Secciones
Síguenos en:
DICIEMBRE

DICIEMBRE

En la capilla, un coro de niños le canta a los ángeles, y los tambores de Belén empiezan a abrirse paso entre la multitud. Por la carrera séptima pasan las bicicletas, los vendedores de helados de colores sintéticos, y los triciclos cargados de naranjas campesinas. Pasan los perros con amo, y los amos de nada; los que no aman demasiado, los que esperan, los que llegan, los que viven para servir, los que sirven para vivir y los que ni siquiera notan la diferencia. Pasan los mimos en blanco y negro, y pasa la vida con suficiente arco iris como para seguir en pie.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
10 de diciembre 2001 , 12:00 a. m.

En la capilla, un coro de niños le canta a los ángeles, y los tambores de Belén empiezan a abrirse paso entre la multitud. Por la carrera séptima pasan las bicicletas, los vendedores de helados de colores sintéticos, y los triciclos cargados de naranjas campesinas. Pasan los perros con amo, y los amos de nada; los que no aman demasiado, los que esperan, los que llegan, los que viven para servir, los que sirven para vivir y los que ni siquiera notan la diferencia. Pasan los mimos en blanco y negro, y pasa la vida con suficiente arco iris como para seguir en pie.

Pasa un clamor silencioso por la liberación del papá de Andrés Felipe, y pasan las mismas preguntas... de qué tienen hecha el alma los secuestradores? Se les habrá vuelto el corazón irremediablemente sordo e inclemente? Qué será del niño, de su fuerza que se extingue y de sus abrazos inconclusos?.

No sé usted, pero yo nunca he sabido a dónde se van los abrazos que se quedan flotando en solitario, los encuentros que nunca se dan, y las palabras que se guardan para ese siempre después que por ausencia de algo o de alguien , se convierten tristemente en el limbo del nunca jamás.

En la capilla, las voces del coro nos recuerdan que los ángeles sí existen, que ni siquiera los más violentos han sido capaces de arrancarnos la promesa de la nochebuena, y que nada es totalmente irrecuperable. Sigo caminando por el colegio, y entre todos los letreros hay uno especial: las bendiciones no solo se dan con la mano; también se dan con el ejemplo . Entonces, entre el sol de la sabana, el ruido de los autos y los tambores de Belén, pasan las imágenes de la noche anterior, con la Plaza de Bolívar llena de gente; la gente llena de ilusiones y las ilusiones iluminadas por mensajes de conciliación y consignas por la vida. Pasa el aire de navidad- vestido de cascabeles rojos y verdes- y pasa la invencible esperanza de Bogotá un sábado 8 de diciembre.

Pasamos usted y yo, y pasan cientos de vecinos desconocidos con los que partimos sin compartir, el país que nos cobija. Partimos desde afuera o desde adentro, desde arriba o desde abajo, la tecnología de punta, los transgénicos, los microchips, y el hambre que se siente o que se causa; pero rara vez compartimos las estrellas que se ven desde la ventana, las montañas de nuestra ciudad, o la expresión vencida de un árbol cuando le arrancan la mitad. Partimos del rencor para llegar a la guerra, y no sabemos cómo a partir de la guerra, construir algo parecido a la paz.

Pasa un señor muy serio asegurando que la gente no cambia nunca, y pasan cien niños prometiendo con su vida, todo lo contrario. En esto y en casi todo, casi siempre es mejor creerle más a los niños que a los adultos.

Pasan flautas, guitarras y marimbas, que traen en su equipaje la nieve del invierno, el ritmo de la navidad negra y las grandes y generosas barbas de Papá Noel.

Pasa diciembre por mi ciudad, y agradezco estar viva, para darme cuenta. Solo espero que también pase por quienes tienen la impronta de la tristeza incrustada en el corazón. Sólo entonces, la navidad estará completa.

ariasgloria@hotmail.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.