SE LO HABÍAMOS ADVERTIDO

SE LO HABÍAMOS ADVERTIDO

Muchas veces se lo habíamos dicho al alcalde que esto era una tragedia anunciada. Que el día menos pensado esa polvorería iba a estallar . Esas fueron las palabras de Miguel Velandia, observando su vivienda destruida, después de la explosión de la polvorería El triunfo, en el barrio Villa Esperanza, en Gachetá, el jueves pasado.

06 de diciembre 1997 , 12:00 a. m.

Luis Miguel Neira, de 50 años, propietario de la polvorería, falleció en el momento de la explosión, junto con su ayudante Octaviano Bejarano, de 16 años.

El depósito, donde se fabricaba, almacenaba y se expendían los artículos pirotécnicos, estaba ubicado a menos de 20 metros de la residencia de los Neira y de más de 10 familias. La polvorería llevaba 20 años en el lugar, y era la única de la población.

Yo no sé qué pasó. Yo sólo me acuerdo que le estaba preparando un tinto a mi marido, para llevarle al depósito cuando sentí la explosión. Luis Miguel trabajaba desde hace 40 años con pólvora, eso es lo único que sabemos hacer. Ahora no sé cómo voy a mantener a mis tres hijos , dice con lágrimas en la cara, Gladys de Neyra, esposa de Luis Miguel.

La explosión acabó con la vida de su marido, el único que trabajaba en la casa para mantener la familia. Otras familias como la Camargo, Olaya y Velandia quedaron con sus viviendas semidestruidas.

Voladores, pitos, mariposas y chispitas eran los artículos pirotécnicos que la familia Neira había producido desde junio y que empezarían a vender este fin de semana, para la temporada decembrina.

Por su parte, funcionarios de la alcaldía, entre ellos, el Secretario de Gobierno del municipio Carlos Gordillo, dijeron que estas personas cumplían con los requisitos para tener la polvorería. Además, es muy difícil sacarlos y reubicarlos, porque ese es su sustento diario. Si lo sacamos nos tocaría reubicarlos y eso es muy difícil , explicó.

Polvorería, cerca a residencias El capitán Iván Darío Valenzuela, miembro de la delegación departamental de bomberos, dijo que cerca de tres toneladas de pólvora estallaron y causaron daños a más de nueve casas de los alrededores.

La explosión pudo haber sido por mal manejo de la pólvora o por una lámpara de gasolina que encontramos entre los escombros, que tal vez se hubiera caído causando la explosión. Aún no sabemos con certeza qué pasó. Lo único que sabemos es que la polvorería no cumplía con los mínimos requisitos. Estaba muy cerca a las residencias , dijo Valenzuela.

Cada temporada de diciembre llega con alegría y también con tragedias. En esta semana es la segunda explosión de polvorerías que se presenta. La primera fue en Soacha, el viernes pasado, que dejo perdidas por más de 60 millones de pesos. Pero esta es la primera que deja pérdidas humanas , agregó el capitán.

Los polvoreros emigran a la sabana Es por esta época cuando empieza la emigración de polvoreros, que de esta forma buscan una alternativa a la prohibición del gobierno distrital, vigente desde 1995, de vender, almacenar y manipular artículos pirotécnicos, fuegos artificiales globos en el perímetro de la ciudad.

Fernando Guatibonza, miembro de la Federación Nacional de Pirotécnicos (Fenalpi) confirmó que la comercialización de artículos explosivos se ha proliferado por los alrededores de Bogotá.

Creo que lo que hizo la prohibición fue hacer más clandestino este negocio. Por eso, es tan difícil tener una cifra exacta de cuántos hay en Cundinamarca. Es muy difícil que una persona deje una actividad de la cual deriva su sustento diario y que ha sido una tradición familiar , afirma el integrante de la Federación Nacional de Pirotécnicos.

Aun no sabemos con exactitud cuántos, entre expendedores y fabricantes, se hayan desplazado para Cundinamarca. Todo el comercio existía y pasaba por Bogotá antes de llegar a los pueblos. En la Federación hay 550 agremiados de todo el país, y creemos que aproximadamente 80 polvoreros están regados por todos los municipios del departamento , dijo Guatibonza.

Recomendaciones Pero así como hay muchos que viven de la venta de la pólvora hay otros que se perjudican con el uso de esta. Un informe de la oficina de urgencias y emergencias de la gerencia para la salud de Cundinamarca señala que entre Julio de 1996 y julio de 1997 hubo 539 quemados por diferentes causas, de los cuales 36 fueron quemados con pólvora.

Por eso, para esta Navidad, que comienza mañana con la celebración del Día de las Velitas, tanto los polvoreros, como los usuarios deben tener en cuenta estas recomendaciones para evitar una tragedia.

- Cuando vaya a utilizar un artículo pirotécnico sitúese en un espacio abierto y evite la cercanía a elementos combustibles como la gasolina o el gas.

- No haga malabares con la pólvora.

- Nunca le preste la cara a los productos para verificar si están encendidos.

- Para su seguridad utilice lentes y guantes cuando vaya a utilizar un producto.

- Verifique que no haya cuerdas de la energía donde usted esté lanzando la pólvora.

- No utilice los productos en estado de embriaguez.

- Los sitios de venta de pólvora deben estar autorizados por la administración municipal.

- En las casetas de venta deben mantener una caneca con 55 galones de agua en caso de que se presente una emergencia.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.