RISARALDA. EL VIADUCTO, ORGULLO DE TODOS

RISARALDA. EL VIADUCTO, ORGULLO DE TODOS

Sin lugar a dudas el principal hecho noticioso de 1997 para Risaralda, y que lo será por mucho tiempo, ha sido la inauguración de la solución vial Pereira-Dosquebradas, o viaducto César Gaviria Trujillo, el pasado 19 de noviembre.

27 de diciembre 1997 , 12:00 a. m.

Esta obra, considerada colosal, demandó inversiones por 58.515 millones de pesos; construida en tiempo récord de tres años por un consorcio brasileño alemán, con la interventoría de una firma colombo italiana, representa la principal obra vial del país en este año, por cuanto desembotella la Troncal de Occidente.

El Viaducto, con cuatro carriles, tiene una longitud total, con accesos, de 704 metros; una altura máxima sobre la hondonada del río Otún de 55 metros; un ancho de 24 metros y reposa sobre 17 pilas y dos pilones de 96 y 105 metros de altura cada uno; todo ello lo convierte en el puente atirantado número veinte en longitud, en su tramo principal, en todo el mundo.

Asesinan alcalde de Guática El 25 de mayo fue asesinado el alcalde de Guática Clímaco Navarro Palacio, en el instante en que inauguraba unos Juegos por la paz en zona rural de esa localidad.

El homicidio del burgomaestre, según las autoridades, fue perpetrado por una célula del Eln, que opera en la zona, que a través de engaños sacó al burgomaestre del lugar para darle muerte a bala. Pese a que se atribuyó el crimen a ese grupo, hasta el momento no hay detenidos.

Navarro Palacio, de 45 años, dejó dos hijas de 7 y 10 años. Es el primer alcalde asesinado en Risaralda. Fue reemplazado por Germán Castrillón, quien venía se desempeñaba como secretario de Gobierno del mismo municipio.

Lío jurídico El tercer hecho noticioso fue el lío jurídico en el cual se vio envuelto el alcalde de Pereira, Juan Manuel Arango Vélez, y que lo tuvo marginado de su cargo cerca de un mes por una medida de arresto domiciliario.

Según la Fiscalía 14 de Pereira y la Procuraduría Regional, Arango Vélez incurrió en celebración indebida de contratos, por desbordamiento en la cancelación de anticipos y la no divulgación pública de un contrato suscrito el 29 de diciembre de 1995, con una firma constructora, por lo que se le dictó sanción penal y disciplinaria, consistente en suspensión de sus funciones y detención domiciliaria.

Finalmente, el 18 de noviembre precluyeron los procesos en la Fiscalía y en la Procuraduría, por lo que el mandatario pudo reasumir sus funciones.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.