Secciones
Síguenos en:
OJO A LA SALUD EN NAVIDAD

OJO A LA SALUD EN NAVIDAD

Llegó diciembre con su alegría, mes de parranda y animación...

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
09 de diciembre 2001 , 12:00 a. m.

Llegó diciembre con su alegría, mes de parranda y animación...

Ojalá, como lo describe esta melodía navideña, todos sintieran lo mismo en esta época. Pero, estamos en un país de contrastes y este mes no podía estar ajeno a este fenómeno.

Diciembre es para muchos un mes de alegría, pero para otros es motivo de tristeza, llanto, depresión y ansiedad. Como dice otra canción: unos van alegres, otros van llorando .

Lo ideal sería pasarla bien y alegres, pero no es fácil en este momento en que hay que apretar el cinturón, no hay con qué engordar el marranito ni mucho menos con qué comprar el pavo y seguramente, más de un niño preguntará: mamá, dónde están los juguetes?.

Para mantener el tono y como muchas de las canciones navideñas invitan a realizar una serie de actividades, es bueno profundizar en ellas.

No se trata de ser aguafiestas sino dehacer fiestai con las canciones de Navidad y leer sus mensajes entrelíneas y con lupa, para omitir aquello que va en contra de su salud y dar rienda suelta a los placeres que contribuyan al bienestar.

Si no sabe cómo manejar cada momento, puede terminar con jornadas estresantes, cansancio, kilos de más, deprimido y triste porque ni siquiera recibió el regalo que esperaba. El secreto? Además de disfrutar de las canciones, encare las situaciones de forma positiva.

Ni muy muy ni tan tan.

Está claro que este no es el mejor momento para comenzar una dieta, pero tampoco quiere decir que deba resignarse a aumentar 5 o más kilos. Tampoco es la hora de lamentarse por todo lo que dejó de hacer. Al contrario, es la época para diseñar planes, proyectos y cumplir sueños, pero eso sí que sean viables y realizables.

Y, como dicen: Me gusta cantar, me gustar reír, pero lo que más me gusta es pasar la nochebuena con felicidad . Mire que no es tan difícil.

No se vaya al otro extremo. Calme la euforia en este mes de parranda y animación . No es obligación estar contento ni la idea es dejar de trabajar o incumplir las obligaciones.

Mantenga el equilibrio entre fiesta, diversión y responsabilidades. Así, no tome en el lugar de trabajo, no llegue enguayabado, no coma demasiado, no sea amargado ni huraño: su salud se lo agradecerá, al igual sus compañeros de trabajo, sus amigos y su familia. Entonces podrá cantar: Nochebuena, noche de paz .

Emociones encontradas.

Hay unos muy pobres que no tienen nada, son los que prefieren que nunca llegara ...

Aceptémoslo. Este año los colombianos están uno o dos estratos más abajo que el año anterior. Tal vez más de uno clasifica entre los que prefieren que la época pase de largo. Pero, ya llegó. Aquí está. Así que lo mejor es reflexionar, hacer planes, corregir errores, afianzar amistades, clarificar sentimientos o como dicen darse un tiempo y buscar su espacio.

Y para que no tenga que lamentarse más, es importante que no gaste demasiado ni mucho menos lo que no tiene. Es decir, trate de no endeudarse. Establezca límites y manténgase dentro de ellos. No haga más de lo que su capacidad le permite, delegue funciones, regale mucho amor, sonrisas, apoyo y optimismo. No es tan difícil como parece.

Diciembre me gustó paque te vayas... Esto pregona la ranchera. Al parecer, el inmortal José Alfredo Jiménez era uno de los pocos a los que las ausencias en esta época no le generaban nostalgia ni depresión.

A la mayoría le sucede otra cosa. Las luces, la música y el jolgorio, la perentoria orden comercial de compartir, de regalar, de estar alegres y de pasarla bien a toda costa, parecen renovar duelos en aquellas personas que por alguna razón, real o potencial, relacionan la Navidad con seres queridos ausentes.

La añoranza por quienes no están se incrementa en el fin de año. Las lágrimas afloran con facilidad, los suspiros se tornan evidentes y el corazón se convierte en un turrón zipaquireño, al destemplado ritmo de una pandereta.

