Secciones
Síguenos en:
LA CIENCIA EN LA LENGUA

LA CIENCIA EN LA LENGUA

El real diccionario es cada vez más criollo. No solo porque triplicó su numero de americanismos, sino porque en su edición número 22 que se presentó ayer en Bogotá participaron por primera vez todas las academias de habla hispana.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
06 de diciembre 2001 , 12:00 a. m.

El real diccionario es cada vez más criollo. No solo porque triplicó su numero de americanismos, sino porque en su edición número 22 que se presentó ayer en Bogotá participaron por primera vez todas las academias de habla hispana.

Pero los americanismos y palabras que entraron por vía del uso no son tantos comparados con la avalancha de términos venidos de la ciencia y la tecnología , dice Angel Martín Municio, presidente de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, que a su vez es miembro de la Academia de la Lengua Española y académico de honor de la Colombiana. Es la razón por la que el científico vino al país para presentar el nuevo diccionario.

Los parámetros han cambiado. Según Municio, está mandado a recoger ese discurso de que las academias deben limitarse a registrar el uso que las dejaba siempre a la retaguardia de la realidad. La obligación de la academia es la de estar vigilante en el sentido de la anticipación explica , porque lo que no se anticipa, se recoge mal y se escribe mal .

Así, practicar la anticipación es más urgente ante un promedio de tres mil nuevas palabras que brotan cada año de los avances tecnológicos y científicos.

Es el científico el que tiene que observar, recoger y definir correctamente dice el académico . Después viene el linguista a redactar y a establecer el origen de una palabra. Se calcula que entre la física, la química y la biología han dado cuatro millones de nuevas ideas por año .

Para estar acorde con ese volumen de conceptos, un diccionario del siglo XXI debe acomodarse a la rapidez del crecimiento de la lengua. Palabras como sostenibilidad, clonación y ecografía que ya llevan sus años circulando, deberían haberse integrado más pronto al diccionario. Consciente de esto, la Academia de la Lengua abrió su observatorio de neologismos y, por otro lado, decidió renovar su diccionario cada seis meses. No significa que vaya a sacar ediciones cada medio año, significa que la versión en Internet mantendrá siempre la versión más actualizada.

El diccionario ya no tendrá que esperar diez años para ser renovado concluye Municio Es posible que antes de seis meses haya nuevas modificaciones que se podrán ver en Internet .

Cómo entran las palabras.

Una palabra tiene tres caminos para entrar al diccionario. El primero y tradicional es el aporte individual de las distintas academias de la lengua que sugieren una lista que es sometida a estudio.

Otro camino, más reciente, es el de las asociaciones de profesionales, que publican boletines con términos propios de sus especialidades. En ellos registran, por ejemplo, palabras médicas que no han sido incluidas o que figuran en el diccionario de forma inexacta.

La presencia del diccionario en la red (www.rae.es) ofrece el mecanismo más reciente. Aquí, el ciudadano de a pie puede sugerir las palabras que encuentra.

Después de que las palabras son propuestas, van a estudio. Ha habido términos, como gobernabilidad, que han sidoingobernablesi . El profesor Municio recuerda que para su aprobación se necesitó que cuarenta personas hablaran dos horas cada una, para ponerse de acuerdo sobre su ingreso al diccionario.

Por qué salen las palabras?.

En el nuevo diccionario quedaron por fuera 6008 palabras. Sin embargo, que salgan de los dos tomos en el papel no significa que su registro se haya borrado de la faz de la lengua. La Academia de la Lengua Española mantiene un gran banco de datos, que conserva una ficha para cada término. En la ficha se anota la fecha y la razón de tal retiro, pero permanece para consulta.

Las palabras salen por desuso. Pero no salen jamás aquellas que hayan sido recogidas por la literatura del español en algún momento de la historia. Salen las que, además de no estar en uso, no han sido recogidas en obras literarias.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.