ELECTRIFICADORAS, EN SITUACIÓN COMPLICADA

ELECTRIFICADORAS, EN SITUACIÓN COMPLICADA

La tarifa que le aprobaron a la Electrificadora del Atlántico para el año próximo terminará haciéndole perder a la empresa unos 45 mil millones de pesos, y ni siquiera servirá de paliativo la obligación que tiene de salir de la mitad de su personal.

17 de diciembre 1997 , 12:00 a. m.

La cruda situación fue expuesta ayer por el gerente de Electranta, Antonio Holguín Calonge, al advertir que si la tarifa no mejora y si no hay una reestructuración en los esquemas de manejo de la empresa, el problema se agravará y lo que hoy está saneado volverá a deteriorarse.

Para Holguín, la situación de la Electrificadora no es fácil, como tampoco es fácil para el resto de las electrificadoras costeñas, en especial para las que tienen mercados débiles --casi irrecuperables-- como Sucre, Guajira y Magangué.

La verdad es que este deterioro --presente y futuro--, se veían venir desde hace varios años, por lo que el Gobierno atendió la tendencia latinomericana y se lanzó en la corriente privatizadora de los servicios públicos. En el caso de Colombia, sin embargo, el proceso empezó al revés. En Colombia, el Gobierno decidió comenzar por la parte fácil, y dejar de último la parte difícil , dijo Holguín.

De fácil a difícil El funcionario recordó que el negocio de la energía comienza por la generación en proyectos hidroeléctricos o en térmicas, y luego esa energía es llevada por unas autopistas que son las famosas líneas de transmisión a 500 Kilovoltios (Kv.) que atraviesan casi todo el país.

Finalmente, esa energía llega a los centros de consumo, a las ciudades, a las áreas de núcleo de población, y es bajada a otros niveles de tensión para ser colocada -- distribuida--en el usuario final.

El negocio fácil, según Holguín, está en la generación y en la transmisión. Un generador, como Isagén o Corelca, tiene 30 ó 40 clientes como máximo. Manejar esa cantidad de clientes es fácil porque son 30 ó 40 problemas; pero las distribuidoras manejan 300 mil problemas o hasta un millón de problemas.

Ese usuario que para Corelca es un solo problema porque se llama Electranta y le debe una sola factura y es una sola llamada al mes para ver si va a pagar o no, para Electranta son 300 mil contadores u hogares o industrias que tienen toda clase de situaciones complicadas que manejar , dijo Holguín.

Entonces, de acuerdo con el funcionario, había que rescatar primero la distribución porque realmente en mercados mal acostumbrados como el de la Costa Atlántica (donde la energía durante mucho tiempo se entendió que era un logro social que no debía ser pagado), cada final del año, dejábamos de pagar un pedazo del total de la energía que nos había vendido Corelca. Era muy bueno el año en que dejábamos de pagar un 10 por ciento; pero dejábamos de pagar .

La reestructuración Resulta que el Gobierno, hace tres años --recordó Holguín-- arrancó un proceso para recuperar el sector (Ley Eléctrica, Ley de Servicios Públicos y regulaciones posteriores), y Y qué hicieron? Primó la visión del Ministerio de Hacienda ( Dónde recibo plata más rápido?). En un solo día, en 1996, el gobierno recibió por Betania y Chivor más de mil millones de dólares. Y se aficionaron a eso, y vendieron en Valle del Cauca el 56 por ciento de la empresa de energía, y acaban de vender la Empresa de Energía de Bogotá (que es un gran negocio), en más de 2.000 millones de dólares .

La parte difícil está en que vuelvan recuperables los mercados débiles, como La Guajira donde el 95 por ciento de los usuarios es de estratos 1 y 2.

En los países donde se ha dado la recuperación de los mercados débiles --porque el servicio no puede dejarse de prestar-- se ha tenido que inyectar capitales en cantidades importantes, con estructuras de propiedad en la que a alguien le duela la plata que se pierde allí .\ No será fácil privatizar \ Antonio Holguín insistió en que algunos de los mercados de la Costa no son fácilmente privatizables. No hay un esquema muy claro sobre qué va a pasar con Sucre, con Guajira o Magangué .\ Recordó que el gobierno ha hecho la última de las saneadas financieras históricas. Electranta, por ejemplo, le debía a Corelca, hace 20 días, 114 mil millones de pesos; a ISA, unos 3 mil millones; y a la Bolsa de Energía, cerca de 45 mil millones.\ De un plumazo, en una asamblea que se dará el 22 de diciembre, la deuda de Corelca será capitalizada en Electranta como una última medida previa a la solución final. Pero es claro que si esa saneada financiera no va a acompañada del cambio de los esquemas de funcionamiento de esta empresa, dentro de tres años habrá otra deuda del mismo tamaño , sostuvo Holguín.\ El problema, sin embargo, no deja de ser complicado.\ Tradicionalmente las electrificadora dejaban de pagar unos porcentajes y, al final, Corelca apuntaba , pero hoy en día, la mitad de la generación en Colombia ya está en manos privadas, y esos generadores no aceptan que se les quede un centavo sin pagar.\ Como esos señores participan en el Consejo Nacional de Operación, que es donde se aprueba casi todo, ellos dijeron clarito que a final del año no aceptan que un número de deudores le queden debiendo miles de millones de pesos. Por lo tanto, el Gobierno tiene que terminar de solucionar el problema, y se soluciona en que la caja cierre, y ese cierre no se dará si no hay una reestructuración en los esquema de manejo de esa caja .\ El problema de Electranta es muy particular, porque según los criterios de los entes reguladores del sector, debería tener unas 600 personas para atender sus usuarios, no los 1.250 actuales. Eso quiere decir que para el año próximo está obligada a presentar esa reducción a través de unos esquemas lo suficientemente buenos para que los trabajadores se acojan.\ Recorte\ Pero el problema complicado es que adicionalmente, al público le gusta que la tarifa sea baja, pero la realidad es que el análisis es más complejo. La tarifa que nos aprobaron no nos sirve , dijo Antonio Holguín, gerente de la empresa.\ Si se aplicara a Electranta la situación de la Electrificadora de Santander, que tiene las pérdidas más bajas del país (14 por ciento mientras Electranta presenta 27 por ciento), con la tarifa aprobada (90 pesos en promedio el kilovatio/hora) se perdería 4 mil millones de pesos el año entrante.\ La tarifa que le aprobaron vertida al ingreso total durante los próximos tres años, en pesos, no crece, o sea que términos reales decrece por efectos inflacionarios y demás. Es un escenario complicado porque lo que quiere decir eso es que Electranta no tendrá para pagar la energía porque la empresa no le puede dejar de pagar a los trabajadores. Puede cortar los gastos de inversión, pero no puede hacer más nada.\ Lo cierto es que, según Holguín, en cifras reales, las nuevas tarifas de Electranta (es decir las mismas de hoy) le harán perder a la empresa 45 mil millones de pesos el año próximo.\ Tenemos que pelear que la tarifa sea mejor y se tiene definitivamente que reestructurar la propiedad, porque de lo contrario estas empresas no tienen un espacio en el nuevo sistema , dijo Holguín.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.