Secciones
Síguenos en:
SERPA EL NEOLIBERALISMO

SERPA EL NEOLIBERALISMO

Aunque cierta candidata a la primera magistratura de manera alegre lo niegue, los principios neoliberales que se han venido aplicando en Colombia desde la administración Gaviria, no están sepultados, al contrario, cada vez causan más estragos.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
07 de diciembre 2001 , 12:00 a. m.

Aunque cierta candidata a la primera magistratura de manera alegre lo niegue, los principios neoliberales que se han venido aplicando en Colombia desde la administración Gaviria, no están sepultados, al contrario, cada vez causan más estragos.

En los últimos 10 años Colombia experimentó cambios radicales, más para mal que para bien. El empleo oficial que representó casi el 10 por ciento de la población económicamente activa se redujo a la mitad, mientras el empleo y el subempleo se duplicaron. El reducido número de empleos que se mantienen es inestable por las formas de contratación; lo anterior constituye el principal ingrediente de la actual recesión.

Las políticas antisociales han conducido a la deshumanización del país en todos los frentes, el sistema financiero ya no presta servicios, ofrece productos, los índices de desnutrición escolar se han elevado, las universidades se clasifican como empresas según sus ventas, los clubes deportivos ya no transfieren jugadores, sino que los compran y los venden, etc.

Sin duda una de las fases recientes del candidato Horacio Serpa, que mayor expectativa ha creado, es la que se refiere a que se propone erradicar el neoliberalismo; esto por supuesto implica un conjunto de propósitos complejos, polémicos y de acciones casi heroicas hacia el futuro. Si bien el liberalismo lideró las principales reformas económicas y sociales durante el siglo XX, las condiciones actuales para ubicar a nuestro país dentro de los principales intervencionistas que imperaron desde los años 30 hasta los 80, no permitirán cumplir plenamente dichos propósitos.

Por tanto, en un eventual gobierno del candidato Serpa, si logra por lo menos detener el continuo avance en la aplicación de los principios monetarios y suavizar o humanizar el efecto de las medidas tomadas, este podría considerarse satisfecho. Lo anterior implicaría cambiar prioridades de la política económica, empezando por anteponer el incremento de los índices de empleo a la reducción de la inflación y en déficit fiscal, esto podría beneficiar a la gran mayoría de los colombianos, quienes en menor o mayor medida hamos sido afectados por la prolongada recesión.

Cualquier gobernante que logre reducir sustancialmente niveles de desempleo, subempleo e informalidad, podrá solucionar la mayor parte de los problemas, inclusive el conflicto armado y construir las bases para la ansiada recuperación económica.

* Docente UPTC

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.