Secciones
Síguenos en:
UN NIÑO CON TÉCNICAS DE HOMBRE

UN NIÑO CON TÉCNICAS DE HOMBRE

Una plaza casi llena, excepto en los tendidos de sol que tuvo una asistencia como organizada por un político, pues parecían llenos pero había claros muy disimulados, se abrió de capa ayer la cuadragésima feria taurina de Cañaveralejo, con la tradicional novillada, que se inició bajo una temperatura de 30 grados.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
27 de diciembre 1997 , 12:00 a. m.

Fue una tarde que comenzó con un magnífico ambiente taurino, con notorias ganas de la afición de ver toros, lo cual casi hizo pasar desapercibida una pequeña manifestación de jóvenes ecologistas que protestaban por las corridas, sobre la calle 5a., frente a la plaza.

Pero bien, comencemos por hacer notar que ayer en Cali debutaron tanto la terna como la ganadería de Juan B. Caicedo, que envió un encierro cómodo, y cuyos novillos, con un promedio de 420 kilos, desiguales en comportamiento, fueron nobles en general. Cuatro de ellos embistieron y de haber sido mejor lidiados, el asunto hubiera resultado si se quiere apoteósico.

Pero desafortunadamente los dos novilleros colombianos: Ramiro Cadena y Paquito Perlaza carecen aún de la suficiente técnica, del oficio necesario, o a lo mejor, como era prácticamente su presentación en sociedad, precisamente frente a sus educadores, ante quienes le han ofrecido el respaldo, la responsabilidad pesó demasiado. Pero, la cosa no es para asustarse; pues cuando se está por ahí entre los 15 y los 17 años, hay tiempo suficiente.

El primero de la tarde fue un novillo corniabierto, con 426 kilos, que salió con un pitón descobillado, al que Cadena saludó con tres verónicas de buen corte. El novillo engañó, como lo suelen hacer casi todos los toros, porque al comienzo fue pronto, pero igualmente pronto se apagó, y perdió fuerzas. El novillero logró ejecutarle algunos derechazos bajando la mano, a base de porfiar, lo cual fue equivocado porque el novillo con mayor razón doblaba las manos. Pegó algunos naturales, pero sin suficiente temple. Y a la hora de matar tuvo el defecto de salirse de la suerte, por lo que pegó un bajonazo antes de la estocada entera. No obstante lo aplaudieron.

El segundo de sus novillos salió ahí como quien va de paseo. Era abanto, salía suelto del engaño, echaba la cara arriba. Picado el novillo, El Juli también se picó y ejecutó un quite con tres faroles muy vistosos y muy aplaudidos. Cadena brindó a su maestro Alfonso Vásquez II, y desgraciadamente desaprovechó el novillo, porque cometió el error grave de no poder templar la embestida del animal, que era franca. Lástima. Una faena larga, sin lograr torear. Cuando dobló el novillo Cadena se alegró, pero se encontró con un público que lo pitó, pues había entendido lo que el novillo no comprendió.

El Juli es apenas un niño, un monito de 15 años, alegre, artista y con un oficio que parece de un hombre mayor. Julián López viene de triunfar en México y en otras plazas de América, y salió ayer por la puerta grande de Cañaveralejo. Increíble que un niño sepa tanta cosa frente a un toro, que tenga la serenidad y la sabiduría para resolver todo lo que se le va presentando a lo largo de la lidia. Es cosa como de genios.

Se dio a conocer en Cali con tres verónicas y media ante un novillo que no lo quería ni ver, pero al que él le salió al encuentro y le arrebató los tres lances. Después, en el centro del redondel, ejecutó chicuelinas suaves, quieto, como de torero viejo. Le funciona la cabeza, tiene ojo, porque nadie daba diez centavos por Pamplinero . El vio que valía y le dijo a la afición va por ustedes, y, una faena, que se la fue sacando por gotas, obligando al toro a embestir primero sobre la diestra y después en una tanda de naturales. Pero por ese pitón el novillo iba hacia el niño. Terminó con manoletinas y con una estocada a ley, para cortar la primera oreja de la tarde y de la feria.

