Archivo

DEPARTAMENTO DE CESAR CUMPLE 30 AÑOS DE FUNDADO

El Cesar cumplirá mañana los 30 años de su fundación como departamento y como antesala a esta fecha la Gobernación programó una serie de eventos culturales y musicales que enmarcarán el colorido y entusiasmo de este nuevo aniversario.

20 de diciembre 1997 , 12:00 a.m.

Este departamento fue creado el 21 de diciembre de 1967 en el gobierno del presidente Carlos Lleras Restrepo, mediante la ley 25, y fue designado como primer gobernador, Alfonso López Michelsen, independizándose así del Magdalena Grande. Entre los gestores de su creación estuvieron José Antonio Murgas y Aníbal Martínez Zuleta.

Con una extensión de 22.000 kilómetros cuadrados y una población de 750.000 habitantes, el departamento cuenta con 25 municipios, ya que en la semana pasada la Asamblea aprobó el proyecto de ordenanza para convertir al corregimiento de Pueblo Bello, en el nuevo municipio.

Pese a la delicada situación de orden público por la que se atraviesa en los últimos diez años ante la polarización de la guerra entre la subversión y grupos de autodefensa, sus dirigentes han administrado con pujanza esta región del litoral Caribe que avizora un futuro un mejor porvenir.

Se pronostica un buen panorama en el Cesar, basado en su riqueza mineral por los yacimientos de carbón que tiene en los municipio de La Jagua de Ibiríco, Chiriguaná, Becerril y El Paso.

A esto se le suma los nuevos contratos que recientemente se firmaron para este último municipio que representará el incremento de las regalías para la inversión social del departamento. La reserva carbonífera del Cesar está calculada en 1.993 millones de tonelada.

Tradicionalmente ha sido un departamento agrícola, donde imperó el cultivo del algodón que ahora ha cedido su terreno a la siembra de la palma africana, que se constituye para el futuro en el cultivo más rentable. Hay cultivadas 28.000 hectáreas y para el 98 se calcula la siembra de otras 1.000. La producción de este año fue de 100.000 toneladas de aceita de palma. Asimismo la ganadería se mantiene en pie de lucha por seguir manteniendo su producción enfrentando los problemas de inseguridad en el campo.

A parte de su riqueza cultural con la música vallenata, el Cesar cuenta con asentamientos indígenas en las estribaciones de la Sierra Nevada, donde habitan los Arhuacos, Koguis, Arzarios, Kankuamos, Chimilas y para la serranía del Perijá, viven los Yucos.