UN NIÑO DIOS POR LA PAZ DE COLOMBIA

UN NIÑO DIOS POR LA PAZ DE COLOMBIA

El mundo cristiano con gran fervor y lleno de esperanza celebra esta noche la llegada del Niño Dios. Es una fiesta de regocijo y recogimiento, tradicional y antigua como el catolicismo, fe que profesan en su mayoría los colombianos.

24 de diciembre 1997 , 12:00 a. m.

Aunque con los problemas de orden público que vive el país el festejo se opaca un tanto, es la fecha propicia para pedir por la anhelada paz. Igual se solicita conservar ese ambiente de congregación familiar y de fe en el Niño Dios, frente al cual se reúnen los abuelos, padres, hijos y nietos.

Es 24 de diciembre, tiempo de abrazos, villancicos, la natilla y los buñuelos.

Hoy es Nochebuena, bella ocasión para propiciar la unión, olvidar rencores, compartir sanamente, sin excesos.

Como se sabe la Navidad es una fiesta que tiene dos componentes principales: el espiritual y el comercial. En este último se hacen presentes las cantidades de juguetes que los niños en medio de su inocencia piden de regalo y para complacencia de ellos el comercio ofrece en distintos tamaños, variedades y presupuestos.

Así, esta noche el Niño Dios, siguiendo la tradición, dejará su obsequio, los mismos que este año para ellas serán lindas muñecas barbies, las vajillas de té, mientras que para ellos no pueden faltar los carros. Pero como estamos en la entrada de un nuevo siglo donde los computadores y los robots son parte primordial, también hacen parte del pedido al Niño Dios.

Por supuesto los juguetes de siempre como bicicletas, patines y balones de fútbol, aparecen en la lista de preferencia, los que también según los vendedores de la Feria del Juguete ubicada en el Parque Universal, son bastante solicitados.

La llegada del Niño Dios es una celebración de carácter espiritual, puesto que, según la tradición cristiana, conmemora el nacimiento de Jesús como regalo de su Padre para salvación de la humanidad.

Por lo tanto, es la temporada indicada para expresar nuestro afecto por los seres queridos, así como la oportunidad ideal para enriquecer y fortalecer la espiritualidad de los niños, fomentando en ellos las virtudes que esta conmemoración supone simbolizar: la generosidad, la solidaridad y la capacidad de amar.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.