ESOS RELATOS GRIEGOS!

ESOS RELATOS GRIEGOS!

Creo que he hecho un descubrimiento trascendental: La Odisea es un texto sagrado! Es una guía secreta para el camino del iniciado!.

13 de diciembre 1997 , 12:00 a. m.

Trataré de mostrar cómo Ulises es el símbolo homérico de la valentía para vencer los 12 avatares que azarosamente libra durante su regreso de Troya a su patria, su hogar, Ytaca.

El mito del eterno retorno al lugar de origen, el gran vacío, la muerte, la resurrección, el juicio, la reencarnación y todo eso que ahora con tantos movimientos místicos nuevos se ha puesto a la orden del día tanto en Japón como en Estados Unidos, (quiero decir Oriente y Occidente,) aparece en la literatura occidental como un sino ineluctable.

La Odisea, al igual que La Divina Comedia, ha empezado a entusiasmarme últimamente, tanto como los boleros, o la meditación en el sonido celeste. Hay cosas que no se pueden sentir, sino después de los cuarenta.

Voy a señalar por hoy, seis de las doce estancias del retorno de Ulises reseñadas en el prólogo a una reciente edición de los clásicos, que ha hecho Planeta. Aquí va: I. Ulises comienza el retorno con Agamenón; pronto una tempestad los separó .

Ahí está el primer símbolo, la tempestad del cielo que le recuerda al hombre que su retorno al hogar verdadero es un trabajo solitario.

II. Llegó a Tracia... y Marón, sacerdote de Apolo, le regaló 12 jarras de buen vino .

El número doce representa las 12 constelaciones, los 12 meridianos. Cabalísticamente el uno y el dos suman tres, el número del Misterio. El vino es la sangre de la tierra y simboliza una iniciación para poder atravesar el océano del mundo y fundirse con el océano de amor, que es Dios.

III. Un fuerte viento del norte, lo empujó hasta la costa de Citera .

El viento es un símbolo celeste que significa imaginación y creatividad con dulzura. Se agrava si es del norte, que simboliza lo frío, lo oscuro, la muerte, las aguas profundas, el abismo.

IV. ...En el país de los lotófagos le ofrecieron el fruto del país, el loto, tan exquisito que los griegos no deseaban partir de allí; Ulises les obligó a zarpar .

Ay, el loto ! el beso, según Wu Hsien, poeta chino del Siglo II, es el vehículo del elixir del loto rojo, que se encuentra escondido debajo de la lengua de la mujer y el varón debe tragar en cada beso. Es dulce y muy apreciado en las ceremonias de iniciación a la sexualidad sagrada, conocida como relación angélica-dual entre los taoistas, para quienes los néctares femeninos poseen un extraordinario poder de sanación.

En Asia, el loto es la flor que simboliza la pureza, porque a pesar de surgir de aguas pantanosas, no está manchada por ellas.

V. Pasaron por la Isla de las Cabras, donde se avituallaron en abundancia .

Sobran comentarios, la cabra es el arte para los chinos y la libertad en Occidente. En India, la palabra sánscrita que la designa es Prakriti, que también significa, nada menos que, la madre del mundo, la sustancia primera.

VI. De allí fueron al país de los Cíclopes, en Sicilia. Ulises desembarcó y entró en una cueva, cuyo dueño era Polifemo, el gigantón que poseía un solo ojo .

Y aquí sí tuerce la puerca el rabo. Al demonio se lo representa, a menudo, en la tradición cristiana, con un solo ojo en medio de la cara, lo cual simboliza el dominio de las fuerzas oscuras, instintivas y pasionales. Ulises lo vence con inteligencia, convirtiéndose en Nadie , es decir, venciendo su ego y clavando un tizón encendido, símbolo de la luz, que vence a la oscuridad.

Pero resulta que en la tradición yoga de Sant Mat, al iniciado se le abre la luz en el tercer ojo que se encuentra en medio de las dos ceja. Allí recibe la Luz Divina que vence la oscuridad de los cinco ladrones que son: la ira, la lujuria, el apego, la vanidad y el egoísmo. El episodio entre Ulises y el cíclope Polifemo, puede degustarse mucho más si se conoce la sazón de la simbología oriental.

Por ahora quisiera invitarlos a releer los clásicos. Espero que mi vecino, Moncho Ramón, tenga a bien opinar sobre lo divino en La Iliada, que nos dé una manito. En fin que le echemos ánimo a la gente para que le pierdan el miedo a los clásicos. Tengo un sistema infalible con los adolescentes: pago a mil barras la pregunta bien contestada sobre las aventuras de Odiseo , y se sacuden enseguida del televisor. Continuaremos leyendo con el Otro Ojo, tratando de descubrir más cosas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.