JOYAS DE BOLÍVAR ENTRARON A VENEZUELA DE CONTRABANDO

JOYAS DE BOLÍVAR ENTRARON A VENEZUELA DE CONTRABANDO

Un juego de joyas que pertenecieron a la familia del general Simón Bolívar y que él utilizó para financiar la Campaña Libertadora se convirtieron en piedra de escándalo en Venezuela al comprobarse que recientemente fueron traídas de contrabando. Todo se originó cuando el Banco Central de Venezuela adquirió a la joyería internacional Christi s de Nueva York las prendas por un valor de 2.9 millones de dólares (unos 1.500 millones de pesos).

10 de agosto 1990 , 12:00 a. m.

La adquisición se hizo según las autoridades de Venezuela por el correo de las brujas a través de Colombia, casi cien años después de que fueran vendidas en el vecino país a un coleccionista privado. Este a su vez las había pignorado a un banco hasta cuando la cadena Christi s las compró por remate hace unos diez años.

Según el historiador venezolano Gustavo Gari Altuve, miembro de número de la Academia Bolivariana de Venezuela, la compañía estadounidense eludió la acción de las autoridades aduaneras, para evitarse el pago de los impuestos respectivos a que se había comprometido cuando se hizo la transacción de recuperación de las joyas.

Gari, quien a nombre del Gobierno de Venezuela instauró la demanda ante el Juzgado Nacional de Hacienda de San Antonio, en la frontera con Colombia, adujo que Christi s and Wood International Inc se comprometió a colocar la histórica mercancía en la sede principal del Banco Central de Venezuela en Caracas.

Una vez ubicadas las prendas bolivarianas por funcionarios venezolanos, se convino en Consejo de Ministros, presidido por Jaime Lusinchi el 27 de abril de 1988, efectuar la adquisición por la suma pactada y al cambio de 14.50 bolívares por dólar.

De acuerdo con los expertos venezolanos, estos recursos no podían ser utilizados por ninguna otra firma que no fuera el organismo emisor estatal.

La casa Christi s, por su parte, declaró los objetos con el valor del dólar preferencial, es decir a 14.50 cuando el cambio oficial era de 35 bolívares por dólar, dejando así de pagar impuestos por seis millones de bolívares (unos sesenta millones de pesos colombianos).

Esa fue la razón por la cual, utilizando asesores colombianos, la compañía estadounidense entregó en San Antonio y no en Caracas las joyas y no canceló los impuestos aduaneros ni las tasas arancelarias.

De todas maneras las históricas prendas reposarán ahora en un museo de la Academia de Historia de Venezuela y no en los estantes privados de la Séptima Avenida de Nueva York.

Las alhajas, entre las cuales se encuentran aderezos de pedrería, anillos y collares adornados con diamantes, esmeraldas y rubíes, pertenecen a una colección francesa original del Siglo XVIII, adquiridas, según algunos historiadores, por doña María de la Concepción Palacios, madre del héroe americano.

Estas joyas fueron vendidas por Bolívar en 1813, tras su viaje a Curazao y el posterior retorno a Caracas, en donde se le otorgó el título de Libertador.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.