Secciones
Síguenos en:
LA SHAIO DEJARÍA DE PALPITAR

LA SHAIO DEJARÍA DE PALPITAR

Aunque suene paradójico, la clínica Shaio podría dejar de latir el próximo sábado. La difícil situación económica por la que atraviesa y una carga laboral que para sus directivas es insostenible, tienen al borde del cierre a la institución más prestigiosa del país en la atención de enfermedades cardiovasculares.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
13 de diciembre 2001 , 12:00 a. m.

Aunque suene paradójico, la clínica Shaio podría dejar de latir el próximo sábado. La difícil situación económica por la que atraviesa y una carga laboral que para sus directivas es insostenible, tienen al borde del cierre a la institución más prestigiosa del país en la atención de enfermedades cardiovasculares.

Ese día vence el plazo para que la Fundación Shaio llegue a un acuerdo con sus acreedores y permita la viabilidad de la institución. El acuerdo no es otro que la suspension, por cuatro años, de los beneficios extralegales a que tienen derecho los trabajadores y que representan el 37 por ciento de las obligaciones de la entidad. Anualmente, esto representa unos 20 mil millones de pesos.

Los trabajadores de base de la clínica ya aceptaron las condiciones. Si no aportamos, simplemente nos quedamos sin trabajo dijo Carlos Mauricio Cárdenas, presidente del sindicato . Queremos seguir, esta es nuestra fuente de empleo , añadió.

Los médicos también acogieron una solicitud para que se les retuviera el 24 por ciento de sus ingresos con destino a la Fundación en lugar del 7 por ciento que venían aportando.

Sin embargo, la última palabra la tiene la Asociación Nacional de Trabajadores Hospitalarios, Anthoc, el sindicato que agrupa a por lo menos 700 instituciones del sector y que no ha querido aceptar la propuesta de la Fundación.

Nosotros lo que proponemos es: mejorar la gestión, suspender por un año los beneficios extralegales, no negociar la convención por dos años y que los incrementos salariales se produzcan según la inflación , dijo Yesid Camacho, presidente de Anthoc.

La discordia.

El factor salarial de los trabajadores de la Shaio es del 2,87 por ciento frente al promedio nacional, que es de 1,57 por ciento. Es decir que mientras un empleado de la Shaio que devenga un salario básico de un millón de pesos termina ganando 2 millones 870 mil gracias a las prebendas laborales con que cuenta, en otra institución ese mismo trabajador ganaría un millón 500 mil pesos. Anthoc dice que ese factor salarial no es del 2,8 por ciento sino del 2,3 por ciento.

De ahí que a no pocos empleados les asalte el temor de quedarse sin trabajo, pues saben que es poco probable que sean contratados en otra institución con este antecedente.

Anthoc defiende respetablemente los derechos adquiridos de los trabajadores, pero en este caso no ha querido acceder porque teme que cualquier concesión que haga pueda generar solicitudes en el mismo sentido por parte de otras instituciones , añadió Cárdenas.

Hace un año, la Shaio se acogió a la ley 550 o de intervención económica para evitar su quiebra. Durante ese lapso, ha vivido un tortuoso camino legal para sanear sus finanzas. El último de ellos, fue una tutela interpuesta ante el Consejo Superior de la Judicatura para que se respetara un primer acuerdo de conciliación, pero la tutela fue apelada y el mismo Consejo aceptó la apelación. Hoy se encuentra en revisión ante la Corte Constitucional. Ya está lista una ponencia que sería definitiva para el futuro de la institución y que voceros de la Shaio confían en que se dé a conocer antes de las vacaciones judiciales.

El presidente de Anthoc asegura que parte de la crisis de la Shaio está en que la entidad tiene una cartera retenida de 10 mil millones de pesos cada mes porque no cobra sus servicios a las EPS ni a las ARS. Las EPS le deben más de 30 mil millones de pesos , dijo Camacho. La Fundación asegura que esa cartera es de 24 mil millones de pesos, de los cuales 12 mil millones los adeudan entidades oficiales.

Finalmente, algunos trabajadores han denunciado que Anthoc está presionando a los empleados que quieren firmar el nuevo acuerdo para salvar a la Fundación, lo que es desmentido por Camacho. Atas es un sindicato patronal y según los términos de la Ley 550 para suspender una convención debe haber un acuerdo entre Anthoc y la clínica Shaio directamente .

Nosotros no estamos interesados en que la Shaio se acabe agrega Camacho . Los interesados en cerrarla son los que puedan tener plata para comprarla .

La Fundación, por su parte, dice que es imposible legalmente pretender la venta de la Fundación, pues en su condición de entidad sin ánimo de lucro, la Shaio debe seguir un proceso civil que tomaría años antes de liquidarse, como ocurrió con el hospital Lorencita Villegas de Santos.

Si no hay un arreglo antes del día sábado, la Shaio quedaría sin más alternativas que el cierre de sus puertas. Y si esto eso ocurre, más de 600 trabajadores directos y 1.700 indirectos perderían sus puestos; 147 médicos de alto nivel quedarían cesantes; 90 estudiantes permanentes dejarían sus practicas; más de 10 mil pacientes que se atienden al año tendrían que pasar a otras instituciones y terminarían 44 años de esfuerzo médico y científico.

Foto.

DESPUES DE 44 años de funcionamiento, la clínica Shaio, especializada en enfermedades cardiovasculares, podría paralizar sus actividades a partir del próximo sábado.

Foto: Juan Herrera / EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.