Secciones
Síguenos en:
FESTÍN DE GENIOS CLONADOS

FESTÍN DE GENIOS CLONADOS

Científicos jugando a ser dioses. Laboratorios en los que la maquinaria genética está lista para producir seres humanos como salchichas. El tema ha dado mucho qué hablar y lo seguirá haciendo hasta que sean los propios clones los que controlen los medios de comunicación y los círculos del poder.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
08 de diciembre 2001 , 12:00 a. m.

Científicos jugando a ser dioses. Laboratorios en los que la maquinaria genética está lista para producir seres humanos como salchichas. El tema ha dado mucho qué hablar y lo seguirá haciendo hasta que sean los propios clones los que controlen los medios de comunicación y los círculos del poder.

El desboque imaginativo es total, cuando se piensa en lo que puede estar sucediendo detrás de las barreras tecnológicas de las grandes potencias. Por eso, resulta atractivo El noveno clon, libro con el que debuta en la literatura el cineasta Wes Craven, recordado por Pesadilla sin fin y Scream (La máscara de la muerte).

Así como en sus filmes, Craven es bastante imaginativo. Cerebros de ancianos genios que se cortan con precisión molecular y se implantan en cuerpos jóvenes, rebosantes de vida, como trampolín hacia la ansiada eternidad.

Lo malo es que son estos mismos cerebros los que construyen las supermáquinas de guerra, con las que las potencias quieren conquistar el mundo, en este caso Estados Unidos.

El doctor Peter Jance, protagonista de la historia, tiene la misión de crearEl martilloi , una suerte de rayo láser selectivo. Pero está a punto de morir de cáncer. Así que sus colegas al mejor estilo de los científicos locos de la clásica literatura fantástica tienen que preservar su cerebro como sea.

Este es justamente otro punto a favor del libro de Craven: que estimula a la reflexión. Hasta dónde ha llegado la curiosidad científica y el deseo de poder?, sucede ahora en tiempos de guerra?.

Las creencias religiosas y los cuestionamientos existencialistas son otro punto de apoyo para esta historia, al igual que sucede hoy día, ante la aparente inminencia de la clonación de humanos.

Esta obra por momentos recuerda Cuando sopla el viento, de James Patterson, autor también de la serie del famoso detective Alex Cross. Patterson toca el tema de la manipulación genética, con niños alados o mutados en mitad humanos, mitad animales, con el solo fin de crear una superraza de soldados.

A pesar del derroche de fantasía, El noveno clon literariamente no es valioso. Aunque se trata de una obra encantadora por su ficción y fácil de leer, su trama es bastante simple y previsible. Tanto como una película de terror, de esas que Craven suele hacer.

A pesar de lo simple que pueda resultar esta novela, deja notar una evidente ansia de su autor por la escritura, como una nueva etapa de su carrera artística y creativa. Aunque su fuerte son los guiones, nos deja ver que este es apenas el comienzo de una nueva saga de historias fantásticas, con el sello inconfundible de Wes Craven.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.