BASURA

No obstante la crisis de las basuras algo se pudo hacer por tener presentables las vías que transitó el señor Presidente.

30 de diciembre 1997 , 12:00 a. m.

Para qué negarlo. La privatización del servicio público de aseo ha sido solución en muchas partes. La recolección en Villavicencio mejoró al mil por ciento, no así el tratamiento y disposición final de suciedades cuya solución dista de estar al alcance de la mano. Encaja dentro del código penal.

Lo último viene descuidado desde el comienzo. Los socios de la contratista creyeron que, como la basura es buen negocio, bastaba con coger el contrato y listo. No contaron con que el público tiene cada vez más conciencia ecológica y decisión para hacer cumplir las normas.

De ahí la cascada de tutelas, en algunos casos defectuosamente decididas, como la última, que no previó dar una opción para la disposición transitoria de los desechos sólidos que producimos todos, incluyendo a los honorables magistrados de la Sala Penal.

Bioagrícola comenzó su actuar a golpes de intuición. Sus responsables carecían de conocimientos sobre el tema, comenzando por su primer gerente, quien tomó el encargo como la vitrina que lo llevara a una alcaldía que le resultó esquiva, ante todo por lo prepotente. El comparte la mayor responsabilidad por lo que está ocurriendo. De ahí que cause perplejidad y cierto rechazo el contenido del reportaje publicado aquí en la edición 211. Qué falta de cordura, que ausencia de sindéresis! La gerencia actual en cierta forma sigue la línea y da constantes tumbos. Pasan los meses y se sigue sin adoptar la tecnología adecuada, no hay plan de manejo ambiental y de la licencia, ni se diga. Ahora juegan al alpinismo laderas arriba del Guatiquía. Por ahí puede ser la cosa desde que ensille el caballo luego de traerlo y no antes.

Se ha obrado con inexcusable irresponsabilidad oficial y privada: primero Empresas Públicas y después Bioagrícola. Hace cinco años se falló la primera tutela sobre disposición final de basuras y hoy seguimos en las mismas, jugando al gato y al ratón: basurero que se cierra, basurero que se abre. Una especie de fraude a resolución judicial.

Este problema es de todos porque afecta la salubridad y las condiciones para la vida en un ambiente sano. Por lo pronto valdría la pena reconsiderar la composición accionaria de la contratista para dar oportunidad al ingreso de nuevos socios, como las Empresas Varias de Medellín, que sabe qué hacer con las basuras, tanto como el dueño de los Marlins; replantear la gerencia con una persona disponible; adecuarse rápidamente al ordenamiento legal y tener asesoría jurídica idónea.

Adecúense señores porque resulta inadmisible la regresión a un servicio oficial de aseo. Ni locos que estuviéramos!

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.