EL HOMBRE DEL CAFÉ

EL HOMBRE DEL CAFÉ

El zar mundial de la caficultura durante las últimas décadas, Jorge Cárdenas Gutiérrez, no ha sembrado ni recogido un grano de café. Nunca ha tenido fincas cafeteras, pero todas le duelen como si fueran suyas. No ha vendido una carga para su sustento, pero ha peleado en todos los rincones del mundo, por defender el ingreso de los 560.000 caficultores colombianos.

03 de diciembre 2001 , 12:00 a.m.

El zar mundial de la caficultura durante las últimas décadas, Jorge Cárdenas Gutiérrez, no ha sembrado ni recogido un grano de café. Nunca ha tenido fincas cafeteras, pero todas le duelen como si fueran suyas. No ha vendido una carga para su sustento, pero ha peleado en todos los rincones del mundo, por defender el ingreso de los 560.000 caficultores colombianos.

Eso es lo que está haciendo desde hace 39 años, cuando "llegó en paracaídas a la Federación", como dijo él en algún momento, y de manera especial desde 1983, cuando fue nombrado Gerente General del gremio más poderoso del país, en remplazo del reconocido "Mister Coffee", Arturo Gómez Jaramillo, quien había estado en ese cargo durante un cuarto de siglo.

Después de haber terminado su Doctorado en Derecho en la Universidad de Antioquia, con crédito del Icetex porque no era de familia rica, y de hacer su Maestría en Administración en la Syracuse University, en Nueva York, llegó a trabajar como asistente del gerente en el Banco de Bogotá, en Medellín. Fue también Secretario de Hacienda Municipal, Jefe del Departamento Administrativo de Servicios Generales de la Nación, por petición directa del entonces presidente Alberto Lleras Camargo, y Vicepresidente de Ecopetrol.

Fueron en total cinco años de trabajo, en los cuales no tenía claro qué quería hacer en la vida. Simplemente andaba, como cualquier recién graduado, husmeando una oportunidad, cuando en una charla informal con Don Arturo Gómez, en un avión, le ofreció ser el Gerente Financiero de la Federación Nacional de Cafeteros, y ahí comenzó su verdadera carrera.

Lo único que sabía sobre café se derivaba de ser un buen tomador de tinto, de lo poco que había aprendido en la Universidad y de lo poco que había aprendido en sus primeros recorridos por las zonas cafeteras del Viejo Caldas, cuando hizo sus primeros pinitos en política dentro del Partido Conservador, como gran amigo y promotor del "Mariscal" Gilberto Alzate Avendaño.

Cuando ya había avanzado en el curso del tema cafetero, este joven de 1.85 metros mostró las dotes de liderazgo que había desarrollado desde el bachillerato. Quien más se las conocía y se las había pulido y promovido, fue el gran patriarca antioqueño Don José Gutiérrez Gómez. "Don Guti", como lo conoce todo el país, su tío por el ala materna, fue como un segundo padre, porque Jorge Cárdenas había quedado huérfano, con sus cinco hermanos, cuando apenas tenía 12 años.

Difícil decir no.

Nunca nadie ha visto a Cárdenas fuera de casillas, ni lo han escuchado soltar la más leve grosería. Siempre ha sido un hombre tranquilo. Y lo ha sido para todo.

Cuentan algunos de sus colaboradores más cercanos, que una de sus características como Gerente es que cuando ve a alguien cercano a su oficina, siempre le pregunta usted necesita hablar conmigo? Venga pues .

No han sido pocos los que han querido cazarle pelea. En los innumerables debates que ha tenido que afrontar en el Congreso de la República, han tratado de ofenderlo en su honor propio y siempre ha podido hacerles el quite.

Cuando han tratado de "sacarle la piedra", suelta una sonrisita irónica. Los momentos en que ha soltado esa sonrisita que parece no decir nada y dice todo, son quizás los únicos en los cuales no dice SI, una de sus palabras favoritas.

Y es que si en algunos momentos se hubiera acordado que en el diccionario también existe el NO, quizás habría podido evitar que se crecieran algunos problemas de los cafeteros.

Donde ha manejado muy bien el NO es en el exterior, en todas las negociaciones en la Organización Internacional del Café (OIC), o en la Asociación de Países Productores, frente a cualquier propuesta o decisión que afecte a los productores, o en los Comités de Cafeteros, cada que algún Ministro ha promovido una propuesta que afecte los intereses del gremio.

Cárdenas ha sido un gran negociador y un excelente conciliador, aunque en julio de 1989 esas características no le fueron suficientes para convencer al entonces representante del Gobierno de los Estados Unidos ante la OIC, Myles Frechette, para que no se rompiera el Pacto Mundial. Esa fue, quizás, su primera gran frustración en la vida como dirigente cafetero, porque como pocos, sabía lo que se venía para el gremio. Lo dijo y lo advirtió en múltiples tonos, que la caficultura iría hacia una gran crisis, pero nadie le creyó.

Por fortuna para Colombia, y para muchos de los otros 55 países productores de Café, durante la crisis mundial que se comenzó a cocinar en los años noventa, Jorge Cárdenas Gutiérrez estaba ahí para dar la pelea. Sin embargo, no fue mucho lo que pudo hacer.

Gracias a la existencia del Fondo Nacional del Café y a las políticas de ajuste que se aprobaron en varios Congresos Cafeteros, los productores colombianos han sido los menos golpeados por el desplome de los precios internacionales. Y gracias también al Gobierno, que, después de muchos debates, decidió por primera vez en la historia, sacar recursos del presupuesto nacional para apoyar al gremio.

Ahora, cuando ya pasó de los 70 años y más de cuarenta de trabajo, Cárdenas ha anunciado que definitivamente se va. Que quiere tener una vida tranquila al lado de su esposa, Doña Cecilia Santa María, y en compañía de sus cuatro hijos y sus siete nietos. Todos ellos, desde hace varios años, y de una u otra forma, siempre le han pedido que no trabaje más, que descanse, que ya ha hecho lo suficiente por el gremio. Se irá con la satisfacción del deber cumplido, pero al mismo tiempo con una espinita en el corazón, de la cual no ha querido hablar, pero que nunca podrá olvidar. Para nadie es un secreto en el país que, no obstante su eterna relación familiar con la casa Pastrana (desde la juventud del ex presidente Misael), y de haber sido prácticamente el consejero espiritual de Andrés Pastrana, el hijo de su gran amigo, en los últimos meses intentó sacarlo a sombrerazos de la Federación.

Hoy toman la decisión.

El tema principal del LX Congreso Cafetero que se reúne hoy en Bogotá será, sin duda, la renuncia que presentará el gerente general de la Federación Nacional de Cafeteros, Jorge Cárdenas Gutiérrez.

Más de 120 representantes de los cultivadores del grano de todo el país asistirán al evento, que es el encargado de decidir si acepta o no la dimisión del dirigente.

Adicionalmente, los productores analizarán la difícil situación que afronta la caficultura y evaluarán lo que se ha hecho y se hará para ajustar las instituciones del sector a la nueva realidad del mercado.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.