Secciones
Síguenos en:
EL PODER DE LOS CRISTALES

EL PODER DE LOS CRISTALES

Beatriz Zinger entra en su santuario. Extrae varios cristales y regresa a su consultorio donde la espera su paciente, una mujer vestida de blanco. En las plantas de las manos y en el corazón le coloca drusas transparentes. Luego desaparece para internarse otra vez en la habitación llena de piedras sagradas.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
13 de diciembre 2001 , 12:00 a. m.

Beatriz Zinger entra en su santuario. Extrae varios cristales y regresa a su consultorio donde la espera su paciente, una mujer vestida de blanco. En las plantas de las manos y en el corazón le coloca drusas transparentes. Luego desaparece para internarse otra vez en la habitación llena de piedras sagradas.

Esta vez retorna con tres cristales de cuarzo ahumado que coloca en las plantas de los pies de su paciente y en medio de las piernas, esto -según ella- es para elevar la energía con un polo a tierra. Los sanadores decimos que el pensamiento sigue a la energía por eso consideramos que las enfermedades son bloqueos emocionales o mentales que se evidencian en algún punto del cuerpo físico; por eso, debemos ejecutar la terapia en este plano .

Además, el cristal de color café, por la ley de resonancia, emana una energía que ayuda a superar la tristeza, la depresión, a concentrar la energía y a desarrollar la practicidad y, por lo tanto, las enfermedades en los pies, las piernas, el ano, el intestino grueso, la columna vertebral, los huesos, la piel y los dientes.

Luego, en el bajo vientre, forma una flor con cinco ágatas cornalinas, piedras de color naranja que ayudan a curar enfermedades en el vaso, el hígado, los riñones, el sistema urinario y todas las aguas que circulan en el cuerpo -sangre, lágrimas, linfa-.

Esta piedra sirve, además, para los problemas de impotencia y de infertilidad. Se le recomienda a bailarines y actores, pues entre sus cualidades más sobresalientes hace que fluya el movimiento y que se pierdan los miedos.

A la altura del plexo solar hace un octágono con varios citrinos, cuarzos que ayudan a trascender las emociones, a adquirir seguridad y a recuperar la fuerza. Traducido a enfermedades físicas ayuda al sistema digestivo, el páncreas, los músculos y el intestino delgado.

Luego, con cuarzos rosados armoniza el chakra del corazón, que usualmente se ve afectado por la falta de amor incondicional, de amor propio y por la carencia de comunicación con nuestro niño interno, mal que se evidencia en enfermedades del sistema respiratorio y cardíaco, manos y brazos.

Además, según Beatriz Zinger, esta es la piedra que necesita Colombia para aprender a perdonar. Desde la antiguedad ha sido utilizada para crear vínculos eternos de paz en los pueblos , afirma.

En la garganta coloca un cristal de color azul intenso que se llama sodalita. Esta piedra se usa en los rituales de sanación para curar problemas en la mandíbula, la nuca, la tiroides, la garganta, los hombros y el omoplato, pues en la parte emocional y mental sirve para desarrollar la expresión, la comunicación interna y externa, para cerrar y abrir ciclos de vida y para atraer personas que estén en la misma frecuencia que uno.

En los ojos y la frente coloca amatista, la piedra preciosa que controla los ojos y la glándula pituitaria y que esotéricamente ayuda a sanar problemas con la madre, a prevenir adicciones y, sobre todo, a superar los propios límites.

Luego de decorar así el cuerpo de la paciente, Beatriz toma un gran cristal de color transparente y en los lugares donde se encuentran ubicadas las diferentes piedras comienza a darle círculos en el sentido de las manecillas del reloj, esto para elevar la energía y redistribuirla por todo el cuerpo.

Por la atracción y repulsión que siente al pasar el gran cristal Beatriz selecciona la piedra que es más adecuada para la persona. Con esta ejecuta otra serie de rituales que son los que después de un tiempo ayudan a curar los males de sus pacientes.

Sanación con cristales. Centro de Integración Shambalah, calle 76 No. 1Este-19. Teléfono 2170654. Horario: lunes a viernes de 8:00 a.m. a 3:00 p.m. y de 4:30 p.m. a 8:00 p.m. y sábados de 8:00 a.m. a 1:00 p.m. Valor: 30.000 pesos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.