HUMBERTO ORTEGA RELEVA AL JEFE DE LA FUERZA AÉREA

HUMBERTO ORTEGA RELEVA AL JEFE DE LA FUERZA AÉREA

Con la fulminante destitución ayer del jefe de la Fuerza Aérea, coronel Javier Pichardo, el hasta ahora monolítico Ejército Popular Sandinista (EPS) de Nicaragua mostró abiertamente una crisis que, según los observadores, confronta la alta oficialidad encabezada por el general Humberto Ortega. La sorpresiva medida, anunciada de modo inusual en un brevísimo comunicado del Ministerio de Defensa, desató una ola de rumores sobre el estado anímico de la institución castrense.

10 de agosto 1990 , 12:00 a.m.

El Ministerio se limitó a informar que Pichardo era remplazado por el coronel Manuel Salvatierra, hasta ahora jefe en la zona militar norte.

Hombre respetado por su larga trayectoria de lucha en las filas del Frente Sandinista para la Liberación Nacional (FSLN), Pichardo, de 44 años, perteneció a la tendencia de Los terceristas , encabezada por los hermanos Ortega (Daniel y Humberto) y por Víctor Tirado.

Según otras informaciones, Pichardo fue detenido el miércoles por la noche por orden del general Ortega.

Sinembargo, un grupo de oficiales intercedió para que se dejara en libertad al militar, a lo que Ortega accedió, añadieron los informantes.

Pichardo, un ex catedrático de física y matemáticas en la Universidad Nacional Autonóma de Nicaragua, fue jefe militar de Occidente, región donde se registraron los primeros choques de la guerra entre la Contra, financiada por Estados Unidos, y el entonces incipiente EPS, a principios de la década pasada.

Al parecer, Pichardo y un grupo de oficiales habrían mostrado su descontento con el modo de llevar a cabo la reorganización del EPS, así como por el estilo de vida del general Ortega y algunos oficiales del Estado Mayor.

Las divergencias habrían adquirido más relevancia tras la derrota electoral del FSLN, el pasado 25 de febrero, frente a la Unión Nacional Opositora (UNO), encabezada por Violeta de Chamorro.

A partir de la asunción de Chamorro, el EPS comenzó un proceso de reorganización pedido por la mandataria con el objetivo de reducir los efectivos en más del cincuenta por ciento.

Según analistas políticos locales, la reducción podría ser aprovechada por el general Ortega para depurar al cuerpo de oficiales, sacando del EPS a los hombres que no le son fieles.

Con la neutralización del coronel Pichardo, el jefe del Ejército habría demostrado que controla perfectamente los mecanismos de la institución castrense al tiempo que estaría enviando un mensaje muy claro al grupo de oficiales que comenzaba a organizarse en la sombra, según las mismas fuentes.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.