Pero eso no era todo, porque en el quinto de la tarde, que no se empleó en la capa, sereno, centrado, fue ejecutando derechazos rematados con los pases de pecho hacia adentro. Eso, después de que parecía que el novillo no iba a servir, y cuando los que saben habían dicho se llevó el peor lote. Toreaba, y después de que una bella mujer en barrera dijera el pelao sabe bastante , también Carlos Ilián, el presidente de la corrida, ordenaba tocar el pasodoble. El público de pies aplaudía las series, los cambios de muleta, la forma de aguantar, tocando la pañosa para obligar al novillo a continuar el recorrido. Y como lo que bien empieza bien termina, ejecutó un estocadón dando el pecho y metiendo la mano. Dos orejas. Y una vuelta al ruedo apoteósica, en que las peñas le tiraron sus sombreros a los pies, como signo de que lo que hizo es digno de admiración. Se fue en hombros.

Paquito Perlaza es otro muchachito de 15 años. Toreó primero a un novillo de 376 kilos, ensabanado y careto. En este tuvo de bueno que nos dejó ver lo difícil que es torear bien, porque el buen novillo metía la cara, pero Paquito no tuvo mando ni temple, está verdecito. Mató de dos estocadas atravesadas, porque se sale de la suerte, y el novillo fue aplaudido rumbo al destasadero.

En el sexto. de 420 kilos, puso la mano al fuego. Sacó la raza colombiana y se la jugó en la capa con dos afarolados de rodillas y una larga casi en el centro. Luego vino un tercio de banderillas largo e impreciso. Paquito brindó al público y logró algunos muletazos de mejor trazo que en su primero. Mas poco a poco volvió a acusar la falta de oficio, y pasó angustias a la hora de matar porque la primera espada quedó entre cuero y carne. Pinchó varias veces y sonaron dos avisos.

Hoy, primera corrida con los colombianos César Camacho, Sebastián Vargas y Hernán Ruiz El Gino , con un encierro del Aceituno.

Aliños Es casi que irreverente decir que en toros se dé una chiva. Pero, periodísticamente sí. Pues la Corporación Plaza de Toros de Cali sigue en su empeño de propagar la fiesta brava. En próximos días llegará una plaza de toros portátil, con capacidad para cuatro mil personas, que será puesta al servicio en Colombia.

* * * Mañana en Choachí, Cundinamarca, se inaugura una bonita y cómoda plaza de toros, en concreto, con capacidad para cinco mil personas. Al parecer habrá un lleno, debe ser, porque el cartel lo amerita: César Camacho, Nelson Segura y el español Luis Francisco Esplá. Tiene la afición de ese sector de Cundinamarca la oportunidad, de ver una corrida de postín.

* * * Un nuevo coso taurino, que estará en estas tierras del Valle, seguramente en el gran Caldas, Nariño, en general, donde se le requiera. Jairo Antonio torea el domingo en Aipe, Huila, en compañía de Guillermo Perla Ruiz. Matan cuatro toros de Ernesto Gutiérrez Arango.

* * * Al comenzar la Feria de Cali, se vuelven a ver las caras de los integrantes de la fiesta, que apenas año a año aparecen por estas tierras colombianas. También los subalternos, quienes se dedican a otros oficios, fuera de temporada, o están en las plazas de provincia, e inclusive por tierras ibéricas. Ahí estaban, otra vez en el ruedo de Cali, Luis Balanta, Wilson Chaparro El Piña , El Topito , Rafael Gómez El Pollo ; también Gustavo García Jeringa , después de su primera temporada con César Rincón. Le ha sentado el clima de España. Jeringa , que era de frágil contextura, viene gordito.

* * * Otra vez comenzó anoche, igualmente, el movimiento taurino en los hoteles Intercontinental, Dann, y otros. Llegan los apoderados, toreros, ganaderos y periodistas de España. En fin, los integrantes de la fiesta brava están bajando maletas en estos días en Cali.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.