Secciones
Síguenos en:
EL FRACASO DEL CALI

EL FRACASO DEL CALI

Nadie, en un principio, cuando llegó el nuevo año del 2001, creyó que el equipo iba a ser un fracaso. Por el contrario, se le bautizó como el Green Team (el Sueño Verde). Hasta los comentaristas lo daban como campeón aún sin jugar el primer partido del torneo profesional. Sin embargo, anoche, a pesar de ganarle 2-1 su último partido al Tolima en el Pascual Guerrero, el Deportivo Cali quedó eliminado de la final del fútbol colombiano y de la Copa Libertadores.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
13 de diciembre 2001 , 12:00 a. m.

Nadie, en un principio, cuando llegó el nuevo año del 2001, creyó que el equipo iba a ser un fracaso. Por el contrario, se le bautizó como el Green Team (el Sueño Verde). Hasta los comentaristas lo daban como campeón aún sin jugar el primer partido del torneo profesional. Sin embargo, anoche, a pesar de ganarle 2-1 su último partido al Tolima en el Pascual Guerrero, el Deportivo Cali quedó eliminado de la final del fútbol colombiano y de la Copa Libertadores.

El equipo trajo a Arley Dinas, Iván René Valenciano, Víctor Hugo Aristizábal, Rolando Vargas, Elkin Murillo, Wilmer Ortegón, William Vásquez Chacón, Rubiel Quintana, Gustavo Victoria y Gerardo Vallejo. Como técnico arribó Luis Fernando Suárez con su auxiliar Santiago Sachi Escobar. Las inversiones fueron de más de 4 mil millones de pesos.

Era el mejor, no había duda. Pero cuando comenzó la Copa Toyota Libertadores, las grietas comenzaron a asomar. Sobre todo en ese memorable partido contra el chileno Cobreloa, que el Cali ganaba por 2 goles en casa y que se dejó empatar. Allí comenzó la caída. Cali tampoco obtuvo el nuevo cupo a esa Copa, cuando lo tenía servía en bandeja.

Para el segundo semestre se puso a Néstor Otero como técnico, a quien se había traído del Tolima como una especie de mánager. Empezó bien y terminó mal, igualmente. Se fueron Valenciano y Dinas, y se trajeron juveniles como Giovanni Córdoba y Leonardo Mina Polo. Hubo un momento en que hubo esplendor, pero solo fue una ilusión. Su gran contratación, Aristizábal, que tenía un sueldo de 33 millones de pesos al mes, fue la decepción, y se fue antes de terminar el torneo.

La culpa la tenemos todos, pero la mayor responsabilidad la tienen los jugadores, a los que les faltó temperamento , dijo Fernando Marín, miembro de la junta directiva del equipo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.