Secciones
Síguenos en:
LOS MALABARES DE LUCHO

LOS MALABARES DE LUCHO

El lanzamiento, anoche, de la campaña del candidato presidencial del Frente Social y Político, Luis Eduardo Garzón, rompió con todos los esquemas: no hubo pancartas, ni arengas, ni globos de colores, ni pantallas gigantes de televisión, ni telepronter.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
08 de diciembre 2001 , 12:00 a. m.

El lanzamiento, anoche, de la campaña del candidato presidencial del Frente Social y Político, Luis Eduardo Garzón, rompió con todos los esquemas: no hubo pancartas, ni arengas, ni globos de colores, ni pantallas gigantes de televisión, ni telepronter.

Había, sí, una tarima instalada cerca al histórico Chorro de Quevedo, en el barrio La Candelaria, donde- dicen- empezó a balbucear Bogotá, pues según los cronistas de Indias en ese punto nació la ciudad.

Parecía más una fiesta cultural que un lanzamiento de campaña. Un pequeño ejército de malabaristas con sus vestidos de colorines y el sonido ronco de las tubas de las papayeras rompió el murmullo de quienes esperaban al aspirante del Frente Social y Político.

La fiesta política se prendió. Un grupo de muchachos se subió a la tarima y empezó a tocar piezas colombianas a ritmo de rock. Los Bocachacos , se llaman. Sutil mezcla de boyacense y cachaco , explicó uno de ellos.

Abajo, Lucho , un curtido dirigente sindical autodidacta, a punto de pensionarse en Ecopetrol como oficinista, también se mezclaba entre los académicos, los magistrados, los maestros, los sindicalistas, los líderes de movimientos de gay y lesbianas y todo los que refrendaron su apoyo al ex presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT).

Los que hicieron públicas sus adhesiones a la campaña de Lucho no subieron a la tarima. Confundidos entre el público levantaban la mano para expresar su respaldo y un as de luz que salía de un reflector los iluminaba.

Así ocurrió, por ejemplo, con el ex magistrado Carlos Gaviria; con Jorge Rojas, de Planeta Paz, y con Manuel José Bermúdez Andrade, representante de la comunidad gay.

Al lado de Lucho estaban, también, el sindicalista Wilson Borja, que reapareció después de haber sobrevivido a un atentado; los líderes de movimientos de paz Ana Teresa Bernal y Daniel García-Peña, y la ex alcaldesa de Apartadó (Urabá antioqueño) Gloria Cuartas.

Después de las adhesiones, Lucho habló. No fue un discurso convencional. Fue una conversación con sus seguidores. Dijo que es necesario refundar el Estado, porque el país está destartalado en la confianza, en la institucionalidad, en los valores éticos, en el aspecto económico y social... .

Insistió en que Colombia tiene que llegar a la tercera vuelta: la Asamblea Nacional Constituyente, que refrende los acuerdos de paz. No les echó pullas a sus contrincantes en la carrera por la Presidencia y tampoco prometió casa, carro y beca .

Soltó, espontáneamente, algunas de sus propuestas: reducción de las tasas de intermediación del sector financiero, coto a la evasión tributaria, permitir el regreso de los desplazados a sus tierras y trasladar el uno del tres por mil para un subsidio de desempleo.

FOTO:.

El candidato del Frente Social y Político, Luis Eduardo Garzón, estuvo acompañado de Wilson Borja (derecha) y de Daniel García-Peña, entre otros.

Archivo / EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.