Secciones
Síguenos en:
MORIBUNDA LA SALUD DEPORTIVA

MORIBUNDA LA SALUD DEPORTIVA

El Centro de Medicina Deportiva, creado con el objetivo de atender a los practicantes de la actividad del músculo, se encuentra en fuera de lugar. La idea inicial estuvo llena de romanticismo por parte de uno de sus gestores, el médico deportólogo, César Augusto Arias, en los años setenta, cuando planteó la posibilidad de organizar una verdadera clínica dedicada a los problemas de salud de los deportistas.

En principio funcionó como tal pero con el paso del tiempo, aquella ilusión se evaporó por el mal manejo administrativo de la Junta de Deportes, según fuentes consultadas por EL TIEMPO-Cali. Se perdió el convenio suscrito entre Colombia y Alemania. Esta última nación brindaba todo el apoyo logístico que se requiere en este tipo de centros médicos. Ellos aportaron los primeros instrumentos para la Clínica , dijo Arias. Actualmente los equipos se encuentran archivados porque no cumplen con las funciones de la medicina moderna. Hace cinco años, la Beneficencia del Valle quiso llevar a cabo un comodato pero encontró que la oficina jurídica, manejada en ese entonces por María Claudia Ferreira, le dio mucha vuelta al asunto. La idea que teníamos era aportar el dinero para modernizar la clínica. En contraprestación pedíamos que se le diera publicidad a la lotería, en el tablero electrónico del estadio, y en los demás escenarios deportivos. Nos cansamos del papeleo y de las idas y venidas. Por eso se canceló el proyecto , dijo un funcionario de la Beneficencia, quien pidió reserva de su nombre. El Centro de Medicina Deportiva, posee hoy dos Diatermias que sirven para aplicar calor. Dura diez días y luego se le debe reparar. El Ultrasonidos, apenas tiene una vida media. Lo único nuevo es un Microdine con el que se aplica una especie de corriente a los deportistas, se les hace una reeducación muscular para el manejo de dolor. Debido a la falta de una verdadera política de mantenimiento, por parte de la Junta de Deportes del Valle, la bicicleta se acabó. Los alemanes son los únicos que pueden repararla al ser complicado el aspecto electrónico. Un ejemplo de lo anterior es la manera como se reparó la banda sin fin. Se contrató un mecánico, quien la puso a trabajar luego que el compresor presentaba deficiencias, originadas por una inundación. Sin embargo, la banda trabaja pero se para cada vez que quiere. Se le debe poner a funcionar muy despacio. Tampoco existe un equipo de Antropometría para medir grasa, no hay un nutricionista, ni sicólogo porque hace un año lo declararon insubsistente. Además, no existe de parte de Jundeportes un presupuesto apropiado para atender a este centro piloto de la medicina deportiva en Colombia, que se quedó viviendo de recuerdos, y hoy es superada por la de Medellín, Bucaramanga y Manizales. Una de las razones por el deteriodo por el que atraviesa la Clínica es el manejo político que se le ha dado en los últimos años. Se atiende, en primera instancia, a los particulares porque pagan la consulta, mientras que los deportistas deben esperar su respectivo turno. En el momento, atiende un solo médico, quien lo hace en horas de la mañana. En la tarde no hay servicio.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.