Secciones
Síguenos en:
TULIO, ENTRE RECUERDOS DE PLAYA, MOJARRA Y CANTO

TULIO, ENTRE RECUERDOS DE PLAYA, MOJARRA Y CANTO

Las mujeres a mi no me quieren porque yo no tengo plata, las mujeres se van con los ricos... , la melodía sonaba en una grabadora moderna, en Playa Salgar, en Barranquilla. Viejos y jóvenes le hincaban el diente a una mojarra y apuraban los tragos de cerveza. La escena se ha repetido decenas de veces en la vida de Tulio Zuloaga: Soy lo más repetitivo, ahí crecí y siempre que voy a Barranquilla me paseo por la Aduana Antigua, por la 84 .

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
30 de diciembre 1997 , 12:00 a. m.

Ahora el artista vive entre Medellín y Bogotá: Las fiestas navideñas de mi infancia fueron felices. Eramos como 40 primos y todo giraba en torno al abuelo Francisco Pérez. A casa del abuelo, en el barrio El Prado, iban todos desde el 15 de diciembre.

Seguramente fue allí que empezó a gestarse la necesidad de rendir un homenaje a Guillermo Buitrago, el compositor de Ciénaga, Magdalena, que implantó el uso de guitarra en la música vallenata y que dejó temas como La piña madura, Grito vagabundo, Ron de vinola y La araña picua. Y aunque en sus anteriores producciones, Tulio ha presentado versiones de los temas del cienaguero, es ahora que acaba de lanzar un CD dedicado a la reedición de estos temas tradicionales y con nuevos arreglos musicales.

A Buitrago lo conozco desde pequeño, él es uno de los compositores más tesos que ha habido. Fue quien sacó el vallenato del país hace 50 años y lo hizo sonar en Argentina y Venezuela , dijo Zuloaga.

Ya en su trabajo anterior, Folclor urbano, el barranquillero incluyó canciones que aunque no son de Buitrago, se hicieron famosas en su voz: Compae Migue, El cazador, La Carta. Con este trabajo, Tulio se reafirma en el camino que lo ha hecho sonar, especialmente en el exterior.

La de Buitrago es una vida rodeada de intriga, sobre su muerte, a los 29 años, se han tejido todas las historias posibles: que murió tuberculoso, que lo mató el alcoholismo, que se encerró en una casa en Barranquilla cuando le quedaba poco tiempo... La de Tulio en cambio parece ser la historia de la constancia: Siempre quise ser cantante, desde que tenía cinco años, es raro porque en la familia no hay artistas .

Y aunque en sus comienzos de baladista las cosas no marcharon del todo bien, Zuloaga perseveró: Fue el camino herrado, como el de todos los que empezamos con baladas, con el primer disco, Sudores, quebré a todo el mundo .

Pero le volvieron a creer: Cuando uno tiene las ganas, las convierte en realidad. Nadie sabe cuánto me equivoqué pero también aprendí. Perdí la casa, el apartamento , cuenta el intérprete. Sin embargo era justo entonces cuando parecía tener el éxito en las manos, actuaba, presentaba programas en radio y se había convertido en ídolo juvenil: Era un imbécil. Me fui dando cuenta de que después de cada rumba me sentía vacío. En ese proceso me acerqué primero al Cristianismo y tuve una época de aparente calma. Recuerdo que me metía al baño, bajo el agua y que a pesar del jabón me sentía sucio .

Hoy, a los 27 años, Zuloaga vive tranquilo, sin afanes y dedicado a la música. María Alejandra Mejía, una paisa, es su esposa y socia. A pesar de no contar con apoyo para la promoción, no tiene problema en conseguir dinero prestado, en arrancar en su carro e ir de ciudad en ciudad para presentarse. Así la hizo hace poco en Ecuador, así lo harán en Estados Unidos y México, a donde viajarán en enero y así lo repetirán por toda Suramérica, pues a mitad de año piensan recorrer esta parte del continente.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.