Secciones
Síguenos en:
CAL Y ARENA

CAL Y ARENA

Hay por estos días dos noticias importantes para la economía y el bienestar de los colombianos. Una - mala - es que la concentración de la riqueza ha aumentado en los últimos años en Colombia. La otra - buena- es que se ha confirmado el fin de la recesión y la consolidación de la reactivación.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
18 de diciembre 1997 , 12:00 a. m.

Empecemos por lo negativo: el 20 por ciento más rico de Colombia recibe 14 veces el ingreso del 20 por ciento más pobre. Esta aguda concentración de la riqueza se ha empeorado en los últimos 15 años - en 1982 la misma relación era de 10 a 1.

Ahora bien, es crucial entender cual es el meollo del problema. Compartimos plenamente el diagnóstico del Director de Fedesarrollo - Mauricio Cárdenas, cuando afirma que el origen del mal no está en la apertura sino en la falta de acceso a la educación superior y sobretodo en el elevado desempleo y la persistencia de la inflación en niveles excesivos.

Entonces lo que hay que hacer es promover el crecimiento y atacar la inflación, con lo cual se estimula la generación de empleo y por esa vía se mejora la equidad. Y simultáneamente hay que redoblar los esfuerzos en la oferta educativa a nivel superior, para que más colombianos tengan la oportunidad de prepararse y así tener mayores probabilidades de generar ingresos superiores.

Lo anterior, que suena tan obvio, no ha sido puesto en práctica en los últimos años. Por eso los resultados en distribución del ingreso son malos. No hay que echarle la culpa a la internacionalización de la economía, sino a la estanflación ( recesión con inflación) vivida recientemente.

Pero por fortuna, hay que reconocer - sin dudas - que lo peor de la crisis económica (con la excepción del déficit fiscal), pertenece al pasado. El año entrante se perfila como un año aceptable. Crecer al 4.5 por ciento está aún lejos de las tasas necesarias para salir del atraso pero es bastante mejor que el 3.3 por ciento de éste año y el 2.1 por ciento del anterior.

Las claves del éxito en el 98 serán el mantener un nivel de tasas de interés relativamente bajo y el evitar la revaluación del peso. Para lograr esto, es absolutamente vital moderar al máximo el gasto público. La Administración Samper tiene en los próximos meses la oportunidad de demostrar que tiene algo de seriedad y sensatez en medio de grandes presiones políticas para mantenerse en el poder a través de su hombre fuerte, el candidato Serpa.

Hay tres cosas que nunca vuelven atrás: la palabra pronunciada, la flecha lanzada y la oportunidad perdida. Proverbio chino

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.