Secciones
Síguenos en:
FIN DE AÑO

FIN DE AÑO

Cuando restan escasas horas para que se doble definitivamente la página de 1997, en medio de la expectativa creciente que suscita el cambio de año, más allá de los balances y cortes de cuentas tan frecuentes por estos tiempos, es preciso insistir en la urgencia de explorar caminos de paz, de reconciliación y de reencuentro entre nuestros compatriotas para 1998.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
31 de diciembre 1997 , 12:00 a. m.

Colombia necesita recuperar los propósitos nacionales que convoquen a los ciudadanos de toda procedencia en torno de causas colectivas inspiradas por el bienestar común. Dejando atrás divisiones y fraccionamientos, enemistades y discrepancias, los enfrentamientos partidistas o de cualquier otra naturaleza, es fundamental deponer odios y resentimientos, sepultar rencores e identificar, entre todos, aquellos empeños en cuyo logro se deben asociar las voluntades y esfuerzos de la nación.

El libre debate de las ideas y la discusión creativa y generosa de los argumentos y contraargumentos, son instrumentos propios de una democracia, razón por la cual se deben defender y estimular sin vacilaciones. Sin embargo, ello no implica que le convenga al país seguir profundizando en las estériles y destructivas malquerencias y en las fracturas ciudadanas, pues de tales prácticas solo se lucran aquellos que son los verdaderos enemigos de Colombia: los que actúan al margen de la ley y los violentos que con sus fusiles y sus agresivas incursiones siembran desolación y sangre en nuestros campos.

Así, termina un año marcado por conflictos internos, quebrantamientos del orden público, atentados contra la vida y la integridad de miles de colombianos y que deja un luctuoso saldo en vidas perdidas, progreso frustrado e institucionalidad amenazada. 1998 debe recibirse con un espíritu generalizado de optimismo y de superación de estos conflictos, de manera que desde la entraña nacional y con el concurso de todos los conciudadanos se pueda recuperar ese país pacífico que conocimos, amable y generoso, próspero y pujante como lo merecen nuestros hijos y nietos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.