Secciones
Síguenos en:
EL GUAYABO PODRÍA SER EN E.U.

EL GUAYABO PODRÍA SER EN E.U.

Multinacionales licoreras con presencia en Colombia podrían verse obligadas a enfrentar un trago amargo en los estrados judiciales de Estados Unidos, por asuntos relacionados con la entrada al país de licor extranjero de contrabando.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
10 de diciembre 2001 , 12:00 a. m.

Multinacionales licoreras con presencia en Colombia podrían verse obligadas a enfrentar un trago amargo en los estrados judiciales de Estados Unidos, por asuntos relacionados con la entrada al país de licor extranjero de contrabando.

Si la corte de Nueva York acepta el 20 de diciembre la demanda de los departamentos contra varias multinacionales tabacaleras, la cual fue instaurada el pasado 19 de mayo y busca recuperar 3.000 millones de dólares, el siguiente paso sería abrir procesos contra las licoreras.

EL TIEMPO conoció un contrato entre la Gobernación de Cundinamarca y las firmas de abogados norteamericanas Sacks and Smith, LLC y y Krupnick, Campbell, Malone, Roselli, Buser, Slama, Hancock, McNelis, Liberman and McKee, para adelantar acciones frente a multinacionales licoreras .

En el documento, la Gobernación manifiesta su preocupación por cuanto los esquemas de contrabando perjudican la propiedad y renta de los departamentos.

Las investigaciones realizadas por los contratistas de Cundinamarca y recientes informes de prensa indican que los esquemas de contrabando utilizados por las multinacionales tabacaleras no les son exclusivos y que los mismos mecanismos y esquemas son empleados por las multinacionales licoreras para perjudicar la propiedad y renta de los Departamentos colombianos , dice el contrato.

Agrega que, según análisis presentados por los abogados, la legislación de Estados Unidos permite defender la propiedad y renta de los departamentos de las acciones de las multinacionales licoreras y ejercer acciones de orden legal propias de la ley estadounidense o extranjera inexistentes en la legislación colombiana.

Aunque EL TIEMPO trató de ubicar al Gobernador de Cundinamarca, Alvaro Cruz, con el fin de conocer su opinión sobre el contrato y saber cuando se haría efectiva una demanda contra las licoreras, el funcionario no respondió las llamadas realizadas.

Sin embargo, fuentes cercanas al proceso informaron sobre declaraciones suyas durante la reciente cumbre de gobernadores, que tuvo lugar hace 15 días en Bucaramanga.

Si nos va bien con la demanda a las tabacaleras, promoveremos una similar con los licores , dijo el funcionario. Agregó que el verdadero problema de Cundinamarca es que recibe 2.000 millones de pesos en impuestos de la industria tabacalera y está demostrado que el recaudo es apenas el 30 por ciento del consumo real. En el caso de licor no tenemos una cifra consolidada, pero sabemos que supera unas 20 veces el caso de tabaco. Yo mismo promoveré la demanda por el caso del licor. Hay varios gobernadores que me apoyan .

De hecho, EL TIEMPO sabe que la Gobernación de Antioquia y la Alcaldía de Bogotá tienen también contratos con las firmas Sacks and Smith, LLC y Krupnick, Campbell, Malone, Roselli, Buser, Slama, Hancock, McNelis. En el caso de Antioquia, aparece adicionalmente la firma y Business Exposure Reduction Group.

Según la misma fuente que pidió reserva de su nombre, el Gobernador de Antioquia dijo, también en la cumbre que estamos estudiando la posibilidad de demandar, pero eso lo haremos especialmente los gobernadores de los departamentos donde hay licoreras .

Así las cosas, el 20 de diciembre se sabrá si los gobernadores optan por demandar a las multinacionales licoreras. Todo depende de lo que ocurra con las tabacaleras.

Y aunque ellas están confiadas, hay un antecedente que podría complicar las cosas. Se trata de la demanda de Canadá contra R.J. Reynolds Tobacco, RJR MacDonald, Northern Brands International y Canadian Tobacco Manufacturers Council, puesta con la idea de recuperar los daños por pérdida de ingresos tributarios por aranceles e impuestos sobre el tabaco y costos adicionales de aplicación de la ley para impedir la evasión ilegal de aquellos .

La Corte, sin embargo, rechazó la demanda en primera instancia, argumentando la llamadarevenue rulei (regla de impuestos), pues para resolver las peticiones de Canadá se vería obligada a estudiar la validez y fuerza vinculante de las normas tributarias canadienses en Estados Unidos .

La regla de impuestos es una doctrina, proveniente del derecho anglosajón (common law) y establecida de tiempo atrás, según la cual las cortes de un estado soberano no cobran ni determinan los impuestos de otro estado.

Marcela Monroy, especialista en derecho administrativo y constitucional, plantea en un artículo publicado el 12 de noviembre en la revista Ambito Jurídico: cae preguntarse si someter a la determinación de tribunales extranjeros litigios relacionados con impuestos que se causan y deben pagarse en Colombia, constituye o no, a la luz de la legislación colombiana, un desconocimiento del concepto de soberanía nacional o si vulnera preceptos de orden constitucional, como el debido proceso, la igualdad ante la ley y los efectos de cosa juzgada .

Los departamentos, por supuesto, tienen sus argumentos y esperan con ansia la decisión que tome la corte de Nueva York el 20 de diciembre, de la cual dependerá la suerte de tabacaleras y licoreras multinacionales en Colombia.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.