Secciones
Síguenos en:
A LA CAZA DE LAS INFECCIONES BACTERIANAS

A LA CAZA DE LAS INFECCIONES BACTERIANAS

El médico y científico inglés Alexander Fleming jamás imaginó que décadas después de su descubrimiento del hongo productor de la primera penicilina, descubrimiento que valga recordar, revolucionó el mundo de la medicina, su gran hallazgo pudiera ser superado, como lo ha sido, por las llamadas penicilinas semisintéticas .

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
09 de diciembre 2001 , 12:00 a. m.

El médico y científico inglés Alexander Fleming jamás imaginó que décadas después de su descubrimiento del hongo productor de la primera penicilina, descubrimiento que valga recordar, revolucionó el mundo de la medicina, su gran hallazgo pudiera ser superado, como lo ha sido, por las llamadas penicilinas semisintéticas .

El presidente de la Asociación Colombiana de infectología, Otto Sussmann, haciendo memoria advierte que cuando nacieron las penicilinas aparecieron fundamentalmente como antimicrobianos derivados de hongos.

Sin embargo, tenían el problema de que solamente se podían aplicar a través de inyecciones endovenosas o intramusculares. Ante tal situación, la industria farmacéutica trató de buscar algunas respuestas y creó en el laboratorio las llamadas penicilinas semisintéticas como la ampicilina y posteriormente, la amoxicilina, entre otras penicilinas de amplio espectro hoy disponibles en una gran variedad de formas de dosificación orales, parenterales y en suspensión.

Tanto las penicilinas naturales como las semisintéticas tuvieron su época dorada y siguen siendo importantes medicamentos para el manejo de muchas infecciones respiratorias altas, como la amigdalitis y la otitis media. También son formuladas en el caso de las infecciones de los tejidos blandos de la piel, así como de las infecciones urinarias.

Antibiótico líder en el mundo.

La amoxicilina de GlaxoSmithkline, es una penicilina semisintética de amplio espectro, disponible en una gran variedad de formas de dosificación oral.

Aunque es efectiva para una variedad de infecciones, su más importante aplicación está en el tratamiento de infecciones del tracto respiratorio, debido a la gran penetración del antibiótico en las secreciones respiratorias. Amoxal es eficaz en todos los estadios de la infección, lo cual trae ventajas sobre otros antibióticos que se prescriben contra patógenos del tracto respiratorio.

En 1.972 se lanzó Amoxal, como una revolución en la clase de las penicilinas de amplio espectro y rápidamente se convirtió en el antibiótico líder en prescripciones médicas a nivel mundial, como hasta hoy lo es en Colombia.

Ojo con la autoformulación.

Otto Sussmann insiste en la importancia de evitar la autoformulación de antibióticos. Los antibióticos, que incluyen todo tipo de penicilinas, deben obligatoriamente ser prescritas por un médico. Pues para formular antibióticos se debe tener la certeza de que hay una infección bacteriana ya que solo estas responden a los antibióticos, muchas de las infecciones de vías respiratorias altas son virales y no requieren antimicrobianos.

Cuando la gente se autoformula o no cumple con las dosis establecidas del antibiótico, las bacterias desarrollan resistencia, es decir impiden que el antibiótico las destruya, también pueden correr el riesgo de desarrollar una infección muy complicada y de requerir medicamentos más complejos y muchísimo más costosos.

Advierte también Sussmann, cuando se decide dar un tratamiento antibiótico hay que cumplir los tiempos y las dosis o, de lo contrario, serían infecciones parcialmente tratadas, que podrían complicarse. Indudablemente, el principal beneficio de la penicilina semisintética cuando fue desarrollada hace treinta años fue el poder administrarla por vía oral, lo que facilita el cumplimiento del tratamiento por parte del paciente o su administración a los padres en caso de tener niños enfermos.

Otto Sussmann, el presidente de la Asociación Colombina de Infectología, dice que el balance en estos 30 años es muy positivo, las penicilinas semisintéticas siguen siendo útiles, pero si se racionaliza su uso el beneficio puede ser mayor .

Tendencias terapéuticas.

En los últimos años hemos visto que las tendencias terapéuticas buscan desarrollar nuevos antibióticos con mejores condiciones del control de los patógenos y que su perfil farmacológico permita la formulación de presentaciones mejor aceptadas por los pacientes, en donde la dosificación diaria sea la menor posible, en cuanto al número de dosis.

Sólo las casas de investigación y de desarrollo de medicamentos como GlaxoSmithKline, pueden aceptar este reto, ya que por su conocimiento profundo acerca del proceso de producción de medicamentos, implementan serios estudios de investigación que aseguran la eficacia, la seguridad y la biodisponibilidad de sus productos.

Un ejemplo claro de este punto es el hecho de poner desde 1.998 a disposición del cuerpo médico y de los pacientes que lo requieran, una tableta de 875 mg de amoxicilina/125 mg de clavulanato y desde el 2.000 una tableta de amoxicilina de 875 mg para ser suministradas en cómodas dosificaciones cada 12 horas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.