INVASIÓN JAPONESA EN LA COSTA

INVASIÓN JAPONESA EN LA COSTA

Más de una vez al día, cuando alguien en la calle o el estadio lo saluda con un: hola, chino! , Kaku Iwamoto se detiene a aclarar: Japón, Japón. No chino. Soy de Japón .

15 de diciembre 2001 , 12:00 a.m.

Más de una vez al día, cuando alguien en la calle o el estadio lo saluda con un: hola, chino! , Kaku Iwamoto se detiene a aclarar: Japón, Japón. No chino. Soy de Japón .

Iwamoto habla ligeramente el español -que aprendió entre junio y septiembre pasados, en México-, pero desconoce que en el Caribe colombiano a cualquier oriental se le dice chino .

El es uno de los cuatro beisbolistas japoneses que desde el 30 de noviembre participan en el Campeonato Profesional Colombiano 2001-2002. Es jardinero derecho del equipo Eléctricos de Barranquilla.

Los otros son los lanzadores Yasushi Hirose (de Caimanes de Barranquilla) y Furukawa Junya (de Indios de Cartagena), y el jardinero derecho Ukita Keichiro (de Tigres de Cartagena).

Son los primeros japoneses que juegan en equipos de béisbol colombianos. Llegaron de Estados Unidos, donde militaron en las ligas independientes, contratados por Edgar Pérez, agente del Team Rentería, empresa organizadora del torneo. Traerlos era novedad y se quiso motivar al público , dice Alberto Agámez, jefe de prensa del Team.

La expectativa era mayor, toda vez que el hombre del año en las Grandes Ligas fue el jardinero derecho japonés Ichiro Suzuki (de los Marineros de Seattle).

Por hablar español, Iwamoto es privilegiado. Pide la comida que le apetece -pastas y verduras- en el comedor de un supermercado, frente al hotel. Hasta lo han visto comiendo arepa de huevo en el estadio Tomás Arrieta, pero él la llama papa .

Estos japoneses (los que viven en Barranquilla) son serios y casi siempre están juntos. No salen. Solo van al supermercado y al estadio , dice Alfredo Pacheco, portero del hotel.

Como el béisbol es de muchas señas, no les afecta el idioma. Con quitarse la gorra, los entrenadores les indican si están disponibles para lanzar. Si ellos responden igual, entonces van al campo.

Por el contrario, los que viven en Cartagena hablan con la mirada y la sonrisa. Furukawa, por ejemplo, usa la cabeza para mantener la conversación .

Nunca deja la llave en la recepción y siempre lleva consigo un diccionario japonés-español. Pero no dice ni pío en español. Solo se queja, en japonés, de las quemaduras del sol , dice una empleada del hotel donde se aloja.

Hirose e Iwamoto -que se conocieron en el viaje desde Estados Unidos-, tienen sus quejas. Las calles son peligrosas, porque no hay zonas para caminar , dice Hirose. Los carros pi, pi, siempre y corren como locos , asegura Iwamoto.

La invasión japonesa , como calificó un aficionado la llegada de los nipones, se amplía. El Team Rentería anunció que ayer en la noche llegaban dos japoneses más: el jardinero y primera base Shunjel Nose y el jugador de campo interior Hashimoto Go.

Iwamoto dice que se siente bien. Se está adaptando, aunque él siga tratando de aclarar, en la calle o el estadio, que es japonés y no chino.

DE COLOMBIA PARA JAPON.

Deportistas colombianos también han emigrado a competir por temporadas en Japón.

Entre los casos más conocidos está el del golfista Eduardo Herrera, que desde 1989 permanece en esas lejanas tierras.

El boxeador profesional Juanito Herrera hizo carrera por dos temporadas en Tokio, entre 1993 y 1994, y adoptó como apodo Watanabe , el apellido de su apoderado nipón de nombre Toru.

El pugilista regresó luego de perder su invicto allá y la clasificación mundial del peso mínimo.

Dos futbolistas profesionales estuvieron también hace poco en el país oriental: Nixon Pera y James Angulo.

Y otros dos deportistas, ex Selección Colombia de Fútbol, defienden los colores de clubes orientales: Ever Chaca Palacios y Hermann Carepa Gaviria.

FOTO/Wilfer Arias.

Los beisbolistas japoneses Furukawa Junya y Yasushi Hirose hacen parte de la cuota extranjera de los equipos de Cartagena.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.