Secciones
Síguenos en:
ESTAMOS CARGAMOS UNA CRUZ

ESTAMOS CARGAMOS UNA CRUZ

Mami. Estoy triste. Una amiga me dijo que soy fea porque tengo la cara marcada y el ojo raro , le dijo entre sollozos la pequeña Consuelo*, de 6 años, a su madre María, el martes pasado en su casa lote situada en Soacha.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
14 de diciembre 2001 , 12:00 a. m.

Mami. Estoy triste. Una amiga me dijo que soy fea porque tengo la cara marcada y el ojo raro , le dijo entre sollozos la pequeña Consuelo*, de 6 años, a su madre María, el martes pasado en su casa lote situada en Soacha.

No era la primera vez que la niña le hacía ese comentario desalentador. No sé qué responderle. Sobre todo cuando la miro y veo que debo taparla siempre de pies a cabeza, para que no le vean las cicatrices y los injertos que le han hecho para mejorarle las quemaduraslamenta la madre.

Es el drama que vive la pequeña desde hace un año, por las secuelas de la explosión de pólvora causada por su padre, Ricardo Alvarado, cuando manipulaba un tarro de fósforo con el que intentaba armar una mecha en su casa. El sufrió quemaduras de primer grado en el brazo. Terminó en el servicio de urgencias del hospital Simón Bolívar, con su hija. Mientras él duró dos meses hospitalizado, Consuelo tardó un mes.

Pero las tragedias por el uso de la pólvora continúan, pese a las campañas y a la prohibición del uso de artefactos pirotécnicos en esta Navidad. A la fecha, 14 menores han sufrido quemaduras en las manos y algunos en los ojos, por el empleo particularmente de luces de bengala, mechas y esponjillas.

Son niños que fueron atendidos ambulatoriamente en los hospitales, por no presentar quemaduras de mayor gravedad. Sus curaciones y la fisioterapia les cuesta a los centros asistenciales más de 200 mil pesos al día. Cuando el quemado requiere hospitalización, su atención puede valer hasta un millón de pesos diarios, dicen las enfermeras del pabellón de quemados del Simón Bolívar.

En casi todos los casos consultados, los padres de los niños lesionados negaron haberles comprado los artefactos a sus hijos.

Mi niño encontró la mecha en la calle y como vio a los vecinos totiándolas , quiso hacer lo mismo. Solo me di cuenta cuando le explotó cerca del ojo. Aquí en el barrio (Tintalito de Kennedy) la pólvora la vendieron en todas , expresa Lisette Ariza, madre de William Ariza de 2 años que sufrió quemaduras en una mano el pasado 7 de diciembre.

Mauricio Mojica, del barrio San Cristóbal Norte, pensó que las luces de bengala eran inofensivas. Por eso, la noche de las velitas le acercó una a Julián, su bebé de 7 meses. Las chispas le causaron al recién nacido quemaduras de primer grado en una mano. Por no ser graves, el Simón Bolívar lo dio de alta prontamente.

Los padres de los niños quemados tienen que presentarse ante la Alcaldía mayor, según quedó consignado en los hospitales. Si resultan responsables, la Administración advirtió que pueden terminar en la cárcel.

Ellos tuvieron suerte. Quizás otros no la tengan, como nosotros que cargamos la cruz y el sufrimiento de tener una hija con cicatrices que no se pueden quitar , deplora María.

Las víctimas.

De los 14 quemados entre el primero y el 12 de diciembre, el 97 por ciento era menor de edad. De este total de víctimas, 6 tenían menos de 5 años, uno de ellos era apenas un bebé de 7 meses.

Por lo menos 8 los pequeños, sufrieron heridas en el globo ocular de los ojos. Los demás, tuvieron las quemaduras en las manos. Las lesiones fueron provocadas por uso de luces de bengala, mechas y esponjillas, informó la Secretaría Distrital de Salud.

Los quemados procedían de barrios principalmente de Puente Aranda, Engativá, Kennedy y Suba.

Casi todos los menores sufrieron las quemaduras la noche del 7 de diciembre. Pero en cuatro de los casos, los padres por temor a las sanciones de las autoridades, solo llevaron a los pequeños a los hospitales hasta esta semana, debido a que las heridas se infectaron. Fueron dados rápidamente de alta.

Foto. Archivo / EL TIEMPO.

Durante diciembre del año pasado se presentaron 135 quemados, el 85 por ciento era de estratos 1 y 2.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.