Estas reacciones se estructuran en un espectro que va desde el simple dolor de estómago hasta un cuadro emocional severo de características clínicas. La situación amerita intervenciones que incluyen abrazos, palmaditas en la espalda, palabras tranquilizadoras y según la severidad, consultas médicas, medicamentos e incluso hospitalizaciones.

Este emotivo efecto decembrino afecta por igual al marginal estrato 1 o al 6, y la causa puede ser que un ser querido falleció, que se fue asilado a otro país, que está secuestrado o desaparecido, porque llegó la hora del divorcio, por un abandono o por un simple retiro del saludo.

Si está en esta situación tranquilícese, procure tomarla con calma y trate de disfrutar. No es fácil hacerlo, pero porqué no lo intenta. Si esto no es suficiente, es necesario que busque ayuda profesional.

De engorde.

El marranito que había comprado desde noviembre para engordar, ya de las patas, bien amarrado...

Si usted tiene sobrepeso, cifras elevadas de colesterol y de triglicéridos tenga presente que durante este mes le puede ocurrir lo del marranito del tradicional tema que interpreta Matilde Díaz. No se exceda, recuerde que aunque la época invita a los desbordes gastronómicos, las dietas y recomendaciones que durante el resto del año ha mantenido no deben alterarse de manera abrupta. Póngase límites. Disfrute con moderación y si además padece de gota, ha sufrido problemas cardiacos, como el infarto, tiene problemas coronarios o es sedentario, lo recomendable es que lo del marranito lo deje solo para escucharlo. Si se arriesga, puede bailarlo, claro está si no padece alteración en las rodillas.

Se hacen natillas, se hacen buñuelos...

Sí, Navidad sin natilla y sin buñuelos no es Navidad. Pero, en las desproporciones están las manifestaciones molestas, mejor dicho, los extremos son malos. Tenga cuidado, aún más, si tiene intolerancia a la leche, si sufre del colon o si tiene desarreglos intestinales. La natilla, el tradicional manjar navideño, puede incrementar esas molestias. El buñuelo es un buen sustituto. Claro, si su contenido en queso no es muy abundante.

Dulce Jesús mío, mi niño adorado... Si tiene problemas con el azúcar en la sangre, es decir, si es diabético o tiene sobrepeso, este es el único dulce con el que puede tener contacto. El arequipe, el melao y los bastones navideños, por muy inofensivos que parezcan, pueden hacerle pasar un susto.

El mismo susto que puede tener si compra comida en lugares no muy higiénicos o de dudosa procedencia, si no verifica que los empaques estén buenos y bien sellados y si no mantiene los alimentos en condiciones adecuadas para que se conserven frescos. O si no los prepara higiénicamente. Puede intoxicarse y entonces sí nada de felicidad.

Con estas precauciones ya puede morder, libre de culpa, el mejor plato navideño, bien preparado y sin excesos. Y puede pasarla comiendo lechón, con felicidad .

Brindemos!.

Que traigan vino, ron y aguardiente, porque toditos quieren...

Cálmese. Que lo traigan pero despacio, o mejor que no lo traigan, sobre todo, si tiene problemas con el alcohol, si está tomando algún medicamento o sigue un tratamiento médico prolongado y estricto, si sufre de gastritis, úlceras digestivas, de gota o de migrañas.

Recuerde que la moderación es el mejor consejo antes de tener que lamentar. Si decide, con criterio, echarse unos tragos, revise hasta la saciedad el origen y la legitimidad de los mismos.

Consuma licor estampillado, cómprelo en un sitio de reconocida prestancia y desconfíe si le ofrecen precios muy baratos, así estemos en recesión y tengamos que apretar el cinturón. Mire bien el contenido del licor, no debe verse turbio ni mucho menos tener un olor extraño.

Despedir el año con licor adulterado puede también ser su despedida. Si presenta síntomas como embriaguez muy rápida, ardor en la boca del estómago y dolor de cabeza, consulte de inmediato. Claro que lo mejor es que eche ojo, esto, en el mejor sentido de la palabra, porque de otra parte- el ojo es el más afectado en estos casos.

