Secciones
Síguenos en:
UNA LUZ PARA NAVIDAD

UNA LUZ PARA NAVIDAD

Es una noche creada por una tradición milenaria de los adultos, pero hoy los niños son quienes más la gozan, y en algunos casos, se convierten en protagonistas.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
07 de diciembre 2001 , 12:00 a. m.

Es una noche creada por una tradición milenaria de los adultos, pero hoy los niños son quienes más la gozan, y en algunos casos, se convierten en protagonistas.

Desde 1854, la del 7 de diciembre dejó de ser una noche cualquiera para convertirse en la de las velitas. Cambió también su apariencia por coloridas iluminaciones, faroles y, en la mayoría de lugares, velitas.

El mundo católico celebra, desde ese entonces, la víspera de la fiesta de la Inmaculada Concepción de María por seguir el mandato del papa Pío IX, que decidió acabar de una vez por todas con los rumores de que la madre de Jesús no era virgen.

Ese es, precisamente, el significado católico de la luz que emiten las velas: la pureza, la iluminación, la blancura de María.

Sin embargo, cada país ha dado un toque diferente a su celebración. México, por ejemplo, la dedica al niño perdido, es decir, al Niño Jesús que, según los misterios, se refunde de su casa y aparece predicando en el templo.

Según los mexicanos, y especialmente los de Tuxpan, en Veracruz, los niños deben ayudarle a encontrar el camino de regreso. Hacen carros con cajas de cartón y los decoran con velas prendidas, con ellos salen a desfilar por la avenida principal, muy a las 7 de la noche.

En Guatemala queman todo lo que en su casa ya no usan y esa fogata recibe el nombre deQuema del diabloi , porque según ellos, así sacan al maligno de sus hogares.

Los nicaraguenses hacen novenas previas al día de la Inmaculada Concepción. El 7 es de gran fiesta y por eso lo llaman`La Gritería` . En la mayoría de los hogares hacen altares muy bien decorados en honor de la virgen y los jóvenes salen a la calle a entonar canciones marianas, por las que reciben de la gente manzanas, pasteles, pollitos, postres, caramelos, etc. A las doce de la noche, en todo el país, y durante una media hora, hay espectáculos de luces y juegos pirotécnicos.

En Colombia.

La tradición sigue los preceptos católicos y aunque siempre se asocia la noche del 7 de diciembre con el comienzo de la época de Navidad, las velas se encienden en honor de la Inmaculada Concepción de María, cuya fiesta religiosa se celebra el 8, como dicen los católicos un día de guardar y de ir a misa .

Quimbaya, en el departamento del Quindío y a 20 kilómetros al oriente de Armenia, es el municipio que ha sobresalido por su`Noche de las velitas` . Durante 20 años, los habitantes han decorado el frente de sus casas, sus calles y sus parques con luces, faroles y velas. Es tanto el destello de creatividad, que ya lo volvieron concurso.

Villa de Leyva cumple hoy sus 15 años de celebrar el`Festival de Luces` , para el que preparan con bastante anticipación espectáculos de fuegos artificiales que congregan a miles de turistas.

Los campesinos también celebran a su manera. Apilan leña y prenden fogatas, alrededor de las cuales, luego hay fiesta y jolgorio.

En Utica (Cundinamarca), se iluminan las calles mientras hay un apagón general que dura varias horas. Así, el poblado adquiere sabor de pesebre , como lo describe Severo Caycedo, un habitante del municipio. Los niños cantan villancicos y hay procesiones con la virgen por las principales calles.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.