario, Registrador, Magistrado del Consejo de Estado, Consejero en la Embajada en la República Federal Alemana, donde aprendió alemán fluido, y profesor en universidades de Bogotá y la provincia, donde su interés es el desarrollo de sus estudiantes, auparles la creatividad y enseñarles a pensar, porque considera que la cátedra magistral pertenece al pasado.

Ya desde que era estudiante dictaba clases para ayudarse pues, como parte de una familia paisa por los cuatro costados, con ocho hijos que educar, la cosa no era fácil. Paisa de todo el maíz, asegura que lo suyo fue muy tradicional, de costumbres muy parroquiales y que es antes que nada hombre de familia, padre muymadrei de tres profesionales que le heredaron el vicio de trabajar y que comparten su idea de que la unión familiar y la solidaridad colectiva son semillas de paz. En lo paisa se reconoce también como medio ortodoxo, medio exagerado, medio sicorígido en algunas cuestiones, pero también en lo laborioso, lo familiar y tal vez el egoísmo a nivel de sus allegados y sus ideales.

En el rastro que sigo de este fiscal, peliblanco desde muy joven, encuentro unanimidad en los calificativos de noble, ponderado, ecuánime, estudioso, pacífico, estricto en el cumplimiento de su deber lo cual puede ser un defecto si la manía de trabajar se le convierte, como es su caso, en adicción. Es gocetas, buen conversador y tiene una gran curiosidad por temas diversos como el arte, puesto que a su familia la han visitado las musas: es pariente del gran Barba Jacob y tiene dos hermanos pintores. Apasionado por la música clásica, pero también por el bolero y el tango, insaciable lector de literatura latinoamericana y de filosofía, de derecho y arrumes de documentos que estudia prolijamente, es el último en acostarse al filo de la madrugada y el primero en levantarse antes del alba para leer prensa y preparar memorandos.

Tirios y troyanos le reconocen una buena organización y un gran sentido administrativo, como lo demostró a su paso por la Registraduría, que por primera vez inició la entrega de datos electorales dos horas después de clausuradas las urnas. Como de las aguas mansas líbreme Dios, la bondad se le va al traste con las faltas a la verdad y la objetividad. Lo revienta lo que define como sesgamiento en todos los temas, que hoy es pan nuestro. Aunque reconoce que muchas veces los intereses políticos no pueden ser convergentes y que cada vez es más dura la lucha, no encuentra justificación para que se desvirtúe la verdad, lo cual encuentra repugnante y resulta muy significativo ahora que está en el ojo del huracán.

El fiscal general es hombre sociable a quien, a pesar de un asomo de timidez, no le cuesta trabajo integrarse y quien tiene más bien pocos amigos, pero de muy vieja data. Treinta y cinco años después, aún mantiene un combo universitario indestructible, que se reúne periódicamente y que conforman Juan Camilo Restrepo y María Teresa Herrán, Juan Sebastián Betancur, Maristella Sanín, Gustavo Tobón, Jorge Iván Villegas, Sarita Ordóñez, y Stella, su mujer, todos muy del gusto del cura dictador de la Javeriana. Recién salido de la universidad y picado por el bicho de la política, estuvo jalándole a la posibilidad de ser concejal, experiencia que resume con humor: "en la primera intentona estaba de quinto en la lista y fueron elegidos cuatro. En la segunda estuve en tercer lugar y eligieron dos, en la tercera estuve de segundo y no sacamos sino uno y cuando ya encabecé lista y obtuve doce mil votos, fue la elección en que se necesitaron 12.500. Ahí deserté porque, además, es una actividad en la que uno termina peleándose con los amigos y dándose codazos con los de su mismo partido. Me quedó grande ese tipo de política porque no fui lo suficientemente agresivo ni lo suficientemente displicente con algunos valores. Eso me sacó de la política". Por esa época era cercano a Misael Pastrana, amigo de su papá, y fue nombrado consejero en Alemania donde estuvo cuatro años y adquirió la férrea disciplina que lo caracteriza. De su jefe, Carlos Restrepo Piedrahita, dice que lo formó en una escuela de choque con mucha exigencia que lo preparó para todas sus luchas. De su amistad con Andrés Pastrana cuenta que aun cuando lo respaldó en su lucha por la alcaldía, no hizo parte de esa administración ni en la actualidad forma parte del combo palaciego. Uno de sus hermanos, casado con una dama japonesa fue uno de los aportantes aLa Prensai , en cuya representación hizo parte de la junta directiva. "Nunca participé en otros negocios de la familia Pastrana, como se ha dicho.".

Terminado el perfil que nunca le habían hecho, debo decir también que, amigos, familiares, compañeros de trabajo y subordinados, dicen que tiene una voluntad de acero y un temple que no le permite claudicaciones. Desde el momento de posesionarse, los medios no le han dado tregua, tronando contra cada movimiento de la Fiscalía y cuestionando todas sus actuaciones. Es decir, haciendo lo que se acostumbraron a hacer en un país donde la justicia es endeble y la impunidad rampante: arrogándose el derecho de condenar, suplantando, de paso, a los jueces, lo cual no deja de ser paradójico.

No ha tenido luna de miel con los medios, que parecen sospechar y poner en tela de juicio y por anticipado, su gestión. La razón parece residir en su amistad con los Pastrana y en la prevención frente a su nombramiento, ya que muchos se anticiparon a su elección, expresando temor a que se convirtiera en un fiscal de bolsilloi .

- Las personas deben ser medidas por sus capacidades, independencia, idoneidad, trayectoria y sus resultados, de los cuales, y lo digo sin soberbia, pero con convicción, le he dado ejemplo al país.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.