Secciones
Síguenos en:
LOS TIGRES HERIDOS

LOS TIGRES HERIDOS

Los viejos camaradas, los irredentos, esos a los que les cayó encima el muro de Berlín y se quedaron sin otro proyecto político que la rabia, están felices. Los tigres de Asia andan dando tumbos por la selva económica. Están heridos. El sistema financiero de Hong Kong y de Tailandia da coletazos. Los chaebol, los grandes conglomerados industriales de Corea del Sur, crujen ante una mala gestión demasiado prolongada. Una tras otra, las bolsas de Oriente caen, se recuperan y vuelven a caer, arrastrando en su danza a las de Occidente. No queríamos aldea global ? Ahí la tenemos. En un planeta económicamente interrelacionado no hay catástrofe ajena. Media docena de grandes bancos japoneses tienen que pedir el amparo económico del gobierno para poder responder de los depósitos. El FMI, como el séptimo de caballería, corre en auxilio de los países en crisis con sus millones desenfundados en una mano y una cura de caballo en la otra, lista para ser aplicada. A los muertos los enterrará en el

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
30 de diciembre 1997 , 12:00 a. m.

Es eso verdad? Han muerto los tigres ? Tonterías. Todas las economías de mercado pasan por períodos de ajuste en los que las empresas (y los pueblos, claro) tienen que pagar por los pecados cometidos. Si una institución financiera otorga créditos irresponsablemente y luego maquilla la contabilidad para ocultar el desaguisado, tarde o temprano acabará teniendo que abonar la factura. Si una empresa industrial no mantiene la tensión competitiva, si no investiga e innova, si no posee una clara idea de sus límites de la inversión y de la expansión, no resistirá muy largo tiempo el ***** creativa , la revaluación de activos y todas las manipulaciones de la cuenta de resultados solo sirven para engañar al fisco, a los accionistas o a los prestamistas durante un breve lapsus. Ese corto período de gracia en que la testaruda realidad impone sus inexorables condiciones.

No hay nada extraño en lo que les sucede a los tigres . En Corea del Sur, por ejemplo, donde los grandes conglomerados hacían coincidir sus estrategias empresariales concertados por el gobierno algo probablemente equivocado, por cierto, es natural que todos paguen juntos las consecuencias de sus errores. La economía, precisamente, es la disciplina que estudia las crisis, las recesiones, los ciclos . Y en la revolución permanente del mercado los más ineficientes, los que no supieron hacer su trabajo a tiempo, desaparecen arrollados por los que han sido capaces de comparecer con una mejor oferta. Pero nadie debe lamentarlo: ese proceso de depuración así, lucidamente, lo señaló Schumpeter es la destrucción creadora que permite que nuestra especie progrese y nuestras sociedades mejoren su estándar de vida. La economía de mercado no solo vive y se beneficia de los que ganan. Los que pierden también van dejando un poso de enseñanza en el camino.

Es un disparate tratar de desacreditar el modelo de los tigres y afirmar que ha fracasado . Cómo puede hablarse de fracaso cuando en 1953 Corea era un país agrícola más pobre que Honduras, y hoy, en medio de la crisis, sigue siendo una potencia industrial media, con una población muy bien educada, que viste, se alimenta y cura sus enfermedades como una nación del Primer Mundo? La combinación de austeridad en el gasto público, énfasis en la educación, apetito por las transferencias tecnológicas, trabajo intenso, alta tasa de ahorro y de esfuerzos en el terreno de la exportación nunca puede fracasar. Qué supone la izquierda rabiosa? Que los coreanos o los japoneses van a regresar a los arrozales con los pantalones enrollados en las pantorrillas tras la supuesta evaporación del sueño asiático ? Tonterías: durante el proceso de acelerado desarrollo de esos países se ha creado un enorme capital humano, única fuente de riqueza capaz de resistir todos los embates de las malas rachas económicas. Esas sociedades rurales se convirtieron para siempre en sociedades industriales, cambiando hábitos, costumbres y formas de vida, adquiriendo, de paso, una nueva cosmovisión, y es precisamente ahí donde radica la capacidad de regeneración de los pueblos. Cree esta boba izquierda que el milagro alemán tras la segunda guerra fue solo el resultado de acertadas políticas públicas (extraño anglicismo por normas de gobierno )? Fue el capital humano de los sobrevivientes, algo que las bombas no pueden destruir, sumado a las correctas políticas públicas lo que permitió la resurrección de Alemania. Y en el sudeste de Asia va a ocurrir exactamente igual. Los tigres seguirán rugiendo, los dragones continuarán exhalando fuego. (Firmas Press)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.