DETIENEN A SOSPECHOSOS DE MASACRE EN MÉXICO

DETIENEN A SOSPECHOSOS DE MASACRE EN MÉXICO

Los restos de las 45 personas masacradas en el sureño estado mexicano de Chiapas fueron sepultados ayer en ataúdes manchados de sangre, durante una solemne ceremonia de Navidad, mientras que las autoridades anunciaban la detención de 41 personas sospechosas de participar en el crimen.

26 de diciembre 1997 , 12:00 a. m.

Antes del funeral, desconsolados familiares atacaron a 15 personas a quienes acusaron de estar involucradas en la masacre, que ocurrió el lunes, cuando desconocidos con armas automáticas irrumpieron en un campo de refugiados.

Las autoridades detuvieron a 41 sospechosos para interrogarlos, dijeron medios de prensa locales citando al procurador general, Jorhe Madrazo.

En declaraciones a la prensa en Tuxtla Gutiérrez, capital del estado de Chiapas, Madrazo indicó que el gobierno esperaba dictar auto de formal prisión.

Otras versiones dijeron que entre los detenidos había militantes del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI) del presidente, Ernesto Zedillo.

Mientras se dirigían al funeral, pobladores atacaron a un grupo de hombres que pasaba en un camión, acusándolos de estar entre los que mataron a sus familiares. Golpeados y pateados, los sospechosos fueron entregados a autoridades judiciales.

Ellos son los cabecillas de la matanza. Ellos estaban entre los asesinos de nuestros hermanos y familiares , dijo Cristóbal Gutiérrez, uno de los sobrevivientes de la masacre.

El gobierno de México rechazó tajantemente las imputaciones lanzadas en su contra por el jefe supremo del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (Ezln), el subcomandante Marcos , pues son falsas y sólo contribuyen a crear un clima de confusión .

El líder rebelde acusó al presidente Ernesto Zedillo de tener la responsabilidad directa por la matanza.

En un comunicado, el dirigente zapatista culpó a oficiales del Ejército mexicano de dar entrenamiento militar a los asesinos reclutados por el (gobernante) Partido Revolucionario Institucional (PRI) , que perpetraron la matanza.

Pero el Ministerio del Interior sostuvo que el Gobierno Federal nunca ha auspiciado acto ilegal alguno, mucho menos el doloroso y reprobable suceso ocurrido en el municipio chiapaneco de Chenalhó.

El múltiple crimen es hasta ahora el peor acto de violencia en México desde que al menos 140 personas murieron durante la sorpresiva ofensiva de la guerrilla zapatista en Chiapas, en enero de 1994.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.