Y los juguetes?.

Mamá dónde están los juguetes? Sin duda, una pregunta melancólica y triste. Pero, la verdad es que la situación no está para satisfacer todos los caprichos, y probablemente tampoco permita comprar muñecos que lloran, pagan impuestos, votan y hasta proponen referendos. Si tiene que escoger uno, regale un juguete didáctico. Así matará dos pájaros de un solo tiro: divertirá y educará.

Adobe el regalo con una buena dosis de pedagogía. Insista en que el valor del regalo es independiente del amor y del sentimiento, aunque lo descalifiquen por anticuado.

Pero, es mejor anticuado que culpable. Así, que aunque sea un pequeño juguete, no deje que un niño tenga que llorar y preguntarmamá, dónde están...? Obviamente, al comprar un juguete no olvide tener en cuenta la edad del niño, el beneficio, la calidad del producto para que el niño no sufra problemas y las recomendaciones del producto.

A hacer ejercicio.

Donde se baila de noche y de día...

Bailar es sin duda un muy buen ejercicio y qué mejor temporada para hacerlo que esta. Pero, ojo con pisar a su pareja o con empujar a su vecino, porque si tiene callos o juanetes, se le arma la gorda. Ojo también con no utilizar un calzado adecuado y adoptar los movimientos inadecuados para su edad o para sus condiciones físicas, puede lastimarse o lesionarse. No es necesario estar a la última moda en contorsiones. Existen ritmos para todos los gustos y condiciones.

Por último, si le gusta tanto el baile procure primero aprender a hacerlo. Su cuerpo se lo agradecerá y evitará el ridículo.

Y que esa dosis de baile navideño sea el comienzo de una vida enmarcada dentro del ejercicio. Después ya no será la rumba, pero si pueden ser los aeróbicos, la bicicleta, la natación o cualquier otro deporte que contribuirán para que el próximo año, sí baile de noche y de día, y su organismo ni lo sienta.

No a la pólvora.

Nubes de globos el cielo llena, pólvora...

Cuidado, puede salir más chamuscado que candidato pobre. Entonces, nada de pólvora, menos cerca de los niños, Los globos déjeselos al alcalde.

Así, no y no a la pólvora. Está prohibida. Para qué aguar la fiesta. Los niños, especialmente, pueden quemarse e intoxicarse por el uso de la pólvora o por llevarse algunos elementos de estos a la boca. Ni siquiera una luz de bengala es segura.

Además de las acciones de la Alcaldía para combatir la fabricación y venta ilegal de pólvora, la Policía adelantará operaciones de control y allanamientos a las fábricas clandestinas, pero usted también puede apoyar denunciando las ventas ilegales, no comprando ni una chispita y disfrutando de juegos pirotécnicos pero con la mirada. Deje ese espectáculo para los que saben hacerlo, usted solo disfrútelo.

No corra tanto.

Faltan cinco pai las doce, el año va a terminar, voy corriendo pami casa a abrazar a mi mamá .

Despacio. En ocasiones el viajar y el tratar de cumplir con compromisos impuestos por la época generan estrés y tensión. No es necesario poner a prueba sus amores.

Llegado el caso, haga una llamada a tiempo, envíe una tarjeta o un moderno e-mail. Tiene todo el año para demostrar afecto. Haga la visita cuando las condiciones sean favorables y el disfrute sea de verdad. Además, si viajar le trastorna la vida demasiado, quédese y celebre en su casa.

No olvide que, definitivamente, no puede ir a todas partes ni estar en varias a la vez, así que decida qué invitaciones acepta y a cuáles debe decir no.

No está de más recordar que Colombia es un país líder en accidentalidad. Para qué contribuir a engrosar esas dolorosas cifras. Y, por ninguna razón, maneje embriagado. No solo puede encontrarse con alcoholsensores que la Policía Metropolitana y la Alcaldía Mayor tendrán para descubrir a los conductores que manejen bajo los efectos del licor sino que puede acabar con la Navidad. Y, si aún tiene su carro, manténgalo en buen estado y respete las señales de tránsito.

FELIZ NAVIDAD!

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.